Coberturas Anteriores

30.10.16
2º Festival Tres Fronteras _ Festivales

2º Festival Tres Fronteras: Día 1

Sábado 29 de octubre.

Luego de un año en suspenso, Misiones vuelve a ser escenario del cine argentino y latinoamericano: comenzó la segunda edición del Festival Internacional del Cine de las Tres Fronteras, que se extenderá hasta el sábado 6 de noviembre. Dirigido por el actor Juan Palomino, nació como una iniciativa que tuvo -y tiene- como objetivo principal llevar el cine a una geografía, Puerto Iguazú, que carecía de pantalla. La primera edición demostró que la gente estaba ávida de ver películas en el formato para el que fueron concebidas, mediante carpas equipadas como una sala cinematográfica.

Este año, Palomino y su equipo redoblan la apuesta con nuevos cortos y largometrajes, de ficción y documentales, con propuestas que van de lo más comprometido a aventuras de corte fantástico.

La ceremonia de apertura comenzó a las 19 hs, en el Anfiteatro Ramón Ayala, justo donde el río separa Argentina, Brasil y Paraguay. Primero hubo shows de música en vivo, a modo de banda sonora del anochecer. Al mismo tiempo, los responsables del festival (incluyendo a Daniel Valenzuela y el director Nacho Garassino) e invitados especiales no dejaron de dar notas a diferentes medios periodísticos. De Guillermo Pfening a Violeta Urtizberea, pasando por Guillermo “Willy” Toledo, el actor español que supo ser protagonista de Crimen Ferpecto, de Álex de la Iglesia. Todos muy bien predispuestos para la prensa y también a la hora de sacarse fotos con sus fanáticos.

A las 21 hs, Palomino se paró frente al micrófono, agradeció al numeroso público presente, agregó palabras sobre el esfuerzo y el placer que significa organizar el festival y dio inicio al evento en medio de aplausos. Valenzuela sumó algunas palabras, y luego fue el turno de intendente de Iguazú, Claudio Raúl Filippa, y el Ministro de Turismo de la Provincia, José María Arrúa. Todos manifestaron la importancia del festival en un paraje que, de a poco, va educando a una generación de cinéfilos.

Esta edición tendrá homenaje a Leonardo Favio. Un clip con imágenes de sus films anticióa una celebración que incluirá un making of inédito a cargo de Eduardo Pinto y el documental Favio: Crónica de un Director, de Alejandro Venturini.

A continuación, el film de apertura: Kryptonita, de Nicanor Loreti, donde justamente Juan Palomino interpreta a una suerte de Superman del conurbano. Su personaje, Nafta Super, también le da nombre a un inminente spin off televisivo que emitirá el canal Space. También estuvieron presentes en representación de la película el director Nicanor Loreti y los actores Diego Velázquez y Susana Varela.

De este modo, las Tres Fronteras son nuevamente el centro del cine.

 

Kryptonita, de Nicanor Loreti (Argentina, 2015 – Apertura)

Desde mucho antes del éxito de las adaptaciones cinematográficas de sus aventuras historietísticas, los superhéroes edificaron su propio Monte Olimpo dentro de la cultura pop. Las referencias a estos justicieros especiales y a sus respectivas mitologías se extienden a otras ramas del arte, como la música, la televisión, la pintura y la literatura. En este último caso, viene destacándose una novela nacional: Kryptonita. El escritor Leonardo Oyola le imprimió a esta creación su sello personal (elementos policiales, fantásticos, códigos y citas a, por ejemplo, Duran Duran o Bon Jovi), y le agregó referencias específicas, y muy pensadas, del universo de la editorial DC, hogar de Batman, Superman y toda La Liga de la Justicia. Como suele suceder, el libro devino en una película homónima.

Parece ser otra noche rutinaria en un hospital del Oeste del Gran Buenos Aires, cuando cae un grupo de personajes tan pintoresco como temible: la banda de Nafta Súper (Juan Palomino), a quien traen herido de gravedad. Al principio, no parece haber esperanzas para este singular personaje al que no se le puede atravesar la piel con jeringas, pero el Tordo (Diego Velázquez) consigue mantenerlo estable. El resto de sus secuaces presiona para que pueda llegar con vida al amanecer, y en tanto, rememora viejas epopeyas y contrincantes todavía al acecho, a la par de que dejan entrever sus verdaderos sentimientos. Todo esto, mientras la policía amenaza con entrar y capturar a quienes resultan ser mucho más que forajidos comunes y corrientes.

Siguiendo la línea de Diablo, su debut en el largometraje, Nicanor Loreti cuenta otra historia ambientada en un lugar cerrado, con antihéroes que deben cuidarse entre sí ante la adversidad. Un estilo parecido al de John Carpenter, de quien Loreti es fanático. Pero las similitudes entre una película y otra no se extienden mucho más: mientras que aquella vez el tono era el de una comedia negra salvaje, aquí el enfoque es más arriesgado, ya que mezcla diversos elementos, sin jamás caer en el ridículo. Lejos de la parodia, esta especie de Liga de la Justicia del conurbano bonaerense está mostrada en serio, haciendo hincapié en el corazón y la lealtad de cada integrante. Loreti sabe balancear las escenas intimistas con flashbacks más violentos (acá la impronta es cercana a la de Sin City) y le da un toque exacto (ni frenético ni cansino) a las pocas pero calculadas secuencias de acción y efectos especiales. Y jamás pierde de vista a los personajes, ni siquiera al médico y a la enfermera (Susana Varela)

Justamente es el elenco el factor determinante para que el film funcione. Aunque Palomino es la versión criolla de Superman y el corazón del relato, son sus compañeros de elenco quienes más se lucen: Pablo Rago (El Felipe/ Batman), Lautaro Delgado (Lady Di/ La Mujer Maravilla), Nico Vázquez (El Faisán/ Linterna Verde), Sofía Palomino (Cuñataí Güirá, ¿la Robin del clan?), el roquero Carca (Juan Raro) y Diego Cremonesi, una suerte de Daniel Craig argentino, como el iracundo Ráfaga/ Flash. Por el lado de los de afuera del hospital, Sebastián De Caro interpreta a Ranni, el comisario, y Pablo Pinto es Cabeza de Tortuga, uno de los archivillanos de turno. Y hay tiempo para apariciones de Luis Ziembrowski y Daniel Valenzuela. Mención especial para Diego Capusotto, el Guasón del asunto, que se roba sus pocas escenas.

Kryptonita no es una película de superhéroes sino un policial con referencias al mundo de los comics. De todos modos, al igual que muchas de esas historias que nacieron en viñetas, habla acerca de la unión, la confianza y la amistad, con buenas dosis de heroísmo, y no sólo durante el combate cuerpo a cuerpo. Y además, ¿quién dice que en las zonas marginales no puede haber individuos capaces de volar, capaces de hazañas imposibles, capaces de luchar por lo que es justo?

calificacion_4

Matías Orta

orta@asalallena.com.ar | @matiasorta

Más imágenes de la cobertura, en nuestro Instagram

 

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.