Coberturas Anteriores

23.11.16
31° Fest. Int. de Cine de Mar del Plata _ Festivales

31º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: Día 6 – Críticas 1

Miércoles 23 de noviembre.

La nueva edición del festival entró en su segunda mitad. Aguardan más jornadas de películas, de seminarios, de charlas a cargo de consagrados, de sorpresas. En lo referente a esto último, se anunció la proyección de La Flor, lo nuevo de Mariano Llinás.

En tanto, más críticas de los films vistos, el de Campusano.

 

El Aprendiz, de Tomás De Leone (2016 – Competencia Argentina), por Matías Orta

No es fácil la vida de Pablo (Nahuel Viale). Trabaja como aprendiz en un restaurant y ambiciona tener su propio negocio gastronómico. A la par, sale con (Malena Sánchez). Pero, entre tanto, debe cuidar a su madre (Mónica Lairana), que padece problemas de alcoholismo, y participa en una banda de ladrones encabezada por el despreciable (Esteban Bigliardi). La rutina irá haciendo mella en el muchacho, que pronto deberá tomar una serie de decisiones.

Filmada en Necochea y Quequén (lugares que juegan a favor para crear un ambiente de pueblo pequeño, seco y opresivo), El Aprendiz (2016) es un drama con elementos de film noir, a la manera de las novelas de Dennis Lehane, donde predominan personajes que, aun cuando tienen las mejores intenciones, no pueden escapar de la vida criminal. De hecho, remite especialmente a una de las adaptaciones del autor: La Entrega (The Drop, 2014), y Nahuel Viale no tiene nada que envidiarle al Tom Hardy de aquel film. Aunque Viale es el alma de la película gracias a una composición medida y misteriosa, también son destacables los desempeños de Mónica Lairana, Germán De Silva (encarna al padre del protagonista) y Esteban Bigliardi.

El Aprendiz no pretende mostrar nada nuevo, pero es fuerte, honesta, y significa el primer paso firme de un director que promete.

calificacion_3

 

 

 

El Sacrificio de Nehuén Puyelli, de José Celestino Campusano (Argentina, 2016 – Competencia Latinoamericana), por Martín Chiavarino

Querella ancestral

En su último film, El Sacrificio de Nehuén Puyelli (2016), el realizador José Celestino Campusano regresa a la marginalidad tras su mirada de las clases dominantes en Placer y Martirio (2015) para adentrarse con una mirada alegórica en una historia de violencia alrededor de una cárcel patagónica de mínima seguridad.

Nehuén Puyelli, un curandero mapuche de un pueblo de la Patagonia, es arrestado acusado de practicar ilegalmente la medicina y llevado a un penal como consecuencia de su relación homosexual con un joven de clase alta menor que él. La madre del muchacho utiliza sus contactos políticos para que Nehuén sea procesado y así alejarlo de su mimado hijo con problemas de sociabilidad, en una espiral de venganza que se remonta a la época de la subyugación de los mapuches, la conquista española, las guerras con los tehuelches y las campañas de exterminio desde Roca a la última dictadura.

En la cárcel, Nehuén encuentra en Ramón Arce, uno de los líderes de la prisión, a un aliado que lo protege a cambio de proveerle una dirección en la zona y asilo en la casa de su madre, de modo que pueda salir de la cárcel durante el día (un privilegio para presos a los que le queda poco tiempo de condena).

El Sacrificio de Nehuén Puyelli recorre alternadamente las historias de varios personajes cuyas vidas están signadas por la violencia, para confluir en relatos disciplinadores alrededor del sistema penitenciario argentino para compararlo con las narraciones sobre el pueblo mapuche a través de la supervivencia de las tradiciones, la historia reciente y el difícil presente.

Con sus historias sobre el mundo popular, Campusano actualiza con su ideal de cine los debates alrededor del realismo cinematográfico, una quimera en la que el neorrealismo italiano, el realismo socialista y el cine directo -entre los movimientos más destacados- han discutido largamente en interminables controversias, que salpican gran parte de la historia del cine social.

Con una estética descarnada y actores fuera del circuito cinematográfico mediático que ya habían trabajado en El Perro Molina (2014), el director y guionista construye en esta oportunidad una radiografía de la violencia social en el sur de la Argentina sin juzgar a sus personajes, con una mirada que se centra en los conflictos culturales pero sin descuidar los conflictos de clase que surgen.

El nuevo opus de Campusano recorre, despojándose de prejuicios, los espacios de incomodidad de la sociedad opulenta actual. La corrupción judicial, el abuso policial, la violencia social y de clase de parte de los estancieros y capataces en el sur sobre los peones y las reglas de convivencia carcelaria son algunas de las cuestiones que El Sacrificio de Nehuén Puyelli trabaja como un ejercicio comunitario en que los actores buscan, a través del realismo, la reconstrucción de las instancias de lo real. De esta manera, Campusano propone a la violencia como verdadera regla de comportamiento en comunidad en la sociedad actual contrapuesta a la visión cósmica mapuche, en una alegoría maravillosa en la que la dialéctica encuentra su síntesis.

calificacion_4

 

 

 

El Cristo Ciego, de Christopher Murray (Chile, 2016 – Competencia Internacional), por Jose Luis De Lorenzo

El evangelio de las maravillas

Contados films han intentado sugerir acerca de la llegada de un nuevo mesías. En esos casos, la bifurcación de caminos solo conducen a que el personaje principal y sobre el que se centra el interrogante, sea efectivamente un enviado de Dios o simplemente se trate de un farsante.

En este tipo de propuestas siempre se juega con elementos como la falsa sanacion, la creencia popular, la constante pérdida de la fe, y así más cuestiones.

En El Cristo Ciego (2016), es tarea de Michael (Michael Silva), el joven que cree realizar milagros quien abre el paraguas del desconcierto en una población del norte chileno.

La religiosidad a partir de distintas visiones revela la necesidad en una sociedad de poder creer en algo, sin importar si se tiene o no el don sino localizar individualmente a una persona y hacerla responsable de cargar tal mochila.

Algo interesante de la propuesta que trae Christopher Murray es la de mencionar en varios instantes la no adoración de imágenes, situación que acarrea cierta violencia de la sociedad ante Michael cada vez que promulga sus convicciones.

Se plantea la duda y no se llega a descifrar mucho más que una experiencia tan vacía como la iglesia que yace abandonada en el film. Un relleno de paisajes áridos, vistosos, se acomodan a la narración como semblante de la región. Lugar común decir que resulta ser un personaje más frente a los diversos actores no profesionales que actúan en El Cristo Ciego, film lejano a constituir una maravilla.

calificacion_2

 

 

 

Romántico Italiano, de Adriano Salgado (Argentina, 2016 – Panorama), por José Tripodero

¿Cómo aprovechar un festival de cine para hacer una película sin presupuesto, sin equipo técnico y sin actores? La respuesta es Romántico Italiano. La oportunidad de seguir a una actriz como Camila Toker (icono actoral y artesanal del cine independiente post NCA) es la que aprovecha Salgado, quien no se posa como un voyeur sino como un testigo de su andar por la ciudad en el marco de la última edición del Festival de Cine de Mar Del Plata. Es así como aparecen la rambla, la peatonal, los negocios de chucherías y personajes circunstanciales que interactúan con la actriz. Desde un señor maduro que la piropea inocentemente hasta una encargada de heladería que la reconoce de Ana y los Otros (2003), la ópera prima de Celina Murga. También hay lugar para medias conversaciones telefónicas, de las que no es muy difícil advertir que se tratan de potenciales conflictos amorosos o temas familiares.

El halo formal fantasmagórico que le imprime Salgado tan solo con dos elementos (una cámara y un micrófono inalámbrico) es lo que moviliza hacia adelante una historia sin historia. Romántico Italiano es una colección de imágenes y sonidos seductores bajo esa fórmula, casi siempre efectiva, que es el cine dentro del cine. Imperdible el musical de los créditos.

calificacion_4

 

 

Nuestra cobertura completa del festival.

Cobertura vía Instagram.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.