20.11.17
32º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata _ Festivales

32º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: Críticas 5

Les Guardiennes, de Xavier Beauvois (Francia, 2017 – Competencia Internacional), por Alejandro Turdó

El campo y la guerra

El francés Xavier Beauvois eligió una pieza de épica para su nuevo opus, Les Guardiennes (2017), basada en la novela homónima de su compratriota Ernest Pérochon, la cual narra la vida de una familia de mujeres que lleva adelante su granja mientras los hombres se encuentran combatiendo en la Primer Guerra Mundial.

Hortensia (Nathalie Baye) es la matriarca y quien dirige todo dentro de sus dominios. Ante la falta de mano de obra a raíz de la guerra contrata a Francine (Iris Bry), una joven huérfana, para que la ayude con la dura labor que implica vivir de la tierra.

El impecable trabajo de iluminación y fotografía se torna evidente desde el plano inicial, con escenas rodadas mayoritariamente en exteriores y con luz natural, apoyados por una producción de gran factura, con un diseño de arte gracias al que cada detalle permite al espectador encuadrarse en el momento histórico y sumergirse por completo en el relato.

La primera mitad de la narración es probablemente la más atractiva, evidenciando las penurias y necesidades de la época, mostrando el esfuerzo de las mujeres por subsistir y sacar adelante el campo, al mismo tiempo que la sombra de la guerra y la pérdida de los seres queridos se percibe como algo impredecible que puede afectar a cualquier familia en cualquier momento. La segunda mitad se torna una suerte de melodrama donde las tintas se cargan excesivamente sobre algunos personajes, dando un giro demasiado brusco que poco respeta lo anteriormente expuesto, quitándole fuerza a un desenlace que se desvía demasiado hacia lo novelesco.

 

 

 

Aterrados, de Demián Rugna (Argentina, 2017 – Competencia Oficial), por Matías Orta

Dentro del cine fantástico y de terror de Argentina surgen nombres que comenzaron desde la independencia más absoluta y de a poco logran acceder a más presupuestos y recursos. Demián Rugna, por ejemplo. Desde Breaking Nikki (2009), su ópera prima, presenta situaciones de puro horror en ámbitos cotidianos, o que al menos no invitan a hechos tenebrosos.  Aterrados (2017) encaja en esa premisa.

Un vecindario se vuelve epicentro de una serie de hechos paranormales: desde ruidos extraños hasta muertes atroces… con el agregado de que los cadáveres suelen volver de la tumba. El comisario Funes (Maxi Ghione) y tres especialistas en fenómenos parapsicológicos deciden averiguar qué sucede, pero las revelaciones pondrán a prueba la resistencia de cada uno.

 Se notan las influencias de clásicos como Poltergeist: Juegos Diabólicos (Poltergeist, 1982), Pesadilla en lo Profundo de la Noche (A Nightmare on Elm Street, 1984) y Cementerio de Animales (Pet Sematary, 1989), y puede ser relacionada con las sagas recientes de La Noche del Demonio (Insidious) y El Conjuro (The Conjuring), ambas de James Wan. Sin embargo, Rugna jamás se sostiene a partir de homenajes o guiños para los fanáticos: la película genera un núcleo propio, basado en climas escalofriantes y golpes de efecto exactos, que no dan tregua al espectador. Su visión puede ser relacionado con el terror de Asia, donde la amenaza sobrenatural nunca discrimina a las víctimas ni por su edad ni por su manera de ser (a diferencia de cómo suele funcionar el género en los Estados Unidos, que invita a lecturas moralistas).

Otro mérito del film es el uso, mayormente, de efectos prácticos, y la participación de actores talentosos, adecuados para sus papeles y no famosos. Estos detalles la vuelven una experiencia palpable, al estilo de los largometrajes de los ’80, en los que todo puede pasar.

Aterrados consigue sobresalir por encima de otros films de terror argentinos porque, más allá de algunas calculadas y necesarias gotas de humor, deja de lado toda ironía y se sumerge sin culpa en el género. Además, marca un paso crucial en la carrera de Demián Rugna; junto con Daniel de la Vega, Pablo Parés, Gabriel Grieco, los hermanos Onetti y Fabián Forte, uno de los abanderados del fantástico más oscuro nacional.

 

 

Cobertura completa del festival.

Cobertura vía Instagram.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook7Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.