18.11.19
34º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata _ Festivales

34º MDQ FILM FEST | Ya no estoy aquí, por Eduardo Elechiguerra

Música emigrada (Parte II)

Por su lado, Ya no estoy aquí relata las vueltas por las que transita un chico de diecisiete años cuando le toca irse de Monterrey por conflictos entre bandas. Para cuando nos enteramos del nombre del protagonista, la alusión a la Odisea de Homero es palpable por varias razones. En la calle, Ulises (Juan Daniel García) podría ser un nadie como Odiseo decía ser frente Cíclope. No pocas veces, ya en Nueva York, recuerda sus ratos de cumbia con la banda los Terkos en edificios a medio hacer, así como Odiseo deseaba volver a su tierra aun estando con Circe. Y si bien la figura de Penélope es difusa en este caso, la Ítaca del adolescente afianza su regreso. Poco importa que se nos sugiera que su música y baile ya no serán los mismos. Ese gran plano general de él bailando en lo alto de la construcción, de vuelta en su tierra natal y mientras escuchamos lo que reproducen sus audífonos, da cuenta de una certeza innegable. El quiebre de sonido unos segundos después lo va a devorar en una realidad demasiado urgente.

Un fuerte contraste entre esta coproducción de Estados Unidos y México y Lina de Lima es la manera en que Fernando Frías muestra a los personajes dentro de la composición. Suele ocurrir, al menos en varias de la selecciones hechas en el festival, que los protagonistas empiezan dislocados o descompuestos por planos más pequeños que la medida del cuerpo; y la historia termina con planos generales donde sus cuerpos están enteros. Lina de Lima no es la excepción, pero Frías es uno de los que rompe con esto. Nos muestra, antes de la mitad de la película, a la banda de los Terkos en planos generales prolongados donde bailan. A Damián García, el director de fotografía, no le hace falta recurrir a planos detalle de sus pies o primeros planos de sus rostros en movimiento. Estamos viendo a seres enteros en su ámbito.

Es llamativa también esta recurrencia de planos americanos y generales una vez que Ulises emigra, como si buscaran integrarlo al entorno neoyorquino. Pero sentimos improbable la integración con la serie de fundidos encadenados de sus números en el metro o el sueño donde su baile es como una pieza faltante de un rompecabezas que ya no está. Hay además dos alusiones similares del ir hacia atrás en la película de Paz y la de Frías: Lina canta en uno de los números sobre echarse para atrás a modo de impulso y Negra (Judith Tovar) le advierte a Ulises unas palabras que no pocas veces habremos escuchado en la vida: “para atrás ni pa’ coger impulso”.

Parecería que estas condenan el final de Ulises en la película. Es una posibilidad entre las varias que sugiere el gran plano general referido en el primer párrafo. Pero no olvidemos siquiera un segundo la capacidad de sintonizarse que le ha brindado Frías a su protagonista. Como ejemplo, tenemos el plano donde él intenta entenderse con Lin y su amigo. Una gran antena parabólica de fondo coincide con la cabeza del protagonista. Como si se nos sugiriera una complicidad entre las otras migraciones en los países latinoamericanos. María Paz también lo hace con el compañero de habitación que Lina conoce, un haitiano. Ambos realizadores están recurriendo a la complicidad con un otro en apariencia más lejano (idiomas diferentes) para enmendar la extranjería dentro del mismo idioma español. Los dos cierres parecen diametralmente opuestos. Aun así, hallar complicidades extranjeras podría ser un asomo que ambos realizadores no descartan considerando los chilenos, argentinos, peruanos, colombianos, mexicanos, haitianos y chinos que reúnen ambas obras. Al final parecería que, a falta de Penélope certera, nos toca hilar otra Ítaca, o al menos esto intentan Lina y Ulises sin autocomplacencias.

 

 

© Eduardo Alfonso Elechiguerra, 2019 | @EElechiguerra

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.