25.02.18
68º Berlinale _ Festivales

68º BERLINALE: Unsane (Steven Soderbergh), Don’t Worry, He Won’t Get Far on Foot (Gus Van Sant)

Unsane, de Steven Soderbergh (Estados Unidos, 2018) Fuera de competencia.

Unsane es un film que tiene muchas aristas. Por momentos transita por el género del thriller psicológico, luego estalla en una feroz crítica al sistema de salud y por último en una especie de muestra sobre cómo la locura puede representarse a través de imágenes.

Sawyer (la hábil Claire Foy) es una mujer de negocios eficiente pero con un claro problema con los hombres. Tras tener una experiencia traumática que la obligó a irse de su pueblo natal, perimetral de promedio, el daño causado por el acosador sigue atormentándola. A causa de esto decide ir a una institución para realizar una consulta con un psicólogo y una vez ahí dentro, no puede salir más. La lucha por escapar y sostener su sanidad mental mantienen al espectador agarrado a su butaca ya que el miedo a la locura no es ajeno a nadie. Entre el factor sorpresa y el suspenso, Soderbergh logra generar un estado de alerta constante ya que el relato pareciera querer cambiar su eje a cada rato.

La crítica expuesta al sistema de salud es rotunda y trasversal en toda la película. La clínica se presenta como una PyMe que más que salvaguardar la vida del enfermo, lo considera un número más para que el seguro facture. Hay una clara intención de demostrar la inoperancia, ineptitud y el sinsentido que tienen las instituciones mentales en las que abunda el desamparo más que la ayuda.

El tratamiento que da Soderbergh a la imagen en parte se ve representado por planos que no dejan una clara idea sobre lo que quiere expresar. Desde la utilización de una cámara frenética persiguiendo a Sawyer hasta la distorsión del ojo de pez, la forma en que encuadra lo que va pasando dentro de la cabeza de la protagonista.

Unsane, narrativamente,  sostiene distintas capas juntas que generan no solo una experiencia entretenida sino angustiante.

calificacion_3

Don´t Worry, He Won’t Get Far on Foot, de Gus Van Sant (Estados Unidos, 2018) Competencia.

Bio-pic sobre la vida del caricaturista irreverente John Callahan en la que Gus Van Sant se encarga, una vez más, de plantear un viaje de redención de un hombre excepcional truncado por un autoboicot.

La película está basada en el libro escrito por el mismo Callahan y el título toma el nombre de uno de sus cómics más famosos, a modo de burla de su cuadriplejia. A pie, Callahan sólo malgastaba su vida en alcohol y fiestas pero, una vez inmovilizado, parece llegar aun mas lejos, paradójicamente. La discapacidad en la película está mostrada desde el prisma que tiene el protagonista, no le dan pena otras personas en su misma situación y en ello particularmente se basan todas sus caricaturas, la burla feroz a todo tipo de minorías, generadora de tanto detractores como fans.

La historia de Callahan se cuenta en tres tiempos simultáneos, sus años de juventud previos al accidente, aquellos en recuperación y su etapa como caricaturista consagrado y reconocido. Él es quien necesitó reconstruir su historia para poder afrontar una recuperación.

Es difícil no pensar continuamente en Will de En Busca del Destino (Good Will Hunting, 1997) cuando nos encontramos con Callahan ya que es una persona quebrada por dentro y con un humor escéptico que lo protege del exterior. Tal como Will tenía a Sean (Robin Williams), en este caso son los guías terapéuticos quienes acercan a Callahan hacia una recuperación. Su grupo de terapia, su sponsor (un Jonah Hill irreconocible e impecable), su novia y de manera rotunda su talento artístico son los que lo hacen salir del espiral de la adicción. Es notable el aporte de Joaquin Phoenix, en una labor completamente alejada de otros trabajos actorales propios.

Gus Van Sant suele narrar historias de vida complejas, la de Callahan es una mas, pero con tono sensible y meramente humano.

calificacion_4

My Brother’s Name is Robert and He is an Idiot, de Philip Gröning (Alemania, Francia, Suiza, 2018) Competencia.

Ver esta película y leer Heidegger comparten una cosa: ninguna de las dos es fácil.

Robert y Elena son gemelos y parecen tener una relación muy cercana, cuasi que romántica. Ella está preparando sus exámenes para terminar el secundario y él se ofrece a ayudarla. Este simple hecho nos hace entrar en un tren de subjetividad que mantienen entre ambos y que solo ellos entienden. Se pelean, se quieren, se reprochan cosas pero ninguno logra cortar con el otro. Sus hormonas, la cerveza y la filosofía, se mezclan para generar un cóctel explosivo que marcará su último verano juntos.

Aunque en la actualidad estemos acostumbrados a temáticas como son las del amor entre gemelos gracias a series como Game of Thrones, se desencadena toda una serie de incomodidades y represiones que no son faciles de asimilar. Philip Gröning trata de adentrarnos en lo que conforman las consecuencias de este tipo de patologías y lo que le hacen a la mente de quien las padece. No tiene nada de idílico este amor fraternal, por el contrario, desencadena toda una serie de violencia entre los involucrados y hacia terceros, cuestión que indica el alto nivel dentro de la patología representada.

 

 


© Marina Ceppi, 2018 | @marceppi

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.