20.08.17
6º Festival de Cine Nacional Leonardo Favio _ Festivales

6º Festival de Cine Nacional Leonardo Favio: Día 3

Críticas de films proyectados el domingo 20 de agosto.

 

Monger: Turismo Sexual en Buenos Aires, de Jeff Zorrilla (Argentina, 2016 – Documental), por Matías Orta

El turismo sexual es común en todo el mundo. La ciudad de Buenos Aires no se queda atrás: así como visitantes de distintas partes del globo llegan para recorrer lugares de renombre, visitar museos y transitar zonas como La Boca y San Telmo, otros aterrizan con el objetivo de contratar prostitutas y pasar un buen rato. Se trata de una subcultura conocida como Monger, que le da título a este documental.

El director Jeff Zorrilla hace foco en tres personas. Por un lado, Ramiro, estadounidense que se encarga de coordinar los encuentros entre los mongers y la compañía femenina que elijan. Uno de ellos está cerca de alcanzar el record de acostarse con 400 mujeres antes de su cumpleaños. Tal es su dedicación, que se dedica a puntuar cada atributo femenino. El tercero es un inglés que tuvo un hijo con una escort argentina, y aunque sabe que el chico no pasará necesidades permaneciendo sólo con él, vive en el país para que pueda estar con la madre.

Zorrilla presenta con honestidad los movimientos de estos individuos, sin hacer juicios de valor. De esta manera, la cámara registra cada confesión, cada interacción entre cliente y prostituta (a la hora de conocerse en lugares públicos, nunca en la intimidad), sin ponerse del lado de ninguna de las partes. Secuencias oníricas filmadas con cámara Super 8 (el director se especializa en este formato) funcionan a modo de separadores.

Monger: Turismo Sexual en Buenos Aires permite adentrarse en una movida que no es familiar para el gran público y que, por lo arriesgado y sincero del contenido, no dejará de llamar la atención.

calificacion_4

 

 

 

El Pampero, de Matías Lucchesi (Argentina, 2017 – Largometraje), por M.O.

Un velero y un trío de actores saben ser la ecuación de películas más que interesantes. El Cuchillo Bajo el Agua (Nóż w wodzie, 1962), ópera prima de Roman Polanski, y Terror a Bordo (Dead Calm, 1989), de Philip Noyce, son los ejemplos que primero vienen a la cabeza. Un subgénero que cuenta con un reciente opus rioplatense: El Pampero (2017)

Fernando (Julio Chávez) es un hombre atormentado. No sabemos bien el motivo (en los primeros minutos queda claro que hay una desconexión con su hijo), pero no está en paz, y además parece convivir con una enfermedad que lo obliga a mantenerse medicado. Se sube a su velero, Cronos, y zarpa. Enseguida se da cuenta de que se había colado alguien. Una muchacha (Pilar Gamboa), que luego dice llamarse Carla. Parece asustada, tiene la ropa manchada de sangre, pero no quiere acudir a Prefectura. Sólo pretende que la lleven a Uruguay, de donde es nativa. A regañadientes, y sin ganas de querer enterarse de lo sucedido, Fernando acepta llevarla. Mientras ambos aprenden a confiar entre sí, suele aparecer Marcos (César Troncoso), un guardacosta conocido de Fernando, que insinúa intenciones poco amigables.

En su nueva película como director, Matías Lucchesi se vale de un esquema de thriller, pero elude la mayor cantidad de lugares comunes y se concentra en los personajes de Fernando y Carla. Ambos padecen tormentos personales y deben aprender a relacionarse entre sí. Otro de los aciertos del responsable de Ciencias Naturales (2015) es el manejo de la información revelada y de los silencios, de modo que el espectador es quien debe rellenar ciertos huecos. La presencia de Marcos suma un clima de tensión ascendente, pero incluso en esos momentos Lucchesi se las arregla para transitar por los senderos menos predecibles, conservando el tono buscando desde el principio.

Julio Chávez vuelve a dar cátedra a la hora de encarnar un rol con un fuerte conflicto interno, que trasmite a través de recursos calculados, como miradas y gestos. La siempre estupenda Pilar Gamboa está igual de contenida, demostrando su versatilidad para toda clase de papeles y registros. Por su parte, César Troncoso compone a un individuo siniestro, sin caer en exageraciones.

El Pampero es un drama dentro de cine de género, donde la clave pasa por las actuaciones y los climas. Además, da cuenta de la evolución de un director que ya es para tener en cuenta.

calificacion_4

 

 

Nuestra cobertura del festival.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.