24.05.17
70º Festival de Cannes _ Festivales

70º Festival de Cannes: Parte 6

Eastwood invade Cannes.

Con motivo de cumplirse 25 años del estreno de Los Imperdonables (The Unforgiven, 1992) -film que revitalizó el género del western-, se realizó un escaneo y remasterización en 4K a partir del negativo original. Esta copia fue proyectada en la Sala Debussy, con la presencia del actor y director Clint Eastwood, quien tras ser presentado por Thierry Fremaux (director artístico del festival), destacó que está en proyecto la realización de un nuevo western de su autoría.

La sala, colmada de espectadores, brindó una cálida recepción de varios minutos de aplausos, una ovación más que merecida para uno de los mejores directores de cine contemporáneo.

Tras la proyección, al día siguiente, Clint brindó una masterclass en la sala Buñuel, entrevistado por el crítico del LA Times, Kenneth Turan. El encuentro, de una hora y media de duración, se vio un tanto escueto frente a las preguntas simplonas de Turan y algunas respuestas de Eastwood, que en parte fueron monosílabas. Por ejemplo, cuando se le preguntó acerca de cómo fue la experiencia de trabajar con Meryl Streep en Los Puentes de Madison (The Bridges of Madison County, 1995).

El auteur se explayó sobre sus comienzos, al ser incorporado en la serie Rawhide, y luego continuar con una gira italiana gracias a un contrato que le sugirió su agente. El resultado fue trabajar junto a Sergio Leone, lo que le permitió convertirse en uno de los rostros distintivos del western. Eastwood reparó sobre sus trabajos junto a Don Siegel, otra personalidad a la que consideró como mentor en su carrera como director.

A medida que el festival avanza, y frente a la floja competencia oficial de este año, un film brindó una nueva esperanza para salvar esta edición de convertirse en un completo fracaso.

 

The Meyerowitz Stories, de Noah Baumbauch (Estados Unidos, 2017 – Competencia Oficial)

La familia Meyerotitz es disfuncional como muchas otras.

Dustin Hoffman interpreta a Harold, un artista plástico en terceras nupcias y padre de tres hijos (Matthew, Danny y Jean) concebidos con distintas madres; actualmente está en pareja con Maureen (Emma Thompson), una hippie alcohólica.

Una recaída de salud permite un reencuentro de los hermanos y así poder reveer qué los mantiene unidos, cuál es la razón por la que se necesiten el uno a otro (aunque sigan con sus vidas por separado), y a su vez, analizar por qué estuvieron tanto tiempo distanciados entre ellos. Harold es quien liga esas relaciones, fuera de encontrarse en una etapa de vejez, ser un cascarrabias y tener una enorme cantidad de conductas inadecuadas.

Aquí Noah Baumbauch logra uno de sus mejores films. El tono de comedia en el drama es constante, y en gran parte se debe a la inclusión de actores como Stiller o Sandler -éste último nació para este tipo de roles, solo comparable con lo que hizo en Embriagado de Amor (Punch Drunk Love, 2002)- que tan bien saben manejar ambos géneros. El personaje interpretado por Elisabeth Marvel en el rol de hermana un tanto siniestra y conciliadora funciona a modo de cómic relief.

El cine de Baumbauch siempre contó con elementos y reminiscencias al de Allen, desde sus dramas más caóticos como Historias de Familia (The Squid and the Whale, 2005), films siempre localizados en Nueva York, convirtiéndolo en uno de los mejores representantes en trasladar a pantalla historias que bien pueden suceder en esa ciudad.

The Meyerowitz Stories (2017) es de los mejores films que exhibió el festival en Competencia Oficial hasta el momento. Con un jurado integrado por Pedro Almodóvar, no sería limitante que pueda ser una de las ganadoras el próximo domingo.

calificacion_4  

 

José Luis De Lorenzo | @josedelo

Nuestra cobertura completa del festival.

Nuestra cobertura vía Instagram.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0

© A SALA LLENA.