22.04.19
Blood Window Pinamar 2019 _ Festivales

Blood Window Pinamar 2019 – Parte 1

Nadie duda de la enorme popularidad del cine fantástico y de terror. Se refleja en la taquilla, y también en festivales especializados. Argentina tiene sus exponentes, como el Buenos Aires Rojo Sangre y Mil Gritos, y hace poco se sumó uno nuevo: Blood Window Pinamar, que tuvo su segunda edición del 17 al 20 de abril. Durante cuatro días, los lugareños y los turistas (quienes aprovecharon para salir en Semana Santa) pudieron disfrutar no sólo de películas de género sino de eventos vinculados a la misma temática.

Esta nueva edición trajo una serie de iniciativas ambiciosas y muy bien pensadas. Buena parte de las actividades fueron trasladadas al bosque, en Avenida Bunge y Camino de los Pioneros: recitales al aire libre, mesas y food trucks, sesiones de maquillaje y concursos de cosplay. Además, una carpa de INCAA con cortos de realidad virtual, tanto nacionales como internacionales, incluyendo los de Campfire Creepers, dirigidos por Alexandre Aja, y Sonríe, de Marcelo Leguiza. Aunque la atención fue acaparada por la sala Crystal Lake (en honor a la saga de Martes 13), ubicada en medio de una arboleda, donde cada noche se proyectaron clásicos como El exorcista, Carrie y Pesadilla en lo profundo de la noche.

La primera jornada empezó a las 20 hs en el Teatro de la Torre. Javier Fernández Cuarto, director artístico del festival, fue el primero en subir al escenario: dio la bienvenida a pura pasión, pidiendo los gritos del público que colmó la sala. Luego dijeron unas palabras Martín Yeza, el intendente de Pinamar (quien recordó los escalofríos que le provocaba atravesar los bosques de su ciudad luego de ver El proyecto Blair Witch, uno de los clásicos del miedo que fueron proyectados en el bosque) y Viviana Diroli, directora de la Agencia de Promoción Internacional de La Industria Audiovisual del INCAA.

Sentados en las primeras butacas estaban tres de los representantes de Sitges – Festival Internacional de Cine de Cataluña, de importancia decisiva en la concreción y el crecimiento de BWP: Mike Hostench (subdirector), Mónica García Massagüe (subdirectora de la Fundación Sitges) y Diego López (programador). También estuvieron presentes Pablo Conde, programador del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata que debutó como programador aquí también.

Finalizada la presentación, y tras una serie de spots (de la Semana de Sitges en Buenos Aires, de esta edición de BWP), fue proyectada la película irlandesa Christopher, de inminente estreno en salas argentinas. Y a medianoche, uno de los platos fuertes de los últimos tiempos: Mandy, de Panos Cosmatos, protagonizada por un Nicolas Cage es su grado más sublime de locura.

El jueves 18 comenzó con el primero de los paneles del festival, dedicado al largometraje Los que vuelven. Estuvieron presentes la directora Laura Casabé, la actriz María Soldi y el productor Alejandro Israel. Casabé (también realizadora de El hada buena: una fábula peronista y La valija de Benavídez) adelantó algunos detalles de este film, todavía en postproducción, basado en su corto La vuelta del malón. Tanto ella como Soldi e Israel contaron sus experiencias durante el rodaje en Misiones, con sus encantos y sus dificultades, pero todos conformes con el trabajo realizado. La directora también mencionó algunas referencias, como La bruja, y recordó sus inicios en el cine independiente. Para finalizar se proyectó un avance más que prometedor.

A continuación, el panel Factoría Fantástica Nacional, con testimonios del director Daniel de la Vega y el productor Néstor Sánchez Sotelo. De la Vega rememoró sus inicios, cuando hacía cortos de terror pese a las ondas de turno, y sus primeros films; sobre todo, Jennifer’s Shadow, rodado junto a Pablo Parés para el mercado anglosajón y protagonizado por Faye Dunaway. Luego el director y Sánchez Sotelo hablaron en detalle sobre su relación de trabajo en las películas que vienen haciendo juntos: Necrofobia, Ataúd blanco y Soy tóxico, dirigida por Parés, que fue proyectada no bien terminó la charla.

Un dato colorido es que cada panel contó con la silenciosa pero simpática presencia de cosplayers de algunos de los monstruos más célebres del cine. Regan, Michael Myers, Jason, Pennywise, La Llorona y Leatherface aprovecharon para lucirse en La Torre y en el bosque, siempre con buen humor, invitando a las selfies de los fanáticos. Es más, esa misma medianoche, Leatherface asustó y divirtió en la proyección de El loco de la motosierra, el clásico de 1974 donde el personaje apareció por primera vez. Incluso se lo pudo ver viajando a dedo luego de la función, para alegría de los pasajeros de aquel vehículo.

© Matías Orta, 2018 | @matiasorta

Fotos: INCAA

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Cobertura completa del festival.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.