Coberturas Anteriores

26.09.10
10º Festival de Cine Alemán

La Extraña

 

La Extraña (Die Femde Alemania 2009)

Dirección, Guión y Producción: Feo Adalag Elenco: Sibel Kekilli, Delya Alabora, Settar Tanrioegen, Nizam Shiller, Tamer Yigit, Serhad Can. Duración: 119 minutos

 

Destino Marcado.

Cuando en una sala de cine se la pasa tan bien, pero tan mal al mismo tiempo, es señal que estamos ante una gran obra. Esta polaridad de estados pueden confluir en el espectador de La Extraña,  ópera prima de la multifacética joven germana Feo Aladag, que es el plato fuerte del 10º Festival de Cine Alemán, en Buenos Aires.

Lo de fuerte, nunca mejor dicho. Estamos ante un drama durísimo, aborda una triste realidad que aún no deja de extinguirse: el sólido contenido misógino que conservan algunas culturas, sometiendo a la mujer a las más devastadoras represiones.

Umay, interpretada magistralmente por Sibel Kekilli (Contra la Pared), debe debatir todo el tiempo ese conflicto interno entre su deseo subjetivo y el ideal familiar, entre apostar a una vida libre o a la necesidad de ser amada y aceptada por su familia. Pero no es sólo ella la que sufre estas ambivalencias, sus padres y hermanos también se enfrentan con respetar la felicidad de Umay o atarse a los mandatos tradicionales. El amor y el ideal se confrontan, llevando la situación a un callejón sin salida absolutamente angustiante.

El bello acompañamiento musical consigue irradiar muy bien este escenario estremecedor y el notable trabajo del reparto, logra conmovedoras interpretaciones. Cada uno de los personajes manifiestan, en mayor o en menor medida, el dolor que esta encrucijada acarrea, se transmite a partir de los numerosos primeros planos donde el lenguaje facial supera cualquier frase o palabra. El foco selectivo de la cámara, permite fijar la atención en las expresiones del rostro de los sujetos ante lo que están viviendo. Una madre sumisa pero con una frialdad aterradora, un padre tirano en los actos aunque impotente en sus gestos.

El mandato paterno, se hace visible cuando arroja frases como: “lamento que no haya nacido varón”, o “una mano que golpea es también la que acaricia”. Estos dichos dan cuenta de las pocas posibilidades que tiene una hija mujer de liberarse ante tales preceptos que la anteceden.

La historia se fue gestando a partir de una investigación realizada por más de dos años, en donde  el denominador común era la cantidad de mujeres que se encontraban en situaciones similares a la de Umay. El riesgo del film, es que plantea una realidad que pueda generalizarse a la comunidad turca con el correspondiente prejuicio que ello acarrea, pero que lamentablemente existe y no sólo en esa cultura, por ello la valentía de una directora es abordar y hacer visible una temática tan delicada en un país como Alemania, donde esta colectividad tiene una fuerte presencia.

Umay le dice a su hijo: “Cuando uno se va, siempre tiene que dejar algo”. La Extraña es un relato tan real como polémico, tan doloroso como desesperante. Inquieta, perturba, angustia pero por dos horas nos paraliza en las butacas y lo que nos deja son unas cuantas preguntas, sensaciones encontradas y la importancia del respeto hacia la libertad del otro.

 

Debido a que fuera elegida recientemente, para representar a Alemania en la carrera por el Oscar al mejor film extranjero, La Extraña fue la producción estrella de este año (no por nada abrió y cerró el festival y fue elegida la favorita del público).  

 La historia está basada en hechos reales que suelen ocurrir entre familias musulmanas, donde el honor y la aceptación de la comunidad es más importante que el amor hacia un hijo o una hija.

 Umay, cansada de los maltratos de su marido, abandona Estambul para volver con su hijito Cem, a la casa de su familia que vive en Alemania. Lejos de la comprensión que ella esperaba encontrar, debe enfrentarse a la desaprobación de sus padres y hermanos, y al rechazo de la comunidad musulmana a la que ellos pertenecen.

 Se trata de una verdadera tragedia, por demás actual, que en diferentes países de Europa, desde hace ya una década se repiten como moneda corriente. Las familias de raíces musulmanas, alejadas de sus países de orígenes se aferran con más ahínco a las tradiciones y valores de su religión,  como forma de asegurar su continuidad.

 Esta producción de Feo Aladag, cuenta con la notable participación de Sibel Kekilli, a quien quizá recuerden como protagonista de Contra la Pared de Fatih Akin. La vida de esta actriz alemana de origen turco, es casi tan llamativa y dramática como las películas que protagoniza. Tras haber logrado el reconocimiento internacional por su labor en el film de Akin, un periódico amarillista develó el pasado no tan distante de la joven, como actriz porno. A raíz de ello, su familia sufrió una enorme humillación, al punto que su padre llegó a declarar que no querían volver a verla nunca más.

  por Romina Gretter

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.