Coberturas Anteriores

16.09.14
14° Festival de Cine Alemán

14° Festival de Cine Alemán – Crítica – Exit Marrakech

alt

Exit Marrakech (Alemania, 2013)

Dirección y Guión: Caroline Link. Elenco: Samuel Schneider, Ulrich Tukur, Hafsia Herzi, Josef Bierbichler, Marie-Lou Sellem, Abdesslam Bouhssini, Stefanie Höner. Producción: Peter Herrmann. Duración: 123 minutos.

La dialéctica del desierto.

La Ilustración fue un movimiento cultural, intelectual y político europeo que propuso el desarrollo de la razón como contraposición a las supersticiones y la ignorancia. En la época actual, los habitantes de los países en vías de desarrollo, o del tercer mundo (o pobres o como se prefiera llamarlos), están inmersos en conflictos sociales, políticos y económicos debido a los intereses de un primer mundo que decide sobre su presente, su pasado y su futuro. El tercer mundo siempre aparece como ese lugar de oscurantismo al que el primer mundo lleva la luz de un Prometeo corporativo.

Exit Marrakech, el último film escrito y dirigido por Caroline Link, es la historia de un viaje de descubrimiento personal, emprendido por un adolescente en Marruecos, que trabaja sobre las relaciones interculturales en el mundo globalizado y los problemas que surgen a partir de estos idilios.

Ben, un joven rebelde para los parámetros de un colegio de clase alta alemana, viaja a Marrakech, la capital de Marruecos, para pasar sus vacaciones escolares de verano con su padre, un galardonado  dramaturgo que está llevando a cabo la obra iluminista Emilia Galotti de Gotthold Lessing en el país árabe. Mientras el padre va del hotel al teatro sin exponerse a la caótica vida de la ciudad, el joven busca el contacto directo con el mundo desconocido.

La película de Link plantea un juego entre la obra dieciochesca de Lessing y el mundo actual, estableciendo dispositivos ideológicos que cuestionan y ponen en tensión el sentido común, los estereotipos, la política y su relación con el arte, las diferencias culturales y la desigualdad en las relaciones de los marroquíes pobres y los alemanes rebosantes de euros en un juego dialéctico iluminista. La aventura y el autoconocimiento se contraponen de esta forma a la disciplina y la responsabilidad, pero también a la inocencia y la seguridad, intentando desarrollar distintas ideas y conceptos de manera que la razón y las representaciones se contrapongan a la curiosidad y la avidez del conocimiento empírico.

El resultado de toda esta mezcla conceptual es una historia sobre la superación de los límites personales y el encuentro familiar con muy buenas actuaciones y un guión que sin sorprender busca trabajar varias relaciones sociales en profundidad para convertir los prejuicios en conflictos sociales y reflexiones sobre el multiculturalismo. Exit Marrakech logra indagar exitosamente sobre el intercambio cultural para trazar una mirada amplia sobre los países árabes como centros culturales periféricos y lo que esto genera a nivel social.

alt

Por Martín Chiavarino

{jcomments on}

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.