Coberturas Anteriores

16.09.14
14° Festival de Cine Alemán

14° Festival de Cine Alemán – Crítica – West

alt

West (Alemania, 2013)

Dirección: Christian Schwochow. Guión: Heide Schwochow. Elenco: Jördis Triebel, Tristan Göbel, Alexander Scheer, Jacky Ido, Anja Antonowicz, Stefan Lampadius, Andreas Nickl. Producción: Barbara Buhl y Thomas Kufus. Duración: 102 minutos.

La burocracia del oeste.

Desde el comienzo de la Guerra Fría entre los países del Pacto de Varsovia y los aliados de la OTAN, la lucha ideológica puso todo su armamento en el intento de desprestigiar la visión del bando opuesto. Tras la caída del Muro de Berlín, se sucedieron muchas películas sobre la vida en el este, pero no fue hasta Goodbye Lenin que comenzó en el cine a gestarse una recuperación de la imagen cotidiana de la Alemania Democrática y una visión más amigable sobre la misma y los traumas que causó la caída del Gobierno de Erich Honecker tras las protestas contra el autoritarismo y la crisis económica.

West, el cuarto film del director Christian Schwochow, es un inusual y valiente drama sobre una mujer que decide huir con su hijo pequeño de la Alemania Democrática hacía la Alemania Federal a fines de la década del setenta para cambiar su vida tras la muerte en un accidente del padre ruso del niño. A las vejaciones y los interrogatorios de los controles de la seguridad de la Alemania del este le suceden los mismos mecanismos disciplinatorios en la Alemania del oeste en el refugio estatal en el que se ve obligada a vivir con el joven hasta conseguir la ciudadanía.

La paranoia sobre un enemigo político infiltrado y espías potenciales con una agenda secreta es el eje de los interrogatorios a los que Nelly Senff se ve sometida para lograr convertirse en ciudadana de la Alemania Federal. En los mismos Nelly comienza a dudar de si el padre de su hijo está aún con vida o si era un espía que reclutaba científicos. La duda socava la identidad y la confianza de todos los personajes en sí mismos y en los demás.

La película es una adaptación de Heide Schwochow de la novela autobiográfica Lagerfeuer (Fogata) de Julia Franck, sobre su estadía en el refugio Marienfelde de Berlín occidental. La extraordinaria reconstrucción de época y las brillantes actuaciones de Jördis Triebel y Tristan Göbel enmarcan un film que expone el peso de una densidad agobiante en una sociedad dividida tras un muro que impedía la interacción micropolítica, generando así historias de espías en las que la realidad era más electrizante que la ficción.

De a poco, las voces del este comienzan a resurgir tras un largo silencio. Aunque se hicieron escuchar al interior de Alemania y aún se sigue debatiendo acerca de los restos de la cultura de la Alemania Democrática, esas voces no lograron hacer eco fuera del país, y aún menos fuera de Europa. Con West las señales de esa resistencia que pregonaba un socialismo sin autoritarismo vuelven a surgir para sugerir que no todo era un cuento de hadas una vez cruzado el Muro de Berlín hacía el occidente democrático. Tal vez habría que releer más los textos del sociólogo de la cultura, Max Weber, quien sostenía que se debía analizar el problema de la racionalización de la sociedad que devenía en estructuras burocráticas que se convertían en lo que él denominó “jaulas de hierro”, las cuales atrapaban a los individuos en sus telarañas. West es un buen punto de partida para este ejercicio teórico político.

alt

Por Martín Chiavarino

{jcomments on}

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.