Coberturas Anteriores

09.11.14
15º BARS

15º BARS – Día 8

Jueves 6 de noviembre. El festival, en su punto exacto. Las salas del Multiplex Lavalle, repletas de entusiastas del género fantástico y de terror. Y cuando no están viendo películas en la pantalla grande, tienen la opción de comprar éxitos de BARS anteriores en los puestos de VideoFlims y de Sarna. Dato curioso: al detenerse en estos stands, el gran recibimiento es tal que los vendedores ofrecen vasos de cerveza o de fernet. Toda una declaración de principios, además de ser una muy interesante política de atención al cliente, acorde con el contexto.

Entre los eventos destacados del día estuvo la presentación de Cuentos de La Abadía de Carfax 4, la nueva antología a cargo del grupo literario dedicado al género de horror y a la fantasía más tenebrosa. Allí disertaron Marcelo di Marco (fundador) y Ricardo Giorno (antólogo del cuarto libro), y hubo lecturas de cuentos por parte de Claudia Cortalezzi y de Ivana Zaccarías.

Todavía queda lo mejor del Buenos Aires Rojo Sangre. Más estrenos, más eventos, más diversión.


Buscando la Esfera del Poder (Argentina, 2014)

Durante una guerra en un confín de la galaxia, el mesías que pondrá fin al conflicto es enviado de bebé a la Tierra (más precisamente, a Buenos Aires). Años después, se convierte en un adulto común y corriente, bastante torpe y con un trabajo aburrido. Cuando personajes de su planeta original llegan al nuestro, deberá hacerse cargo de su destino y salvar al mundo de una invasión extraterrestre.

En TL-1: Mi Reino por un Platillo VoladorTL-2: La Felicidad es una Leyenda Urbana, Tetsuo Lumiere dejó en claro que es una rara avis en el cine argentino, ya que filma en clave de cine mudo, a la manera de Méliès y los grandes cómicos de aquel período… y también daba a entender su obsesión por filmar una gran película de ciencia-ficción, con naves y seres espaciales. Buscando la Esfera del Poder es la concreción de ese sueño, y la prueba de que lo mejor tarda en llegar. Aun con pocos recursos, el director no se guardó nada y creo su versión más personal de La Guerra de los Mundos, que además incluye elementos dignos de La Guerra de las Galaxias y hasta el único y gran homenaje al subgénero kaiju eiga y a las series con robots onda Mazinger, siempre con paisajes e ícono porteños como telón de fondo. ¿En qué otra película verán al Obelisco saliendo de su lugar y arrasando con lo que se le cruce?

Tetsuo Lumiere es un muy buen ejemplo de que, con pasión, talento y perseverancia, es posible hacer film épicos y divertidos.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.