Coberturas Anteriores

31.10.14
15º BARS

15º BARS – Función de apertura

Que arranque una nueva edición del Buenos Aires Rojo Sangre es un motivo para brindar con alegría y sinceridad; y que el Festival ya esté en su decimoquinta edición es una muestra de que las ganas y la amistad pueden generar proyectos gloriosos y perdurables, y no sólo noches de fisura y acción. En esta ocasión la encargada de abrir el juego de once días de horror y fantasía fue la americana Así en la Tierra como en el Infierno (As Above, So Below, 2014), película que pasó por grandes festivales de género como Sitges y que tendrá su estreno comercial en nuestro país en un par de semanas.

Su director, John Erick Dowdle, vuelve a utilizar como en Cuarentena -su floja remake de Rec– el recurso de cámara en mano; y digo cámara en mano y no falso found footage porque aunque El Proyecto Blair Witch sea tal vez la más clara influencia de la película, ya no hay lógica en la utilización de este recurso, ya no se trata de un supuesto video encontrado que alguien alguna vez filmó; acá pasamos de una handy cam a una go pro constantemente, y por ende esa vieja búsqueda naif de realismo ya no es tal. El falso found se ha separado de sus raíces y en la actualidad es solamente una decisión estética. En este caso, una decisión que por momentos genera acción ininteligible y aporta confusión a una trama perezosa y confusa de por sí. La cosa va así: una chica arqueóloga arma un equipo para meterse en las catacumbas parisinas a buscar la piedra filosofal. Todo ese proceso que da inicio al conflicto está armado como en una mala película de Disney y no como una de horror lo merece. Por momentos parece que estuviéramos más cerca de Los Goonies que de la bruja de Blair; y no es que esto sea malo per sé, pero la vocación ATP y el demasiado visible target teen generan que una propuesta de horror satánico pierda fuerza. Esto sumado a una narración que confía por demás en la oscuridad, la claustrofobia y los golpes de efecto abandonando la construcción del suspense.

Además de pertenecer al subgénero de cámara en mano, tiene una clara influencia de esas filmaciones amateurs que podemos encontrar en Youtube de exploraciones urbanas a lugares abandonados o prohibidos. Tal vez lo más interesante sea su imaginario, París como la ciudad de las luces del infierno. Hacer tangible el mito de los demonios bajo tierra; que tras una alcantarilla de una pintoresca ciudad se escondan las puertas del averno.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.