Coberturas Anteriores

21.10.14
1º Festival de Cine de las Tres Fronteras

1º Festival de Cine de las Tres Fronteras – Día 2

Son las dieciocho horas y el predio de Prefectura de Puerto Iguazú comienza a vestirse de gente. La razón no es menor, en solo minutos los presentes serán testigos las proyecciones repartidas en las tres distintas carpas. Entre ellas: Pedazos, El tiempo Nublado, Quieta Non Movere, El Páramo, Gracias Luci y la tan esperada por quienes aún no pudieron verla: El Ardor. También se proyectaron Cuento para no Dormir, Kay Pacha, Los Señores de la Guerra, Ramón Ayala, el tributo a Isabel Sarli compuesto por instalaciones, narraciones y entrevistas: Yo quiero ser la Coca y Nena, saludame al Diego, película venezolana que abre el día dos del Festival Internacional de las Tres Fronteras. Dirigida por Andrea Herrera Catalá y con la actuación principal de Sofia Bertolotto.

Apenas termino de escribir estas palabras resuenan en mi mente acordes del tema de Fito Páez “Sofi fue una nena de papa” y es que Sofía -alias Sofu- (Sofía Bertolotto) es la típica hija educada, pródiga que, luego de estudiar en el extranjero y conocer a un grupo de argentos y debido a la particularidad amnésica que le presenta un accidente, decide que su nacionalidad es la porteña. Sofía intenta en este film escapar de los preceptos de su madre Isabel (Maria Alejandra Martín) una mujer fuerte y autoritaria pero a la vez trabajadora que se gana la vida produciendo para un canal de cultura de caracas. “Sofu” intentará de este modo vencer los preceptos familiares y trazar su propia historia. “Para realizar este papel estuve dos meses empapándome de todo lo venezolano y me encantó Venezuela “, comenta Sofía conmovida.

El film aborda como tema central a la identidad. Esta identidad puede entenderse en dos planos: uno psicológico y otro cultural, donde la relación de estas dos mujeres -dependiente y sofocante- será el detonante para buscar también la identidad de caracas en la lucha por evitar la corrosión que los cánones de la industria cultural estupidizante exponen persiguiendo la necesidad de rating y audiencia. Junto a ello la idea de destino -de la búsqueda del ser- entre argentinismos eficientemente logrados, donde veremos cómo la pasión de Sofía por ser porteña nos envuelve en un aura de cotidianeidad y emoción.

“Estoy muy emocionada porque la película fue estrenada el año pasado en Venezuela y recorrimos varias ciudades”, nos cuenta la actriz. Nena, Saludame al Diego recorrió Málaga en mayo de este año además de haber estado en Estados Unidos y en el festival de Cuba. “La función del cine es acercar realidades distintas a uno. El cine te permite viajar, conocer realidades y este Festival enriquece a Misiones abriendo posibilidades. El hecho de que sea un festival internacional también es maravillloso porque no solo se puede tomar conocimiento de realidades regionales sino también de otros países”, comenta Sofía. Quien se encuentra actualmente presentando teatro en buenos aires y tiene pensado el año entrante grabar una coproducción argentino-estadounidense.

Si bien en Nena Saludame al Diego nos encontramos un timing cómico que nos permitirá por momentos escapar de la responsabilidad y el gris cotidiano estamos en presencia de una comedia light con toques de absurdo que falla a la hora de plantear una temática dirigida, en detrimento de un sano desarrollo narrativo, tejiendo algunas secuencias inverosímiles que no nos dejan anclar en ningún terreno seguro.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.