Coberturas Anteriores

07.11.09
24º Festival Internacional de Cine Mar del Plata

Panorama: Busco mi destino

 


Unmade Beds (Alexis Dos Santos, Inglaterra, 2009), por Matías Orta


Fresca, libre, desprejuiciada, caótica, dinámica. Sin dudas, Alexis Dos Santos sabe captar el espíritu juvenil. Después de Glue, su ópera prima (que acá nunca se estrenó comercialmente por problemas de derechos), vuelve con Unmade Beds.

La historia nos muestra los periplos de dos jóvenes extranjeros que buscan su lugar en la Londres contemporánea, en medio de boliches donde tocan bandas de rock under y alcohol y sexo entre más de dos personas.

A diferencia de Glue, Dos Santos ambientó su nuevo opus en Inglaterra, su país adoptivo, ya que allí estudió cine y vivió diez años. El estilo recuerda un poco al Alfonso Cuarón de Y tu Mamá También, y de tan logrado dan ganas de tener nuevamente 21 años y salir por las noches a pasarla bien y conocer gente y reír y bailar y disfrutar. Claro que de fondo hay cuestiones personales más serias: Axl (el español Fernando Tielve, visto de más chico en El Espinazo del Diablo) no se atreve a decirle a ese empleado inmobiliario que es el hijo que el hombre supo abandonar. Por su parte, Vera (la belga Deborah Francois) anda con sus amoríos y su apatía laboral.

El soundtrack es lo más: conjuga bandas alternativas y otras como Tindersticks y el irresistible tema “Sará Perché ti amo”, de I Richi e Poveri.

Unmade… pasó por festivales como Sundance, Berlín y Rotterdam, y espera una distribución como se merece.

 

Unmade Beds (Alexis Dos Santos, Reino Unido, 2009), por Jose Luis De Lorenzo

 

Alexis Dos Santos es un director argentino que culminò sus estudios en Gran Bretaña, de mirada irracional, ya ha presentado exitosamente Glue, y, continuando por esa senda nos presenta su nuevo largometraje, percibiendo sobre las experiencias de adolescentes perdidos, confundidos en la voràgine de las problematicas de los suburbios, en èste caso en una gran ciudad, los restos de las relaciones de padres que han abandonado el fruto de relaciones superfluas y la supervivencia diaria, ingesta de bebidas alcoholicas , drogas en un submundo de apartamentos de solteros, bares, lugares bailables y fiestas organizadas.

Unmade Beds, dirigida a un publico joven “cool”, es de esos films que quieren subirse a un movimiento del cual se encuentra alejado, una mezcla de Indie, querer protestar desde un lugar seguro adolescente. No descreo que el film guste a una audiencia que sea del mismo “palo”, esa adolescencia que cree que transgrede cuando en definitiva muestra el preciso lugar del que proviene y se mantiene captiva.

 

Donne-moi la Main (Pascal-Alex Vincent, Francia-Alemania, 2008), por J.L.D.L.

 

Road Movie intimista sobre dos gemelos que emprenden un viaje para asistir al entierro de su madre. A través de los desaciertos de un guión que deambula al igual que los personajes principales. Gemelos tan iguales como opuestos, sin dinero, llegando a situaciones extremas, que culminan separàndolos y acercàndolos nuevamente. Un zigzag entre hermanos que se encuentran, se pelean, plantean historias al estar separados, las diferencias sexuales, la unidad.

Un film que despista al espectador sobre la linea por la cual desea transitar, con una posible intencion de confundirse entre gemelos durante la duracion del largo.

Alexander The Last (Joe Swanberg, EE. UU.), por M. O

Prototípica película independiente estadounidense. Una joven y un muchacho ensayan la obra en la que actuarán y, de paso, sus relaciones sentimentales con sus respectivas parejas andan complicadas.

Filmada con un estilo Dogma 95, con actores desconocidos, tiene sus momentos graciosos y subidos de tono, pero se queda en las relaciones entre los personajes, que son muy caóticas, histéricas y se hacen poco interesantes. Ah, entre los productores figura Noah Baumbach.

 

Un Día sin Chanchos (Fabián Cristobal, Diego Zeballos, Argentina), por M. O

Cortometraje de 20 minutos acerca de un actor en la mala que, sin mucho ánimo, decide ayudar a su amigo, un cocinero de origen ruso que quiere trabajar en TV para juntar dinero y traer a su mujer de Europa.

Una comedia extraña, con momentos de simpático absurdo, diferente a mucho de lo que se ve por ahí.

 

 

Alexander the Last (Joe Swanberg; Estados Unidos, 2009), por R. G.

 

Muchas películas del festival terminada su proyección cuentan con el aplauso del público. El aplauso es a veces tímido o incluso hasta algo forzado; otras es estruendoso, muestra inconfundible tanto de admiración como de aprobación ante la obra exhibida. Ninguno de estos casos fue el de la proyección de Alexander the Last que tuve oportunidad de ver la noche de mi llegada. De hecho, si gozó de alguna exteriorización por parte del público fue de silbidos.

Esta película que narra la historia de una joven llamada Alex, que aunque casada con un músico no puede evitar sentirse atraída por su compañero de teatro Jamie, el cual vive un romance con la hermana de esta, Hellen, no es una de las mejores muestras del movimiento mumblecore (mucho diálogo, subjetividad enfocada en la narración de los hechos, bajo presupuesto, uso de video digital y versatilidad en la cámara). Lo más atractivo de esta obra de Swanberg radica en su comienzo, curioso y prometedor de un relato atrayente que en verdad nunca se materializa.

 

Afortunadamente, antes del film en cuestión pudimos ver Un Día sin Chanchos, un cortometraje argentino co-dirigido por Fabián Cristóbal y Javier Zeballos, que sin tratarse de nada extraordinario, logró sacar en la audiencia y en quien les escribe unas cuantas risas, que inocentes hasta entonces desconocíamos sería lo mejor de esa función.

 

 

Las Aventuras de Jovic (Alejandro Jovic, Argentina, 2009) por R.W.

 

Es realmente curioso como este cortometraje logro trascender las barreras de la competencia de cortometrajes para exhibirse previamente a varios largometrajes.

Y merecido lo tiene.

Los programas de cortos tienen un grave problema: son bolsas de papas. Podes agarrar una mejor o peor, pero siempre estarán todas juntas y a la distancia son todas iguales. En cambio, si exhibís una por separado, podes apreciarla mejor, notar sus aristas, identificarte, quererla incluso. Incluso no desear comerla, sino simplemente reflexionar alrededor de ella.

Las Aventuras de Jovic no es un típico cortometraje para mostrar en una competencia de cortos. Es un híbrido íntimo, una reflexión sobre las consecuencias del fin de un amor, que trasciende la memoria. Arrepentirse, pedir perdón. Un autoanálisis del que todos podemos aprender y sentirnos identificados.

Influenciado por varios films, pero especial y significativamente por Annie Hall de Woody Allen, Las Aventuras… presenta a un protagonista muy singular, Jovic, su director tratando de comprender porque terminó con su novia.

En 15 minutos, Jovic busca el significado del quiebre de las relaciones. Primero apelando a opiniones externas de personajes bastante curiosos que encuentra en la calle, sin discriminar por nacionalidad o edad: desde un director chino que asistió al BAFICI, hasta una pareja colombiana, pasando por uno de los cronistas de este sitio web (no voy a aclarar quien, pero yo no soy) o una anciana que compara la madurez de los frutos inexistentes de un árbol con la madurez mental del joven enamorado. La segunda parte, se centra en la búsqueda de la amada, y entrevistas a ex – novias del director que le echan en cara los errores que cometió en las relaciones.

Por suerte, el cine da la posibilidad de que uno se crea su propio final feliz.

Con formato seudo documental, un montaje que no está determinado por una linealidad temporal (y no lo necesita) o una evolución física del personaje (pasa por diferentes transformaciones físicas según el estado de ánimo), cinefilia, excelentes muestras de humor y autosátira, y sobretodo mucha sutileza y sensibilidad para narrar, este primer cortometraje de Jovic exhibido en un festival internacional, abre las puertas a una interesante, intimista carrera como realizador y actor.

Personalmente, recomiendo visualizar de Alejandro Jovic, el video clip Tabaco y Chocolate de la banda Proyecto Verona.

 

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.