Coberturas Anteriores

30.03.12
2º Fest. de Cine Político (FICIP)

2º FICIP – Cobertura – Segunda Parte

Le voy a ser muy directo y frontal. La propuesta, el marco, la temática de este festival me resulta particularmente atractivo por varias razones: La elección de las obras, la variedad de posiciones en el jurado y su diversidad de criterios; la posibilidad de ver obras que de otra manera sería imposible…

Creo que quedan algunas cuestiones para resolver. La calidad de las proyecciones en términos generales no es la mejor. soportar el formato DVD en pantallas enormes va en desmedro de lo positivo. Si hubo un formato distinto, no me enteré. Supongo que El Ministro se habrá proyectado en fílmico pero no estoy seguro (ya la había visto en el ciclo Les Avant-Premiéres)
Salvo por el Arte Cinema, la cercanía de las sedes para el 2° Festival Internacional de cine político fue ideal (Gaumont, Auditorio Bauen y Centro Cultural de la Cooperación).

Algo no deja de llamarme la atención. Este festival tiene la ventaja de ser gratuito para todas y cada una de las proyecciones que hubo y sin embargo, ninguna de las funciones fue a sala llena. Curioso ¿no?. A lo mejor tiene que ver con el compromiso que demanda al espectador el marco en que se da todo sumado a una difusión no acorde a la circunstancia. ¿Por qué la gente se vuelca masivamente a llenar las salas del BAFICI y a la vez esquiva la propuesta. El cine es cine mas allá de la temática de las obras. Algún sociólogo podrá explicarlo mejor que yo pero no deja de hacerme ruido la relación política y cine cuando por definición toda obra de arte tiene contenido político. No tenemos números oficiales. El año pasado unos cinco mil espectadores vieron la muestra. si el número este año es igual con unas 149 proyecciones, el promedio rondaría unos 35 espectadores. Poco para ser gratuito e insisto: La calidad general de la obras es de buena para arriba.

Cuantos años hacía que no entraba en el Bauen. ¡Años eh! es más, si me pongo a pensar, décadas y la última vez, creo que fue porque estaba seguro de haber visto ingresar, por la entrada de Corrientes, al negro Olmedo en una de las tantas películas con Porcel y quería comprobar si era el mismo lugar. Ni hablar del hall por Callao y su escalera caracol que conduce al audiotrio. Todo para presenciar uno de los mas jugosos debates que he visto en mucho tiempo.

Esto no se puede contar en líneas porque es difícil describir las sensaciones, pero ahí estaban en la mesa del escenario Román Chalbaud, Ishtar Yasin, la directora de El Camino; Miguel Mato; y A. Fernández. La charla fue álgida en especial cuando se tocó el tema de Ibermedia y las enormes desventajas que tiene el acuerdo de co-producción para con América Latina en términos de costo de producción y reparto de las ganancias. Así como sucedió con los representantes de Italia, España y República Checa, todos coincidieron en la influencia de la TV sobre las producciones. “Hay autores con el objetivo único de ganar dinero en desmedro del sentido idealista y romántico que implica la creación de una obra de arte”, dijo Ishtar al referirise a este tema.
También hubo lugar para debatir la ley del cine y de producción sumado a la bajha calidad de distribución. como dato relevante “China produce 500 películas por año, pero tienen una ley de cine que ampara y justifica esa producción. sólo el 18% de las películas que se estrenan allí pueden provenir de otro país y ya desde temprano, los chicos en los colegios crecen mirando películas hecha allá” Dijo el Venezolano Román Chalbaud.

Luego, la historiadora de cine Marion Berger pudo ilustrar un poco la situación del cine africano en donde destacó algunas obras con las que se decoró la exposición. No quedaron las cosas muy en claro salvo por saber que Argelia y Marruecos son los países con producción un poco mas organizada.

Claro, el 2° FICIP tuvo proyecciones. Estas son las otras que pudimos ver:

Fugo sobre el Marmara, de David Segarra (2011)

El director español, que también expuso su anárquica visión de la distribución ponderando Internet por sobre todas las cosas, acercó un valioso documental en competencia internacional de gran producción en términos de traslado y mejor aún de contenido. Todo centrado en el desglosamiento del asesinato de nueve personas que transitaban en el océano por parte de comandos israelíes. Duro y comprometido, fue uno de los documentales a tener en cuenta sobre todo por el compromiso de acercarse con riesgo en el recorrido de la cámara.

Pink Gang, de Enrico Bisi (2010)

Un trabajo de enorme esfuerzo para recorrer junto a Sampat Pal, una activista por los derechos humanos en general y de la mujer en particular en el difícil escenario de India. La fundadora de la Gulabi Gang (la pandilla de rosa, llamada así porque las seguidoras visten de ese color) es seguida por el director hasta los barrios mas humildes del Uttar Pradesh. Algunas dificultades del subtitulado y cierto desorden temático hacen particularmente monótono algo que en realidad debería tener mas trascendencia. Como si el director se hubiera conformado con mostrar lo que se dice en desmedro del cómo.

Utopía y Barbarie, de Silvio Tendler (2009)

La película que finalmente ganó la competencia internacional en este festival está realmente bien realizada. cuidando siempre de no dar nada por sentado, la película recorre parte de la historia comenzando por establecer un cuadro de situación socio-política luego de la segunda guerra mundial. Concretamente se van planteando algunos ideales intelectuales para luego probar con hechos, como los mismos se han transformado o esfumado por el fanatismo y la falta de tolerancia para debatirlos. Dos horas de historia bien contadas.

El Camino, de Ishtar Yasin (2007)

La directora rusa de origen y costaricense por adopción, logra una película emotiva que cuenta como dos hermanosparten de Managua en busca de su madre que emigró a Costa Rica. en el trayecto la vida de ambos va mutando a medida que van comociendo el mundo real que poco a poco va acabando con su inocencia y por qué no, su escencia. Tremenda fotografía de Mauro Hercer y una intersante dirección de actores. Es difícil pero Yasín logra llevar su película a buen puerto. Hoy por hoy la directora nos confirmó su mudanza a Mexico por un tiempo para abocarse a su próxima película que contará la vida y obra, nada menos que de Frida Kalo. Si es como El Camino, tiene un gran futuro.

Escuchando al Juez Garzón, de Isabel Coixet (2011)

Tiene una trampita este documental nominado al Goya este año. El contenido es poderoso. Escuchar y ver al juez Baltazar Garzon distendido y tocando todos los temas genera un interés que sobrepasaría el hecho artístico sino fuera porque la directora Isabel Coixet, apenas si cruza plano y contraplano a dos cámaras en una larga entrevista realziada por el escritor Manuel Rivas. A veces hay algun plano detalle de manos y gestos pero noada mas. Como obra cinematográfica no tiene mas vuelo que una entrevista de Majul. Ahora, no se puede negar que una entrevista con este personaje ofrece una riqueza cercana al periodismo progresivo; pero muy lejano al cine.

La Revolución de Juan Escopeta, de Jorge A. Estrada (2011)

Película animada con la técnica y el estilo de Eva de la Argentina. Cuenta una de vaqueros con silencios demasiado prolongados, un doblaje algo endeble en la sinconización de labios y una historia que se queda entre la impronta de Sergio Leone y la falta de vértigo, lo que hacen que por momentos uno sienta que sobran diálogos o situaciones. La película de Estrada no termina nunca de definir de qué la va y para cuando esto sucede la cosa se alargó demasiado.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.