Coberturas Anteriores

25.08.14
3º Festival de Cine Nacional Leonardo Favio

3º Festival de Cine Nacional Leonardo Favio – Día 9: cierre

Sábado 23 de agosto.

En la noche de ayer se llevó a cabo el cierre del festival, con una función especial de Relatos Salvajes, película de Damián Szifrón recientemente estrenada con un éxito de taquilla descomunal en los pocos días que lleva en cartel. Podrán encontrar críticas y entrevista sobre el que es sin dudas el estreno nacional del año, cliqueando aquí

Luego se proyectó Verdades Verdaderas, de Nicolás Gil Lavedra (cuya crítica previa en A Sala Llena puede verse aquí debajo) y a su término se realizó la entrega de premios.

En el rubro cortometraje, el ganador fue La Donna, de Nicolas Dolensky, y tuvo una mención especial 1Ambiente. PB, Sin Luz, de Emiliano Di Giusto. Los jurados para este rubro fueron Andrés Pasman, Pablo Miguens y Fabián Forte. El primer premio consistía en 10000 pesos y premio Taiquen.

En cuanto a los largometrajes, hubo cuatro menciones especiales otorgadas por los jurados Eduardo Pinto, Fernando Díaz y Nicanor Loreti. Las menciones fueron para La Salada, de Juan Martín Hsu, María y el Araña, de María Victoria Menis, Ciencias Naturales, de Matías Luchessi, y Liberen a García, de María Boughen. En tanto el premio mayor, de 100.000 pesos más premio CINECOLOR fue otorgado a Fermín, de Hernán Findling.

Por otro lado, este fue el primer año en que en este festival se entrega premio del público. En cada proyección de largometrajes en competencia, el público tuvo la oportunidad de puntuar del 1 al 10 a las películas. Este premio, coincidiendo con el premio mayor, también fue para Fermín.

Para un festival de estas características, la variedad de estéticas y temáticas ofrecidas en los largometrajes fue notable, y la posibilidad de la exhibición de cortos no como un paquete separado si no antes de cada película fue un acierto a la hora de acercar este formato al público que, en el caso de Bolívar (a diferencia de otros festivales), no estaba compuesto en su gran mayoría por público “festivalero”. La Salada fue sin duda la apuesta estética más interesante de la competencia de largometrajes, y Ciencias Naturales, que próximamente se estrenará, fue también de las joyas más preciosas del evento. En materia de cortos, Cuchipanderos y El Conductor fueron dos claros ejemplos de uso del cortometraje como recurso en sí mismo, con un poder de síntesis en el relato muy eficaz.

Cabe destacar que este es un festival chico, en una ciudad chica, que en estos nueve días abrió sus puertas a realizadores, actores, productores y críticos, que pudieron conocer la sala del Cine Avenida, recientemente recuperada, y disfrutar allí de la exhibición de las películas programadas. Según nos comentaron sus organizadores, la idea es que el Festival siga creciendo año a año, y que su identidad se afiance y fortalezca a para que cada vez más gente se acerque al cine y a la ciudad.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.