Coberturas Anteriores

06.10.13
4º Festival de Cine Escandinavo

4° Festival de Cine Escandinavo – Crítica – Behind Blue Skies

Behind Blue Skies (Himlen ar oskyldigt blå, Suecia, 2010)

Dirección
y Guión:
Hannes
Olm.
Elenco: Bill Skarsgård, Peter Dalle, Josefin
Ljungman.
Producción: Patrick Ryborn. Duración: 112 minutos.

Inocencia interrumpida.

Suecia suele ser
considerada el paraíso del capitalismo, la sociedad más avanzada, de alto poder
adquisitivo, bajos niveles de corrupción y ese supuesto estado de bienestar que
reinó hasta mediados de los 90s. Afortunadamente tenemos al cine para contarnos
historias que derriban mitos y leyendas: lo que algunos llaman paraíso, para
otros es un infierno.

Ya habíamos visto en Call Girl, exhibida en el BAFICI de este
año, como los ciudadanos más desamparados sufren abusos constantes bajo la
complicidad de ciertos sectores del poder. Behind
Blue Skies
también aborda el tema. Ambas películas están ambientadas en los
años setenta, están basadas en hechos reales y en las dos las víctimas son
adolescentes de las clases más desfavorecidas. Aquí tenemos a Martín (Bill
Skarsg
ård), un estudiante secundario que vive en un
hogar humilde, hijo de un padre alcohólico y una madre que debe criar a varios
de sus hijos menores. En un verano le surge una oportunidad de un trabajo en un
hotel de una bella localidad turística donde vacaciona la clase adinerada.
Luego de una complicación, su jefe Gösta (Peter Dalle) lo toma como su ayudante
personal, exponiéndolo a un negocio relacionado con el tráfico de drogas, al
que Martín no pude resistirse por su situación familiar.

En una primera escena
tenemos una entrevista de archivo a un jovencísimo Björn Borg, en ese momento
promesa del tenis mundial, para ubicarnos no solo en el contexto histórico del
film, sino también para señalar sutilmente la diferencia entre la estrella y el
protagonista de nuestra historia. Con una bella fotografía y hermosas tomas de
paisajes geográficos, sumadas a un atractivo soundtrack, el relato oscila entre
la historia de amor ente Martín y Jenny, y la relación entre Gösta y el
muchacho, quien ve en él una figura parental que reemplazaría la imagen tan
decaída de su propio padre.

La historia se toma
mucho tiempo en construir los vínculos de los personajes y se demora demasiado
en llegar al verdadero escándalo judicial, el cual desata el conflicto central.
Asimismo, el desencadenante se resuelve demasiado rápido, dejando por fuera
algunas situaciones que aportarían mayor tensión al relato. De todos modos es
un film que se disfruta en su mayoría, maneja muy bien la intriga y logra un
gran dueto actoral entre el empleado y el jefe, basándose en las relaciones de
poder y los vínculos psicológicos entre ambos.


COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.