Coberturas Anteriores

06.10.13
4º Festival de Cine Escandinavo

4° Festival de Cine Escandinavo – Crítica – Simon and the Oaks

Simon and the Oaks (Simon och ekarna, Suecia, 2011)

Dirección: Lisa Ohlin. Guión: Marnie Blok. Elenco: Bill Skarsgård,
Helen Sjöholm, Jan Josef Liefers Stefan Gödicke, Jonatan S Wätcher.
Producción: Christer Nilson. Duración: 122 minutos.

Cuenta conmigo.

La Segunda Guerra
Mundial y la persecución de los judíos por parte del nazismo siguen
utilizándose de base para construir nuevas historias. En esta oportunidad el
relato viene desde Suecia y cuenta como este país, a pesar de no haber sido
invadido por el Tercer Reich, vivió la amenaza en las puertas de su casa ya que
los alemanes ocuparon Dinamarca y Noruega y la ideología nazi se estaba
germinando -desde antes- en gran parte de la sociedad sueca.

En medio de este
contexto encontramos a Simon, un pequeño hijo de campesinos aunque con grandes
aspiraciones intelectuales que no se condicen con su vida rural. A pesar de la
resistencia paterna, acude a una escuela de gran exigencia cognitiva y se hace
amigo de Isak, hijo de una acaudalada familia judía y con un alto nivel cultural.
Cuando el hostigamiento a los ciudadanos judíos comienza a tomar forma, la
humilde familia campesina aloja al niño rico Isak, quien construye un vínculo
especial con el padre de Simon (a ambos niños los convoca más el padre del
otro).

Tenemos una verdadera historia
de amistad infantil, en la que la inocencia los protege del mundo siniestro de
los adultos. El problema del film surge cuando de repente hay un salto en el
tiempo, los chicos crecen, la guerra terminó y ya son dos adolescentes. La
extensa elipsis afecta notablemente la historia y lo que atrapaba, tensionaba y
seducía en la primera parte termina desapareciendo.

La amenaza nazi es
cosa del pasado y los jóvenes deben surfear las secuelas del trauma. El
personaje de Isak queda totalmente desdibujado y el relato toma un aspecto más
emotivo en la búsqueda de Simon por encontrar su identidad: algo esconde su
historia que lo acerca a lo cultural y lo aleja de las aspiraciones de su padre.
El giro no está mal pero el núcleo dramático pasa a ser otro y el declive en la
intensidad narrativa se siente. Conflictos filiales, amorosos y psicológicos se
apoderan de Simon, cambiando el rumbo del relato.

El filme cuenta con
impecables fotografía y ambientación de época y soberbias actuaciones, en
especial la de Bill Skarsg
ård en el papel de Simon adolescente, un actor estrella del cine sueco
a quien también veremos en esta edición del Festival Escandinavo protagonizando
Behind Blue Skies. Basada en el best
seller La Historia de Simon, la
película es una tierna historia sobre los vínculos infantiles y los deseos que
nacen en edad temprana, marcando el destino de nuestras vidas. Es un film
emotivo y muy agradable aunque arrastre algunos desniveles narrativos.


COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.