Coberturas Anteriores

15.10.13
51° New York Film Festival

51° New York Film Festival – Día N°9 – Only Lovers Left Alive

Cobertura
exclusiva desde NY por Carla Cuesta

La nueva película de Jim Jarmusch es una
historia de vampiros que cuenta sobre el amor entre dos criaturas que, por su
condición, viven al margen de la sociedad. Son sumamente sofisticados y cultos,
pero a la vez están en estrecho contacto con sus instintos animales. Asimismo,
como llevan siglos en el mundo, tienen un punto de vista único de la historia
humana.

Buena parte de la película de Jarmusch
transcurre en exteriores, y evita totalmente las ya clásicas escenas en
ataúdes, castillos y demás locaciones habituales del género. Situada en dos
ciudades bien diferentes, Detroit y Tánger, Only Lovers Left Alive
transcurre casi en su totalidad durante la noche, y resulta una experiencia
similar a un paseo: subimos al auto para ir a un concierto, volvemos a la casa,
caminamos por la calle, y los acompañamos en todas sus actividades.

Los protagonistas, Adam (Tom Hiddleston) e
Eve (Tilda Swinton), necesitan sangre para sobrevivir, pero deben asegurarse
que ésta sea pura y libre de enfermedades y contaminación. Adam es un músico de
Detroit, una ciudad con una importante tradición en música popular (cuna del
motown, y de músicos como Jack White), pero que ahora está en decadencia. Eve
vive en Tánger, pero viaja a Detroit cuando Adam se deprime. Ambos tienen una
relación entrañable. Son dos seres que se aceptan tal cual son, comparten su
pasión por los libros y la música, y viven al resguardo del resto del mundo.
Pero el frágil equilibrio de su existencia se ve amenazado por la visita de Ava
(Mia Wasikowska), la hermana de Eve, cuya frescura e impulsividad interrumpe la
rutina de los amantes.

Como la pareja protagónica, Hiddleston y
Swinton son extraños a la vez que entrañables, frágiles y profundamente
románticos. Su particular lugar en el mundo los vuelve cómicos sin ser
ridículos. Wasikowska da con la combinación correcta de diversión, frescura y
falta de consideración por las consecuencias de sus actos. De los roles
secundarios, se destaca el siempre excelente John Hurt.

Only Lovers… tiene una cualidad psicodélica y
onírica, en parte por el mundo nocturno que muestra, en parte por el estilo
narrativo pausado, que sin prisa se detiene en ciertos momentos, a contramano
del acelere de la vida moderna. También es un gran homenaje a la cultura, desde
las múltiples referencias a la literatura, a la banda de sonido, que sorprende
por su variedad, y abarca desde rock a música marroquí tradicional y
contemporánea.

Al mostrarnos el mundo desde la perspectiva
de los vampiros, Jarmusch logra una gran metáfora de la fragilidad de la
humanidad, tan fácilmente amenazada por la enfermedad, la contaminación y las
circunstancias políticas de nuestro mundo. A través del uso combinado de
utilería y vestuario de distintos períodos, nos permite apreciar la magnitud y
permanencia de la existencia humana, a la vez que su finitud.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.