Coberturas Anteriores

19.05.12
65º Festival de Cannes

65º Festival de Cannes – Diario Nº2

alt

Cobertura exclusiva desde Cannes por Jose Luis De Lorenzo.

Jueves 17 de mayo.

En el día de ayer se llevó a cabo la apertura de la Competencia Oficial con Moonrise Kingdom y en el día de hoy se dio inicio a Un Certain Regard con el título chino Mystery, dirigido por Lou Ye.

Como sucede cada año en una y otra competencia, si bien hay distintos grupos de programadores y criterios de selección variados, en ciertas ocasiones, antes de ser anunciados los títulos que conformarán esas grillas, ya se empiezan a barajar distintas opciones. A veces, daría la sensación de que esos espacios vacantes van rellenándose con ciertos títulos a los que no se quiere dejar afuera; este año, ese podría ser el caso de la producción nacional Elefante Blanco, al igual que ocurriese antes con Carancho, del mismo director. De antemano, estos títulos tenías grandes probabilidades de ser incluidos en la Competencia Oficial.

La producción egipcia After the Battle es el primer film exhibido en Competencia Oficial, con resultados decepcionantes, seguido de la nueva producción tan esperada de Jacques Audiard (De Rouille et D’Os (Rust and Bone), obra fallida de un prometedor cineasta.

Paradise Love, la primer entrega de la trilogía Paradise del austríaco Ullrich Seidl -quien no estrenaba ningún film desde Import Export- tomó a todos por sorpresa por el contenido erótico de la propuesta, que trata sobre un grupo de turistas mujeres ya maduras que viajan a Kenya a buscar sexo y a ser amadas por hombres negros africanos.

Competencia Oficial:

Baad el Mawkeaa (After the Battle), de Yousry Nasrallah

Este drama egipcio, que lidia con aspectos políticos mezclados con una cuasi telenovela, en mi opinión, no da buenos resultados.

A partir de la marcha de protesta que tuvo lugar en Tahir Square (Cairo) en febrero de 2011, se pretende entremezclar a Mahmoud, un “enviado” a participar de la marcha, con Reem, una periodista que intenta revelar la causa de dicha participación mediante una filmación. Entre ellos se abre una nueva historia que los vincula afectivamente y con fines políticos, todo esto contado a modo de lección, en una especie de racconto de revista Billiken del estado político actual en Egipto. Es así como el film nos ubica sobre el Muro de Nazlet, las marchas de militantes y un político mafioso que parece extraído de la saga de El Padrino.

Si bien el personaje de Mahmoud (Bassem Samra) no desentona dramáticamente y resulta convincente, no ocurre lo mismo con sus dos partenaires femeninas, periodista y esposa, quienes, tanto a nivel actoral como en lo referente al relato que les es impuesto, resultan por momentos increíblemente irrisorias.

Este tipo de films se presentan año tras año en el festival debido al compromiso que sin dudas se tiene con causas políticas actuales de interés regional y mundial. Un ejemplo de una edición anterior es Hors la Loi.

alt

alt

De Rouille et D’Os, de Jacques Audiard

Luego del gran film Un Profeta –no estrenado comercialmente en Argentina, lo que resulta inexplicable-, esperaba que el director Jacques Audiard me sorprendiera, como lo había hecho con su anterior trabajo. De Rouille et D’Os, o Rust and Bone, cae en golpes bajos innecesarios, tras una construcción inicial interesante de personajes interpretados acertadamente por Marion Cotillard (Stephanie) y Matthias Schoenaerts (Alí) -en la que podría considerarse la actuación “puente” de éste ultimo hacia el star system-. Ambos tienen química en pantalla; sus personajes se conocen tras una pelea fuera del boliche donde Alí trabaja de portero de seguridad y, desde ese preciso instante, la atracción prevalece y se mantiene constante. Ella convive con alguien y tiene un accidente tremendo, reminiscente del de Hillary Swank en Million Dollar Baby; como consecuencia, queda lisiada y, a partir de ello, el eje central del film cambia notoriamente.

Los aciertos de Rust and Bone se ven en la fotografía con tonos áridos, la edición y la excelente banda sonora a cargo de Alexandre Desplat. La narrativa que pendula entre la relación de ambos y el pasado de Alí, extrañamente conjugados hacia el final del film, establece un parámetro de film fragmentado que termina alejándose de una propuesta integrada.

alt

Paradies Liebe (Paradise Love), de Ulrich Seidl

Hakuna Matata…

Sorpresiva y políticamente incorrecta al extremo, Paradise Love se detiene en mostrar lo que ocurre con un grupo de señoras austríacas sexagenarias que se van de vacaciones a Kenya, en busca de sexo/ amor.

Rústicamente, las diferencias de color se hacen notorias, como así también las fantasías de conocer anatómicamente a alguien oriundo de Africa; en este caso, se trata de gigolós que esperan hasta el hastío a las mujeres blancas cuando salen de los hoteles paradisíacos en los que se encuentran alojadas para proponerles una salida encubierta o una visita por el lugar.

El turismo sexual queda expuesto cuando una de las llamadas “Sugar Mama” (término empleado para definir a las mujeres europeas blancas que mantienen a los gigolós africanos) inicia sus paseos por playas y calles alejadas del hotel y comienza a relacionarse con los nativos de la región. La interpretación de Margarethe Tiesel, una gordita europea que se va de vacaciones tras vivir un tanto desapercibida en su lugar natal, es fresca y, según describe su director Ulrich Seidl, casi enteramente improvisada. Las escenas gráficas sexuales y de desnudos abundan, en especial con actores africanos no profesionales.

Por momentos, el tenor de acidez, realismo y crueldad usada para mostrar a los africanos de la región puede tornarse un tanto molesto.

alt

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.