03.04.11
Focos y Retrospectivas

Videogramas de una Revolución

Videogramas de una Revolución (Alemania, 1992, 106’), de Harun Farocki y Andrei Ujica

Opera prima de Ujica, donde se muestra otra cara de lo que fue la revolución de 1989 contra el régimen de Nicolae Ceausescu.

El nombre del largometraje no es casualidad. El documental de Farocki y Ujica se concentra, principalmente, en el rol que jugaron los medios, sobre todo la televisión, en esa revolución. El videograma ‘es’ la revolución, lo que se muestra y como se muestra, determina a quien apoya el telespectador, determina quién es el bueno y el malo. El videograma, es ideológico. No digo esto con la intención de dejar en claro que la película apoya a un lado de la revolución más que al otro, porque, si bien lo hace, es irrelevante a lo que hace mover y progresar al documental. La verdadera reflexión, el gancho de la obra, es entender porque mientras se toma el palacio de gobierno, se toma un canal de televisión. Quién tiene el control de los medios, gobierna.

Si bien el planteo es interesante, también vale la pena destacar la mirada sobre cómo se desarrolló esa revolución, el costo humano, lo crudo del enfrentamiento, crudo en el sentido más literal, por su inmediatez y desorden. Crudo porque el espectador también está ahí. Los realizadores nos sitúan en medio del evento, en medio de la toma de la casa de gobierno, en medio de la toma del canal, en medio de las calles de Bucarest. El trabajo con material de archivo, con grabaciones hechas por la gente que era parte de la revolución, lo que grabaron las cámaras de televisión. Lo que le otorga un segundo nivel a la reflexión del videograma como revolución. Ya que no solo pesa por su valor instantáneo, sino como testigo, su valor como documento histórico.
En cierto modo, todos vivimos esta historia. Ya todos sabemos del valor de la imagen, y conocemos bien el rol que juegan los medios en estos sucesos. Nos hemos acostumbrado a vivir a través de la caja boba, lo que pasa al otro lado del mundo. Y es justamente por eso mismo que la obra es interesante. Tal vez no sea un gran documental, seguro no será el mejor del festival. Pero la reflexión vale la pena, la posición de los realizadores frente a un hecho clave en la historia de su país, vale la pena.

luzzani@asalallenaonline.com.ar

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.