13.04.11
Panorama

Run Sister Run!

Run Sister Run!/Sisko tahtoisin jäädä (Finlandia, 2010, 112’), de Marja Pyykkö

Exaltación adolescente.

La tarea de tener una hija no es nada sencillo, más aun cuando esta presenta un cambio significativo en actitudes y comportamiento, desencadenado al conocer a una nueva amiga, móvil por el cual la joven se impone ante sus padres, adquiere un fuerte porte frente a situaciones donde se ve envuelta e involucrada, límites a cruzar, extremos, y hasta delinquir. La amistad desenfrenada sirve de catalizador como para faltar a clases, juguetear con el sexo opuesto hasta un limite marcado donde ambas jóvenes no tienen escapatoria y por su temprana edad, no ven cómo escapar de ciertos acontecimientos.

Sin entrar en el plano moral, un padre que con sus errores, en segundas nupcias intenta poner en la senda correcta a su hija, mantener el equilibrio en una familia particular. Los intentos son en vano.

El drama juvenil planteado inicialmente es escatológico y superficialmente manejado desde un guión exacerbado en distinguibles situaciones inverosímiles. Pasada la primera mitad de metraje encontramos mayor profundidad en el argumento al incorporar la trama concadenada al personaje del padre, cuestión que no es suficiente como para poder llegar a conformar un relato conciso y viable. “Tengo este carácter, aguantátelo, no voy a cambiar”, es la premisa a seguir.

delorenzo@asalallenaonline.com.ar

Finlandia no es solamente los hermanos Kaurismaki… pero debería serlo. Este drama adolescente sobre una atractiva rubia, perfecta en la escuela que vive con su orgulloso padre soltero y es ejemplo para su pequeña hermana, que empieza a rebelarse cuando conoce a una morocha netamente mala influencia es penosa. No solamente por todos los lugares comunes, convenciones, clisés previsibles, pésimas interpretaciones, sino que además parece el peor de los telefilms estadounidenses que se pueden un sábado a la tarde en Hallmark (o Studio Canal, sigue siendo lo mismo). La involución del personaje es demasiado repentino e inverosimil. Además, se intenta crear un sugerente clima lésbico que no apunto hacia ningún lado. Visualmente en poco atractiva, no refleja ninguna crítica, es naif y reiterativa, monótona hasta el hartazgo. Además, parece demasiado notorio que la directora quiso mostrar que pasaría si Miley Cyrus se juntara con Megan Fox. Estúpida y estereotipada. Una película que me demostró que a veces es mejor quedarse sin película, antes que ver cualquier drama inútil. Comparable a nivel temático con La Niña Santa, pero sin el cinismo ni el perfeccionamiento estético / sonoro de Martel… Y eso que La Niña Santa no me gustó, pero a comparación de este bodrio…

weisskirch@asalallenaonline.com.ar 

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.