Coberturas Anteriores

12.12.09
In-Edit Cinzano, segunda edición

Películas

 

 The posters came from the walls (Jeremy Deller, Nicholas Abrahams, Reino Unido, 2007)

por Florencia Gasparini Rey

 

Bien dice Sandoval, el memorable personaje de Francella en El secreto de sus ojos, “el tipo puede cambiar de cara, (…) pero lo único que no puede cambiar es la pasión”. Esta película es precisamente el fiel retrato de una pasión que no sabe de edades, nacionalidades, ni nada de eso.

Fans desde Brasil hasta Irán celebran su devoción por Depeche Mode, la banda que inspira este film pero que no aparece en persona en ningún fotograma.

Es un relato apasionante porque sus protagonistas son más que fanáticos de la música, son gente que prácticamente le agradece a la banda por darle sentido a su vida. Y es conmovedor, porque se trata de personas que desafían hasta las decisiones políticas de sus países, como el fan de Irán que escuchaba cintas piratas compradas en el mercado negro, enfrentando la prohibición de escuchar música extranjera. O el alemán que cruzó por primera vez al otro lado del muro, luego de la caída, para comprar un disco de su banda preferida.

The posters came from the walls es una película que trata con respeto a los fans, no se burla ni hace gracia de su fanatismo, sino que lo ensalza hasta el punto de que uno, como espectador, termina identificándose con los personajes, aunque no seamos fans de DM, y nos dan ganas de disfrutar con ellos.

Un film festivo y muy dinámico en su construcción, si bien no es más que un documental de “talking heads”, la variedad de personajes y lugares que presenta hace que no redunde sino que cada uno de ellos sume una veta diferente y colorida a este crisol de personalidades, que se funden en el amor por un mismo grupo: Depeche Mode.

Sin dudas, una de las grandes perlas del festival. 

 

 

 

Shadowplay, the making of Anton Corbijn (Josh Whiteman, Australia, 2009) por F.G.R. 

 

El mundo de la música tiene esa particularidad de contar con personajes que a veces son más importantes e influyentes en su historia que los músicos mismos. Anton Corbijn es uno de ellos y esta película es el mejor homenaje en vida que se le pueda hacer, al hombre que dirigió algunos de los videoclips más memorables, como “Personal Jesus” (Depeche Mode), o el controversial “Pride (in the name of love)”, de U2.

El motor de esta película es una suerte de backstage de la ópera prima de Corbijn, Control, biopic de Ian Curtis, el fallecido cantante de Joy Division. El propio Corbijn y la gente que más lo conoce cuentan anécdotas que van trazando no solo el camino de la realización del film, sino también su génesis desde los inicios de la carrera de éste, sus primeros contactos con el mundo de la música y la imagen.

El film tranquilamente podría relatarse sin la presencia de Corbijn, ya que la cantidad y variedad de testimonios que presenta alcanzan para pintar un retrato fiel del personaje, pero en ese caso parecería un film hecho post-mortem. Afortunadamente don Anton está vivo (porque no siempre “los buenos mueren jóvenes”, como decía un tema de Queen) y es un personaje muy simpático y bien predispuesto que le agrega su toque personal a su propia biografía, lo cual lo hace mucho más atractivo.

Shadowplay… es una película ideal para aquellos que quieren recordar buenos momentos de la música y también para todos los que no conocen a Anton Corbijn, uno de los grandes genios del arte de nuestro siglo. Cuando termina, dan ganas de salir corriendo a escuchar todos los temas que suenan en la peli, y por supuesto, ver Control, la película que según cuenta su propio director “ya se había vuelto de culto antes de su estreno”.  

 

 

 

 

 

Fiebre Stone (Fernando Portabales, Argentina, 2009) por F.G.R.

 

Nunca sabremos por qué (y esta película tampoco termina de explicarlo) pero el público argentino tiene un romance eterno con los Rolling Stones. Por eso era necesario relatar esta pasión en una película.

Fiebre Stone es un documental con una estructura muy clásica (“talking heads”, material de archivo y una voz off, por momentos un poco redundante) que parece haber sido hecho en realidad para ser exhibido en televisión, justamente por los recursos que utiliza y por ser repetitivo en algunos detalles (como las placas con los nombres de los entrevistados, típico de las emisiones televisivas, que tienen en cuenta que bloque a bloque puede ir sumándose nueva audiencia, por lo tanto hay que mantenerlos informados de todo lo que se contó antes). Pero aún así, el montaje influenciado por la estética del videoclip, le aporta el toque de vértigo necesario para mantenernos activos y atentos a la narración a lo largo de todo su metraje.

Ver este film en cine no deja de ser una experiencia amena, para los seguidores, y más que nada para los que no somos fans. Porque a pesar de algunas debilidades, logra transmitir la adrenalina que se siente esos días en que los Stones visitan nuestro país y todos –aunque no seamos amantes de la banda– tenemos ganas de ponernos la remera con la lengua y empezar a movernos al ritmo de Su Majestades Satánicas, The Rolling Stones, la banda que supo mantenerse vigente por más de cuatro décadas y siempre fiel a su estilo.

Insisto, Argentina ama a los Stones, y los Stones aman a la Argentina, por eso era hora de que alguien hiciera esta película.  

 

 

 

 

 Miranda Directo!

 

Johnny Cash`s América (Morgan Neville & Robert Gordon, EE.UU., 2008), por Victoria Tombolini

En esta segunda edición en Argentina del In Edit Cinzano nuevamente tuvo su lugar uno de los artistas mas representativos de la música country, Johnny Cash.

En Johnny Cash’s América, a lo largo de los casi 90 minutos que dura el documental se transita un camino desde su infancia hasta su fallecimiento en el cual vemos la relación del artista con su país a la vez que conocemos más a fondo su mítica vida partiendo de seis ejes que se plantean claramente: Libertad, Protesta, Justicia, Redención, Fe, y Patriotismo.

 A través de sus propias palabras, las de sus familiares, amigos de la infancia y del testimonio de diversas personalidades entre los que se encuentran Bob Dylan (con quien establecieron una influencia mutua muy fuerte) Ozzy Osborne, Kris Kristofferson Jim Dickinson, Sheryl Crow, Loretta Lyn, Tim Robbins y Snoop Dog nos adentramos en lo que fue su niñez en Arkansas, donde trabajaba junto a su familia en un campo de algodón,  su pasión por la radio desde pequeño, la trágica muerte de su hermano, su estadía en las fuerzas armadas como operador de radio durante la Guerra de Corea, su adicción a las anfetaminas que lo llevaron a tener fuertes depresiones y mas de un encontronazo con la ley, su historia de amor con June Carter que lo rescató de la autodestrucción, su fuerte vínculo con Billy Graham quien lo metió de lleno en la religión y su particular relación con los presos y marginados de la sociedad. De esta forma podemos ver como los diversos hechos de su vida se plasmaron en sus canciones.

“El hombre de negro” atravesó una etapa de ocaso en su vida musical a principios de los ’80, para luego resurgir de la mano de los Highwaymen en el ‘85. Durante los ’90, Johnny Cash pudo acercarse nuevamente a un público joven a través de su disco American Recordings y hacia fines de la década le diagnostican una grave enfermedad la cual no le impidió seguir grabando ya que editó luego dos discos más. Finalmente falleció en el 2003. Según palabras de su hija Rossane Cash, el mismo Johnny le habría confesado que su versión de la canción “Hurt”, la cual se encuentra en su último disco, American IV: The Man Comes Around, del año 2002, era una canción a través de la cual se despedía del mundo.

Un documental imperdible para los fanáticos de Johnny Cash, y más que recomendable también para quienes quieran conocerlo, cuenta con muy buen material de archivo, valiosos testimonios y una correcta aunque breve descripción de sus casi 50 años de carrera.

 

 

Buenos Aires Hardcore Punk (Rodrigo Ivañez y Tomás Makaji, Argentina, 2009), por V. T.

Mientras Argentina se encontraba en pleno gobierno militar, en 1980, una época de censura y represión, surgió desde lo mas “under” de la sociedad el movimiento punk como modo de expresión para todos aquellos que no se conformaban con la realidad que vivían. Buenos Aires Hardcore Punk es un documental que muestra el nacimiento y crecimiento de una ideología y un estilo musical cargado de distorsión y controversia a través de los años 80, 90 hasta nuestros días. Haciendo un análisis profundo, derribando mitos y como fruto de una gran labor periodística en cuanto a recolección de material recorremos la historia pasando por la primera camada de bandas como Los Testículos, Los Violadores, Los Baraja y Los Laxantes a principios de los 80s; Ataque 77, Todos Tus Muertos, Massacre Palestina, Cadáveres de Niños, Restos Fósiles. Y luego una segunda camada de bandas como Cadena Perpetua, 2 Minutos y Flema, quienes se auto hicieron llamar punk cabeza, por ser un punk para las clases bajas.

Por otra parte el documental nos muestra la fuerza del Buenos Aires Hardcore con bandas como EDO, No Demuestra Interés, D.A.J., Minoria Activa, B.O.D., un género que surgió de la fusión entre el punk y el trash metal y que busca transmitir un mensaje en contra de la opresión a través de letras con mayor contenido político.

Todo contado a través de las palabras de quienes fueron los protagonistas en aquel entonces: Piltrafa, Wallas, Gamexane, Cristian Aldana, Moncho, Yassen, Hernan Valente, entre muchos otros. Además el documental cuenta con fragmentos de recitales en vivo que ayudan a comprender, revivir o conocer lo que significó y aun significa este movimiento que ha marcado la cultura local.

 

Beyond Ipanema (Guto Barra, 2009), por Matías Orta

La música brasileña supo imponerse más allá de sus fronteras, pero de una manera inimaginable. Tal es el tema de este documental.

Guto Barra nos muestra cómo, desde los números musicales a cargo de Carmen Miranda hasta el funk de las favelas, pasando por la bossa nova, la música de nuestro país vecino logro el éxito comercial, el reconocimiento y el culto en países como Estados Unidos y Japón, sobre todo en la tierra del Tío Sam. Podemos ver cómo el movimiento denominado Tropicália (movimiento musical y social surgido en los ’60, encabezado por pesos pesados como Caetano Veloso, Gilberto Gil y el grupo Os Mutantes), pasó a ser referente de generaciones de músicos estadounidenses; cómo David Byrne (un fanático absoluto, que hasta edita discos de artistas brasileños) y Beck; cómo “La chica de Ipanema”, de Astrud Gilberto, llegó a ser escuchada hasta en la Luna; cómo grupos más nuevos, como Cansei de Ser Sexy, mantienen vivo el legado, y cómo en ciudades como Harlem predican la samba.

Un impecable trabajo contado con entrevistas a los músicos ya nombrados, más especialistas, coleccionistas, músicos contemporáneos influenciados por ritmos cariocas, siempre compaginado con imágenes de archivo ubicadas en los lugares indicados.

Para salir sambando del cine, y con ganas de seguir empapándose de música brasileña de todas las épocas.

 

Madness: the Liberty of Norton Folgate (Julien Temple, 2009), por M. O.

Allá por 1976, en Londres, unos muchachos formaba una banda a la que bautizaron Madness. Hits como “One step beyond”, “House of fun” y “Our house” , la convirtieron en la banda de ska por excelencia y en una de las agrupaciones musicales más importantes.

Luego de separaciones, idas y venidas, la banda sacó en 2008 su disco The Liberty of Norton Folgate, haciendo referencia a una ciudad inglesa. Para eso se montó un show de acertado carácter circense y estética del XIX, donde no faltaron ninguno de los arquetipos del período Victoriano.

No esperen éxitos de antaño ni nostalgia de ninguna clase: aquí Suggs y compañía entonan temas del disco que le da título también a la película, más “Dust devil”, “Sugar and spice” y otras perlitas que uno goza descubrir. Ah, y cuenta con la participación de Rodda Dakar, otrora vocalista de The Bodysnachers.

Se nota la mano maestra de Julien Temple, especialista consumado en aunar cine y música, ya que al película contiene elementos de ficción que ayudan a hilar las canciones.

Si son fanáticos de Madness, ¿qué están esperando para conseguir esta delicia?

Miranda Directo (Iván Vaccaro, 2009), por M. O.

No caben dudas, Miranda! Es la banda pop más importante surgida de Argentina (y de Latinoamérica) en lo que va del siglo XXI. Sus hits, videoclips, recitales, el merchandising y una cantidad infernal de fanáticos dan prueba de tal afirmación.

Hablando de recitales, Miranda Directo! es el registro del show que la banda dio en 2 de octubre en el teatro Gran Rex, con motivo de la presentación de su cuarto álbum, Miranda es Imposible! En una hora se conjugan éxitos como “El profe”,  “Don” (¡Es la guitarra de Lolo!), “El ritmo de tu corazón” y “Enamorada” y temas nuevos de la talla de “El showcito” y “Mentía”.

Ale, Juliana, Lolo y Monoto demuestran ser cuatro showmans —showoman en el caso de July— como los que ya no quedan (habría que remontarse hasta la época de Los Abuelos de la Nada y Virus, y más acá en Babasónicos). Los juegos de luces y los movimientos de cámara contribuyen a que la película sea vivida como una experiencia festiva junto a tus ídolos.

Un film perfecto para los fanáticos más chicos, y también para los veteranos puristas que sólo disfrutan de los éxitos de los comienzos de la banda. Una banda que amenaza con seguir más décadas en lo más alto del podio del pop de hablahispana.

 

One Fast Move or l m Gone: Kerouac’s Big Sur (Curt Worden, 2008), por M. O.

Junto a William Burroughs y Allen Ginsberg, Jack Kerouac fue uno de los abanderados de la denominada literatura beatnik. ¿A qué nos referimos con esto? A un grupo de escritores surgido en Estados Unidos a fines de los ’40, muy opuesto al Sistema, que contaba historias sobre marginales y personajes de libre pensamiento y orientación sexual, donde no faltaban excesos como el alcohol y las drogas.

Allá por 1960, Kerouac venía de convertirse en una celebridad gracias al éxito de su novela En el Camino. Pero el autor renegaba del éxito, cosa que lo llevó a volcarse cada vez más a las sustancias etílicas. Por eso se mudó a una cabaña perdida en las montañas de Big Sur, y ahí, en medio de una crisis nerviosa y en apenas cuatro días, escribió el libro que lleva el nombre del lugar.

One Fast… está contada a través de amigos y colegas escritores de Kerouac, a la vez que personalidades como Tom Waits, Sam Shepard y Patty Smith leen pasajes de la mencionada obra.

Sin duda, un documental imprescindible para quienes conozcan los trabajos del autor o para quienes quieran adentrarse en tan vibrante pero tortuoso universo.

¿Cuál es la relación entre Kerouac y la música, verdadero tema del festival? Jack K. era un fanático del jazz, y la dinámica de sus textos hace recordar a las más virtuosas improvisaciones jazzeras.

 

 

Kapanga Todoterreno (Farsa Producciones, Argentina, 2009)

Los dejamos con un link a la nota que Florencia Gasparini Rey y José Luis De Lorenzo escribieron al respecto cuando la película se estrenó en el 24º Festival de Cine de Mar del Plata. Basta con pinchar aquí.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.