Coberturas Anteriores

01.12.09
Semana del Cine Europeo 2009

Entrevista: Cristian Mungiú, guionista, productor y co director de Tales of the Golden Age.

En el marco de la Semana del Cine Europeo, dentro del evento Ventana Sur, en el Cinemark Palermo, el director ganador de la Palma de Oro en 2007 por 4 meses 3 semanas 2 días, Cristian Mungiu exhibió en compañía del Productor Ejecutivo del Festival de Cannes, Thierry Fremaux, Tales of the Golden Age, film colectivo (*) que retrata pequeñas historias, “leyendas urbanas”, como define su director, de diferentes personas que se vieron afectadas de alguna forma u otra, por la desastrosa política y el declive económico durante los años ´80 del dictador Ceaucescu. Tras la función, y después de una interesante charla con el público, Mungiú respondió en exclusiva a nuestras preguntas:

ASL: Como se trata de un film colectivo, pero cuyo guión fue escrito completamente por usted, los puntos de vista de cada director son diferentes. ¿Cómo vio la adaptación, la mirada que cada director hizo de cada historia? ¿Fue tal cuál usted imaginó?

CM: No, pero en realidad era eso lo que buscaba. Como son historias muy diferentes una de otras, quería diferentes puntos de vista. Los demás directores también son de mi edad, pero nunca filmaron un largometraje, asi que quise darles la oportunidad de surgir y propagarse. Todos tienen un recuerdo similar sobre el gobierno de Ceaucescu, con humor, para tratar de pasar las penas. Sí, mientras la veía no era como yo lo había imaginado, cambiaría alguna que otra cosa, lo hubiese hecho diferente. Pero, igualmente estoy muy satisfecho. Les di total libertad para que se expresaran como mejor les pareciera con respecto al guión.

ASL: El humor está muy presente en el cine rumano. En Argentina se estrenaron: La Noche del Sr. Lazarescu y Bucarest 12:08. En ambas películas, al igual que en ésta, que hablan sobre historias dentro de los años de Ceaucescu, el humor es fundamental. ¿Por qué?

CM: En realidad, Bucarest se llamó simplemente 12:08, y no es una película considerada rumana, sino que proviene de una región apartada. Pero sí, como eran tiempos muy oscuros y peligrosos, la única forma que teníamos de relajarnos un poco, era a través del humor. Gracias a estos episodios, gracias al sentido del humor, podemos guardar algunos gratos recuerdos de esa época. Durante ese gobierno todos éramos adolescentes, entonces, con el resto de los directores, pactamos en rescatar el humor cotidiano, familiar, los chistes, para que el film no sea tan dramático. Era como una regla fundamental. Porque esas cosas también quedan en la memoria. Durante época de crisis, el humor debe sobrevivir.

ASL: En la película tanto los animales como el agua cumplen una función narrativa importante: los pollos, el cerdo… ¿Se debe a una metáfora acerca del periodo, o cada uno tiene su propio simbolismo?

CM: No, en realidad no me gusta tener símbolos en mis películas. Me gusta contar las historias lo más parecido a la realidad. Lo de los alimentos igual es un buen punto, porque durante esa época era muy difícil conseguir comida, por lo tanto, quería hacer énfasis en el hecho de que la gente hacía lo que fuera por conseguir algo para comer. Y el cerdo era como un lujo, por lo  tanto quería mostrar esa desesperación y paranoia ante la falta de comida. Con el agua contaminada, no me di cuenta. No quería simbolizar nada. Solo mostrar como las fábricas contaminaban el agua, pero no era algo tan importante.

ASL: En el último episodio, se hace una referencia a Bonnie & Clyde, ¿Por qué decidió incluir tal cita?

CM: Porque la historia de estos personajes (NDE: el episodio retrata a una joven pareja que dice provenir del Ministerio de Química, para que la gente le de botellas de vidrio con agua supuestamente contaminada, ellos después venden las botellas) era muy similar a la de la película. Me parecía apropiado hacer un paralelismo entre ambas historias.

ASL: Estas historias llegaron a usted, como admitió en la charla con el público, por conocimiento popular y algunas, porque conocía de antes a los protagonistas verdaderos y ellos se las contaron. (NDR: en la segunda historia, el fotógrafo protagonista es amigo del director). ¿Tenía muchas historias para contar? ¿Fue dificil hacer la selección?

CM: De hecho, en realidad, el film está compuesto por seis historias, y no cinco. (NRE: en Cannes se vio la misma versión que en Argentina). En algunos países, como México, se estrenó dividida en dos partes de tres historias cada una. Y el guión estuvo compuesto por doce diferentes historias que se publicarán aparte, cuando salga la película en DVD en Diciembre (en Europa), donde además estará incluida, la sexta historia que no se vio ni aquí ni en Cannes.

ASL: Lo felicitamos por la película y le agradecemos por la entrevista.

CM: Gracias a ustedes.

(*) El film fue co dirigido por prometedores cineastas: Ioana Uricaru, (quien recibió una beca para seguir estudiando cine en París y crear su primera obra en solitaria); Contantín Popescu; Razvan Marculescu: y Hanno Hofer. En la charla con el público, Mungiu nunca admitió que segmento dirigió. De hecho, cuando el film fue exhibido en Cannes, tampoco lo dijo. Thierry Fermaux intentó adivinar y Mungiu no dijo palabra. Dos diferentes miembros de A Sala Llena, también tienen diferentes hipótesis. Aun, fuera de grabador, Mungiu no quiso admitirlo y nosotros respetamos sus deseos. “La idea es que sea un film colectivo que funcione como una sola película, donde no parezca que hubo diferentes directores. Igual este dato es mínimo. No debería importar tanto”.  De esta manera todos los directores son merecedores de los mismo elogios, y de esta forma tienen mayor oportunidad de hacer cada uno, su primer film en solitario.

Acotación: dentro de una de las respuestas que brindó durante la charla con el público, Mungiu contó que tras ubicar temporalmente sus primeras películas durante el gobierno de Ceaucescu, desea que la próxima suceda en la actualidad. A la vez no tiene deseos de filmar dentro de 20 o 30 años una película recopilando historias sobre personajes que viven la actualidad del gobierno rumano. Relató que ni bien se terminó la dictadura, las primeras películas que se filmaron eran más manifestaciones de ira en contra del gobierno saliente, más que buenos productos cinematográficos. Eso empezó a cambiar en los últimos años, lo que puso a Rumania como uno de los países “revelación” en materia cinematográfica mundial. Otra cosa interesante que agregó fue los edificios venidos abajo que muestran la película, no reflejan la imagen actual de las ciudades rumanas, que desde que se terminó la dictadura de Ceaucescu y comenzó la democracia, han mejorado su economía y lograron modernizarse,

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.