04.04.19
[21] BAFICI _ Festivales

[21] BAFICI | Crítica: Music and Apocalypse, por Carla Leonardi

(Alemania, 2019)

Dirección: Max Linz. Guion: Max Linz, Nicolas Van Passavant. Elenco: Sarah Ralfs, Sophie Rois, Philip Haub. Duración: 80 minutos.

La alianza entre la Ciencia y el Capitalismo:

La voz over da cuenta de la llegada al Instituto Universitario de Berlín de una joven investigadora científica llamada Phoebe Phaidon (Sarah Ralfs), especialista en estudios de simulación del cambio climático. Su estadía en el instituto está narrada con la estructura de capítulos, que avanzan cronológicamente desde el 1 al 8.

Phoebe comparte vivienda con un compañero que realiza una investigación sobre el socialismo cibernético en Chile durante el gobierno de Salvador Allende, antes de su derrocamiento. A la par que realiza sus investigaciones, la joven dicta un curso introductorio a los estudios de simulación y conoce al director del instituto Alfons Abstract-Wege (Bernd Moss), quien diseñó el proyecto del “empujón” (una pulsera con una aplicación que le indica al usuario cómo desarrollar hábitos de alimentación saludables) y está más preocupado por el marketing que por la enseñanza. A poco de lo llegada de los auditores, los estudiantes harán una revuelta tomando la biblioteca, en protesta por una educación que no los prepara para resolver problemas concretos de la realidad humana sino que propone adaptarlos al mundo neoliberal.

El recurso narrativo que emplea el director alemán Max Linz en Music and Apocalypse (2019) es la sátira, como hizo Kubrick para dar cuenta de la política nuclear en Dr. Strangelove, es decir, llevando las situaciones a su máximo disparate. Los personajes utilizan un lenguaje abstracto, vacío y absurdo, vehiculizando la intención de ridiculizar a la comunidad científica. Con el recurso de la sátira, Linz logra dar cuenta de una élite científica más preocupada por conservar la financiación de sus proyectos snobs que por transformar y mejorar la calidad de vida humana. La película es una clara crítica a un mundo científico que se encuentra cada vez más alejado del hombre, no solo porque no brinda respuestas a sus preguntas existenciales sino también porque, al aliarse con el capitalismo, sus productos tecnológicos acentúan cada vez más la inequidad social, producen contaminación ambiental y nos acercan al borde de la catástrofe distópica, contraria a toda esperanza en un mundo mejor.

La juventud, tomando en cuenta los temas musicales que interpretan los jóvenes alumnos, encarna tanto la alienación masiva y zombie a los disparates del líder como la llama viva del sueño de la utopía, que se expresa claramente en la revuelta estudiantil.

El aspecto visual es otro de los aciertos del film, sumergiéndonos mediante la experiencia de la realidad virtual en la simulación de las consecuencias del cambio climático, en sistemas de vigilancia por computadora acompañados de un sonido que evoca a los video-juegos, y también en el aura impactante del tríptico gótico El Juicio Final de Hans Memling (1466, Museo Nacional de Gdansk). Todo se conjuga desde la ambientación para crear el clima de inminencia de la catástrofe apocalíptica.

Music and Apocalypse es una propuesta interesante y novedosa tanto en su crítica a la boda nefasta entre la ciencia y el capitalismo como en el logrado clima visual y sonoro que la acompaña, pero no termina de brillar totalmente porque el humor de la sátira queda en ocasiones opacado por extensos diálogos de tipo intelectual.

 

 

© Carla Leonardi, 2019 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0

© A SALA LLENA.