15.04.15
Festivales _ Les Avant Premieres 2015

Les Avant Premiéres 2015 – Saint Laurent

Si hablamos de Yves Saint Laurent, hablamos de alta costura. Su papel en el mundo de la moda es indiscutible, y hasta quienes no son entendidos conocen la marca. Pero detrás del ícono se encontraba un hombre talentoso, ávido de vivir (de vivir bien, dicho sea de paso), pero también atormentado por demonios personales y terribles adicciones.

El flamante opus de Bonello lo muestra creando sus mejores obras, pero tampoco escatima en revelar su vida privada, incluyendo orgías homosexuales que, incluso hoy en día, pueden escandalizar a algunas almas sensibles. De hecho, se sabe que la película fue filmada sin la autorización de Pierre Bergé, su socio y también amante, lo que le dio más libertad al director para hacer un film visualmente impactante -sobre todo en las secuencias relacionadas con fiestas en discotecas-, que parte de fines de los ’60 hasta el momento de la muerte del protagonista. Aunque la narración es clásica, sobre el final comienza a ir y venir en el tiempo sin demasiado sentido.

Gaspard Ulliel está perfectamente caracterizado como el diseñador, y lo acompaña un elenco notable: Jérémie Renier (interpreta a Bergé), Léa Seydoux, Louis Garrel y Aymeline Valade, entre otros, con participaciones especiales de  Dominique Sanda, Valeria Bruni Tedeschi, Brady Corbet y Helmut Berger como YSL en sus últimas horas.

Más allá del nivel de verdad y de inventado hay en la película, y dejando de lado el desparejo resultado final, Saint Laurent permite adentrarnos en una figura clave de la cultura pop.

calificacion_3

 

 

Por Matías Orta

 

Estamos ante el retrato no oficial que abarca una faceta de la vida del diseñador de modas Yves Saint Laurent. Bonello decide alejarse del intento de realizar una biopic y por el contrario, elige arrancar en el instante en que YSL se consagra en el mundo de la moda, dejando de lado sus comienzos como diseñador.

Saint Laurent es un film desequilibrado. De acuerdo a su estructura, se desdobla entre lo acontecido durante los 70 y los últimos días del artista.

Surgen comparaciones evidentes entre edades y facetas vividas, como si se tratase de dos Saint Laurent completamente distintos: el YSL joven en el apogeo de inspiración versus el entrado en años, obsecuente y apagado, mostrado como una sombra de lo que alguna vez fue.

Uno de los rasgos más recordados del cine de Bonello es la carga erótica que mantenía viva en sus films, especialmente en L’Apollonide. Por el contrario, en Saint Laurent, Bonello opta por retratar al artista de una manera sentimentalista más que sensual. En este caso, apenas utiliza dos desnudos frontales masculinos, gratuitamente.

Saint Laurent funciona para tener una vaga y general idea acerca de los imperios de la moda y algunas cuestiones internas sobre los negocios realizados en consecuencia. Es reiterada la mención a que los diseñadores de moda murieron con YSL, generando así -como si fuera poco- el súmmum de la egolatría.

calificacion_2

 

 

Por José Luis De Lorenzo

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.