27.09.14
Noticias

Festival de Cine Polaco – Crítica – Ganas de Vivir

alt

Ganas de Vivir (Chce sie zyc, Polonia, 2013)

Dirección y Guión: Maciej Pieprzyca. Elenco: Dawid Ogrodnik, Dorota Kolak, Arkadiusz Jakubik, Helena Sujecka, Mikolaj Roznerski, Tymoteusz Marciniak, Katarzyna Zawadzka. Producción: Maciej Pieprzyca. Duración: 112 minutos.

Estrellas que estallan.

En el marco del Segundo Festival de Cine Polaco en Buenos aires, llega el estreno de Ganas de Vivir (Chce sie zyc, 2013), el segundo largometraje del director y guionista polaco Maciej Pieprzyca, una historia conmovedora basada en hechos reales sobre un joven polaco, Mateusz, con graves problemas cognitivos y psicomotrices debido a una parálisis cerebral.

Tras ser diagnosticado con un retraso mental por los médicos durante su niñez y después de ser criado por sus padres y sus hermanos en la casa familiar en la Polonia socialista y vivir la caída del régimen soviético y el ascenso al poder de los líderes políticos del sindicato Solidaridad, Mateusz es internado durante su juventud en una clínica para personas con problemas mentales. A pesar de esta situación conoce el amor, la amistad y el cariño, pero también la incomprensión y la frustración de no poder expresar sus deseos y sus sentimientos.

Ganas de Vivir es la historia de este joven y su afán por comunicarse con el mundo y demostrarle que él puede pensar, sentir y reflexionar como cualquier otro ser humano, pero sin la capacidad de exteriorizar su mundo interior de la misma forma que el resto. Debido a los nuevos descubrimientos pedagógicos y psicocognitivos de los estudios multidisciplinarios en psicología, psiquiatría, lingüística, neurología y pedagogía, Mateusz logra comenzar un tratamiento que lo llevará a comenzar un nuevo camino.

La extraordinaria música clásica de la película sumada a las excelentes actuaciones, entre las que se destacan las de Dawid Ogrodnik como Mateusz y Katarzyna Zawadzka como Magda, son la base de la construcción de una metáfora que va más allá de la historia particular para proponer una mirada profunda, analítica y crítica, pero también esperanzadora, sobre la psiquiatría y la sensibilidad humana como forma de comprensión humana.

Ganas de Vivir nos conduce hacia donde no queremos mirar, aunque con una visión afectuosa y sin golpes bajos, para comprender que todos los seres humanos se comunican. Tan solo hay que encontrar el canal adecuado para ello. Aunque el film no logra llegar a la conmoción artística y estética de la extraordinaria Mi Pie Izquierdo (My Left Foot: The Story of Christy Brown, 1989) de Jim Sheridan, la película polaca carece de puntos débiles, apuntando todo el tiempo hacia el reto de la necesidad de comunicarse de Mateusz y generando de esta forma exitosamente empatía hacia los sufrimientos y las alegrías del protagonista a través de su visión del mundo.

alt

Por Martín Chiavarino

{jcomments on}

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.