01.06.15
Festivales _ Semana del Cine Italiano 2015

Semana del Cine Italiano 2015 – Lo Dejo cuando Quiera

Lo Dejo cuando Quiera (Smetto quando voglio, Italia, 2014)

La serie norteamericana Breaking Bad (2008-2013), creada por Vince Gilliam, abrió un sinnúmero de posibilidades narrativas a través de una historia que se repite en todo el mundo. Los estados nacionales le quitan fondos a los proyectos de investigación, dejándole esta tarea a las empresas privadas al mismo tiempo que ofrecen subsidios a la producción para que las empresas se radiquen en sus países o ciudades, promoviendo los intereses privados y corporativos en lugar del interés público.

En el caso de la película italiana Lo Dejo cuando Quiera (Smetto quando voglio, 2014), basada en una historia de Sydney Sibilia y Valerio Attanasio, un investigador de la Universidad de Roma lucha incansablemente en el magma burocrático con el fin de conseguir financiamiento para su proyecto de investigación. El fracaso de su tentativa lo deja sin un sueldo, al igual que a sus amigos, que han sido previamente cesanteados y realizan diversas tareas en estaciones de servicio, restaurantes, etc., dejando de lado su rol académico debido a la falta de presupuesto para sus disciplinas. Cuando Pietro Zinni (Edoardo Leo) descubre que puede fabricar una droga no declarada ilegal por el Ministerio de Salud y venderla en los boliches junto a sus compañeros académicos desempleados o precarizados y emprender una organización delictiva que desde el comienzo da sus frutos. La plata fácil genera rápidamente un estilo de vida suntuoso y hedonista, pero sus rivales en el negocio no se toman el éxito de la banda de Pietro a la ligera cuando comienzan a vender sus anfetaminas en fiestas de la alta sociedad romana.

Las buenas actuaciones y la explotación de una idea social con mucha fuerza como la de un grupo de expertos académicos, químicos, antropólogos, arqueólogos y filólogos forzados a dejar su lugar en la Universidad para buscar la ruta del dinero en la producción y venta ilegal en boliches constituyen un buen punto de partida para un film bien aprovechado, que juega cuando la situación lo permite con las diferencias entre un cine europeo de carne y hueso y una cinematografía norteamericana de plástico inodora e incolora.

La obra dirigida por Sibilia denuncia exitosamente, con un muy buen guión, la precarización de la labor docente, la falta de legitimidad de la enseñanza entre los estudiantes, los valores juveniles que ponen una droga, un trago, un auto o la entrada de un boliche por encima del sueldo de un profesor y, principalmente, el cambio de paradigma social que posiciona a la comunidad académica en un plano de inservible si no puede vender su producto en el mercado privado.

La combinación de crítica social y humor hacen del opus una propuesta cándida e inteligente a la vez que indaga con lucidez en los nuevos valores sociales, los efectos de las crisis económicas, políticas y sociales, la cultura de la inmediatez y las políticas de desfinanciamiento de la educación para impedirle a los ciudadanos conocer los limites, los derechos y las posibilidades de la libertad de decisión.

calificacion_4

 

 

Martín Chiavarino

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.