29.05.18
Discos _ Música

CHVRCHES – Love is dead (2018)

La fórmula resultó a la perfección en The Bones of What You Believe (2013), su primer disco. “The Mother We Share” se convirtió en un himno y tuvieron otros hits (“Recover”, “Gun”, “Lies”) que los llevaron al reconocimiento y a la banda de sonido de The Hunger Games al año siguiente. Después llegó Every Open Eye (2015) y otro puñado de éxitos: “Leave a Trace”, “Bury It”, “Clearest Blue”. ¿Cuál es la fórmula de CHVRCHES? Recorrer los senderos del eletropop actual teniendo en mente el synthpop de los ochentas (Depeche Mode y Pet Shop Boys sobre todo). Contar con una producción que combina a la perfección las guitarras pop con los sonidos electrónicos. Tener a Lauren Mayberry, una voz que parece hecha a medida para el género. Haber hecho un arsenal de canciones upbeat, pegadizas, pero con giros dramáticos que los distinguen del resto del pop bailable.

Ahora CHVRCHES vuelve con Love Is Dead, su tercer disco. El trío escocés integrado por Martin Doherty e Iain Cook, además de la mencionada Lauren Mayberry, parece apelar a lo que funcionó tan bien en el pasado. El riesgo es el conocido: volver a hacer una y otra vez el mismo disco, pero la banda intenta sortear este obstáculo con canciones inspiradas y un invitado de lujo.

Es cierto, empieza a sonar “Graffiti” y la sensación de haberlo escuchado antes se hace demasiado presente: sus propias voces sampleadas y procesadas a modo de intro, la batería que entra con fuerza, la melodía pegadiza, el estribillo épico, el pequeño “descanso” de la canción antes de volver al estribillo épico. CHVRCHES se parece demasiado a CHVRCHES y esta impresión se repite en varios momentos a lo largo del disco.

Pero esto no es necesariamente negativo, la fórmula del grupo no parece haberse agotado, sus canciones todavía emocionan y nos dejan varios buenos momentos. Los crescendos de “Graves” y “Heaven/Hell” que terminan en explosiones dance, “Never Say Die” es otro de los temas que crecen de a poco, que atrapan a primera oída, que atrae con las repeticiones juguetonas de “never-never-never-ever-never-ever-ever” y que tiene uno de los mejores trabajos de sintetizadores de la carrera del grupo. Se ponen en modo balada desgarradora para “Really Gone”, a la que le sigue un extraño e hipnótico solo de piano de un minuto.

Aunque la gran estrella de Love Is Dead es “My Enemy”, la colaboración con Matt Berninger. El tema tiene la asombrosa capacidad de parecer una canción de The National mientras canta Matt a transformarse en una canción de CHVRCHES cuando Lauren agarra el micrófono. En la canción se lanzan con todo tipo de palabras hirientes en lo que parece ser una relación que no va a ningún lado.

CHVRCHES hizo el disco que se esperaba de ellos y de momento no hay nada malo con eso.

© Patricio Durán, 2018 | @moss_elixir

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.