20.04.18
Discos _ Música

Revamp / Restoration, discos tributo a Elton John

Hace poco Elton John anunció una nueva gira, también comunicó que será la última, que se retira de los escenarios. Pero tranquilos, el tour programado va a durar hasta el 2021 y va a incluir Sudamérica, hay Elton por un par de años más y seguramente lo tengamos una vez más en nuestro país.

Junto con esta noticia aparecieron, no uno, sino dos discos tributo al Sir inglés. Revamp y Restoration: The Songs of Elton John & Bernie Taupin se llaman los trabajos que homenajean a una de las duplas de compositores más importantes del rock y el pop. No es para menos, Elton aportando su música y Bernie sus letras cuentan con un cancionero interminable de temas que casi cualquiera conoce. Y lo vienen haciendo desde fines de los sesenta hasta no hace mucho.

Cada uno de los discos tiene su propio estilo, Revamp es moderno, con figuras del pop, el rock y el hip hop actual y con una elección de temas bastante obvia: hits –sobre todo baladas– archiconodidos. Restoration, en cambio, se vuelca al country, con alguna que otra joya medio perdida de la discografía de Elton, con varias de esas canciones con temática western de los comienzos de su carrera y hasta un par de temas de este siglo.

Revamp

En Revamp aparecen nombres como Coldplay, Pink, Miley Cyrus, The Killers, Ed Sheeran o Lady Gaga. Coldplay hace “We All Fall in Love Sometimes”, una canción desoladora de Captain Fantastic and the Brown Dirt Cowboy (1975) que Chris Martin y compañía sacan adelante decorosamente. The Killers y Queen of the Stone Age también salen airosos con sus versiones de “Mona Lisas and Mad Hatters” y “Goodbye Yellow Brick Road”, respectivamente. Miley Cyrus hace una versión clásica de “Don’t Let the Sun Go Down on Me” a pesar de algunas intervenciones interesantes de teclados y guitarras, pero mantiene la pompa y la circunstancia de uno de los temas más conocidos de Elton y Bernie, que fue hit cuando apareció en 1974 y volvió a serlo cuando salió la versión en vivo de George Michael casi veinte años después. “Tiny Dancer” es una de las canciones más icónicas de Elton John (resignificada, claro, desde aquella escena memorable del micro en Almost Famous), no es tan famosa como “Your Song” o “Candle in the Wind”, así que no sufrió overplay. Florence + The Machine hacen su cover y es lo mejor del disco, Welch le pone rock con su voz potente y gastada pero es respetuosa del original, mantiene esa esencia y ese clima oportuno para que Penny nos diga que estamos en casa.

Pero entre estos temas recién mencionados y algún que otro pasaje, las buenas noticias se acaban y el resto de las canciones se pierden entre experimentos fallidos (el pseudo reggae de Q-Tip junto a Demi Lovato en “Don’t Go Breaking My Heart”, la versión apagada de “Someone Saved My Life Tonight” que hace Mumford & Sons), obviedades (la versión calcada a la original que Alessia Cara hace de “I Guess That´s Why They Call It the Blues”) y hasta momentos irritantes (Ed Sheeran y “Candle in the Wind”, Sam Smith y su llanto insoportable en “Daniel”). Mejor ni recordar que hubo otro homenaje a Elton y Bernie, Two Rooms, que salió en 1991 y tenía nombres como Sting, Eric Clapton, Phil Collins, The Who, The Beach Boys, Kate Bush, George Michael y Sinead O’Connor.

Restoration

Aquí la cosa cambia. Como dijimos antes, es un álbum un poco más jugado en la elección de canciones, con una clara temática country y con un montón de músicos que homenajean a Elton de la mejor manera: divirtiéndose. Parece que tocan por el placer de tocar y eso se nota en las canciones. Miley Cyrus es la única que aparece en ambos tributos, aquí hace una versión potente de “The Bitch Is Back”, con vientos, violines y hasta un solo de banjo. Don Henley, ex Eagles, elige “Sacrifice”, la balada con la que Elton entró a los 90. Emmylou Harris junto a Rosanne Cash (Sí, la hija de Johnny), homenajean también la vigencia de Elton y hacen una solemne versión de “This Train Don’t Stop There Anymore”, una composición “actual” de Elton John (Songs From the West Coast, 2001). “Rocket Man” está a cargo de Little Big Town, una cuarteto vocal de Nashville (bueno, la gran mayoría de los que tocan en este disco son de Nashville) y, como era de esperar, es un festival de voces, con armonías que recuerdan tanto al góspel como a Los Beach Boys.

Pero la veta más interesante de este disco es la combinación del sonido country con la temática western de las canciones de Elton John y Bernie Taupin. La joven y talentosa Kacey Musgraves, una estrella del country actual, hace “Roy Rogers” con delicadeza, con su voz dulce y con slides de fondo trae a la vida una vez más al vaquero de las historietas al que le canta Elton en 1973 en su disco doble Goodbye Yellow Brick Road. El mismo espíritu mantiene Miranda Lambert con “My Father’s Gun” mientras nos canta que tomará su caballo y cabalgará hacia las planicies del norte.

Para cerrar aparece Willie Nelson, una de las figuras del country más importantes, al menos de las que están vivas, y calma los ánimos con “Border Song”, una de las tantas canciones-himno de Elton, que Nelson interpreta de manera minimalista, para que sobresalga su voz rugosa, para que brille la canción.

Se pueden llegar a varias conjeturas. Claramente hay un disco más entretenido, más interesante y más “legítimo” (si aceptamos livianamente la dudosa definición de legitimidad en el mundo del rock), pero en ambos discos hay juventud que transmite el trabajo de Elton a nuevas generaciones. Es el camino que encuentran las buenas canciones para sobrevivir.

© Patricio Durán, 2018 | @moss_elixir

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.