28.02.18
Discos _ Música

MGMT – Little Dark Age (2018)

Apenas van dos meses del año y MGMT ya entregó uno de los candidatos a mejor álbum del 2018. Little Dark Age es la nueva obra de la banda fundada por Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser y continúa con ese sonido a mitad de camino entre la psicodelia y la electrónica. Pero también es una vuelta al pop de sus primeros dos trabajos, después de aquel disco homónimo del 2013 que sonaba mucho más ruidoso y extraño.

La primera mitad de Little Dark Age es la más interesante, con canciones pegadizas, cambios de humor y ciertas críticas a la modernidad. Arrancan con “She works out too much”, un tema divertido y con una letra desopilante que habla sobre una relación de Tinder que no funciona porque él no ejercita tanto como ella: “the only reason we never worked out was he didn’t work out”, canta ella con ese juego de palabras que solo funciona en inglés, “harto de likearte selfies”, retruca él. Siguen “Little dark age” y “When you die”, un poco más oscuras pero con melodías igualmente adictivas. La segunda –escrita junto a Ariel Pink, que además participa en la canción aportando voces y guitarras– cuenta la historia de un mago de segunda que muere. La forma en que se entrelaza la música con la letra es conmovedora, hay una furia contenida en el comienzo del tema: “No soy tan bueno, soy odioso y malvado, no me llames bueno otra vez” que se desata en la segunda estrofa con un contundente “Go fuck yourself” para agregar después un amable aunque inquietante “Todos vamos a estar riendo con vos cuando mueras”. “Me and Michael” (originalmente era “Me and my girl” pero, por supuesto, fueron por una historia más ambigua) es la más ochentosa de todas, con un bajo al frente y una melodía inspiradora. “Tslamp” se acerca al sonido de los Pet Shop Boys, hasta la voz se asemeja a la forma nasal de cantar de Neil Tennant. El nombre del tema son las iniciales de “Time spent looking at my phone”, o “el tiempo que perdí mirando mi teléfono” y habla, claro, del uso en exceso de la tecnología.

La segunda mitad del disco se vuelve quizás menos interesante, pero mantiene las buenas canciones y agrega algo de variedad. Hay un instrumental, “Days that got away”, en el que los sintetizadores se entremezclan con melodías envolventes. También está la balada “When you’re small”, con cierta languidez que nos recuerda a Grandaddy y el cierre con “Hand it over”, una canción que según ellos se trata de Donald Trump convirtiéndose en presidente (“los derechos de los que abusaron bien podrían arruinarnos”, cantan) y le da al disco un cierre calmo y de ensueño.

Con sus prolijas melodías pop, el toque psicodélico, temáticas interesantes y los ochentas que no dejan de sobrevolar la obra, MGMT hizo uno de los discos más atractivos en lo que va del año.

© Patricio Durán, 2018 | @moss_elixir

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.