10.10.18
Discos _ Música

Phil Collins – Plays well with others (2018)

Si fuera una de esas listas de Spotify que están de moda en este momento, nadie sabría encontrar el hilo conductor, el concepto que une a todas estas canciones si no le dijeran que Phil Collins cantó, tocó la batería, produjo, arregló y/o compuso todo lo que suena aquí.

Plays Well With Others es el título de este box set, cuatro discos de colaboracions de Phil Collins con otros artistas. “Puedo decir que tuve una vida afortunada, me pagaron bien por hacer algo que hubiese hecho gratis”, dice Phil en relación a lo que significa tocar con algunos de sus héroes: Paul McCartney, George Harrison, George Martin, Eric Clapton, David Crosby, Robert Plant, Quincy Jones, John Martyn.

El compilado, ordenado cronológicamente, recorre la carrera de Phil y muestra un extenso espectro de géneros. Comienza en 1969, antes de que se uniera a Genesis, con el tema “Guide Me Orion”, de Ark 2, el único disco de Flaming Youth. Collins era el baterista de esta banda que interpretaba temas compuestos por Ken Howard y Alan Blaikley (autores de algunos hits de fines de los 60 como “The Legend of Xanadu”). La canción suena a la época a la que pertenece, la juventud de los músicos la hace inocente y pretenciosa, pero es el debut discográfico de quien sería eventualmente una estrella, ahí reside su valor.

Al tratarse de los 70 y del baterista de Genesis, no falta el rock progresivo: Peter Banks (primer guitarrista de Yes), Rod Argent (tecladista de The Zombies) y Robert Fripp (cerebro de King Crimson) disfrutaron de los servicios de Phil. También aparecen tres canciones de Brian Eno, que conoció a Collins en 1974 durante la grabación de The Lamb Lies Down on Broadway. Hay dos canciones de Brand X, “Nuclear Burn” y “And So to F”, la banda de jazz-rock en la que Phil tocaba la batería de manera paralela a Genesis.

En el tramo final del primer disco nos encontramos con “Intruder” de Peter Gabriel, de su álbum de 1980 (que se llama Peter Gabriel aunque es conocido como III o Melt). Cinco años después de que Gabriel dejara Genesis, volvieron a tocar juntos. Incluso Phil fue su baterista durante el tramo de la gira por Norteamérica para la que Peter no podía costear una banda. Para este disco Gabriel decidió no usar percusión metálica, así que nada de hi-hat o platillos para Phil. No aparecen, extrañamente, otros dos miembros de Genesis en este compilado. Phil tocó la batería y cantó en el debut de Steve Hackett (Voyage of the Acolyte, 1975) y aportó su voz para el disco de Anthony Phillips de 1977 The Geese and the Ghost. Aunque técnicamente no fueron compañeros –Ant dejó la banda meses antes de la llegada de Phil–, se conocían y hasta habían intentado lanzar un single (“Silver Song”, dedicada a otro baterista de Genesis) en 1971.

La canción que sigue es “I Know There’s Something Going On” de Frida, la ex ABBA se lanzó de lleno al synthpop con la producción y la batería de Phil y con canciones de Stephen Bishop, Giorgio Moroder, Bryan Ferry, un joven Per Gessle pre Roxette y del propio Phil Collins. Este primer disco lo cierra “Lead Me To the Water”, de Gary Brooker, el ex Procol Harum que estaba haciendo su segundo disco solista y gracias a un amigo en común (nada menos que Eric Clapton), contó con los servicios de Phil en la batería.

Casi todo lo que aparece en este segundo disco está teñido de la década del ochenta: el hard rock de Robert Plant, el jazz de Al Di Meola, la new wave de Adam Ant, el blues rock de Eric Clapton, el soul de Philip Bailey y hasta el bodrio de Band Aid “Do They Know It’s Christmas?” (la versión británica de “We Are the World”).

Llega Paul McCartney con “Angry” de su disco de 1986 Press to Play, Stephen Bishop (otro buen amigo de Phil) con quien toca la batería y también hace coros en la enérgica e inspiradora “Walking on Air”. Pero el tema que le cabe a la perfección a Phil para su estilo de percusión es “Woman in Chains” de Tears for Fears, una de las mejores canciones de la banda que cantan a dúo Roland Orzabal y Oleta Adams. Casi un himno feminista que comienza con el clima siniestro de temas como “In the Air Tonight” o “Mama” y termina con la batería haciendo una entrada explosiva.

Para cerrar este segundo disco Phil pone su aporte a Two Rooms, el homenaje a Elton John y Bernie Taupin de 1991. “Burn Down the Mission” también puede considerarse un tema bien Collins (por algo lo eligió, claro). Comienza como una balada al piano y termina en un festival de bronces y batería bien al frente que parece escrito por él. El tercer disco abre con “No Son of Mine”, el primer corte de difusión de We Can´t Dance (1991), que fue el último álbum de Genesis de estudio en el que Phil participó.

Con esto entramos a los 90 en los que Phil comienza a mezclar una mirada al pasado con un pop que ya estaba quedando rancio, hay varias canciones de John Martyn (gran amigo de Phil, fallecido en 2009) que se convierte en el nombre que más se repite a lo largo de este compilado. Uno de los tantos retornos de David Crosby después de sus constantes luchas contra las adicciones fue “Hero”, y Phil estuvo ahí. Aparece “I’ve Been Trying” un cover de Curtis Mayfield que fue lado B de Both Sides, el disco de Phil de 1993, que confirma el eterno coqueteo de Collins con el soul de los 60. Lo más extraño que aparece en este disco es “Looking for an Angel”, una balada melosa que Phil escribió especialmente para la cantante italiana Laura Pausini.

La estrella del álbum es el cover de The Beatles “Golden Slumbers / Carry that Weight / The End” que Phil aportó para In My Life, el álbum de George Martyn (el quinto beatle más quinto beatle de todos) de 1998 para el que varios músicos y actores (Robin Williams, Sean Connery, Jim Carrey, Celine Dion, Jeff Beck, Goldie Hawn, John Williams) aportaron su talento. Phil se luce en estas tres canciones inseparables que son el tramo final de Abbey Road y que hasta incluye un solo de batería al que Collins le aporta su estilo tribal.

El último disco son canciones en vivo. Arranca con una versión al piano de “In the Air Tonight” que Phil solía hacer a comienzos de los 80, el tema pierde la entrada de batería más famosa del rock, pero mantiene la tensión original. Sigue una poderosa versión de 1987 de “While My Guitar Gently Weeps” que George Harrison hizo para uno de los conciertos de The Prince’s Trust, la entidad benéfica de la realeza británica que suele hacer estos shows llenos de estrellas en los que Phil se sentaba durante horas en la batería. Un año más tarde, para el mismo evento, aparece tocando con Bee Gees el pegadizo hit de 1987 “You Win Again”.

Hay una buena cuota de jazz en este disco en vivo, interpreta “There’ll Be Some Changes Made” junto a Tony Bennet, “Stormy Weather” con Quincy Jones, “Birdland” acompañando a la Buddy Rich Big Band y hasta su propia big band haciendo “Chips & Salsa” y una versión de 21 minutos de “Pick Up the Pieces”.

Para el final llegan los hits, no los propios, claro. Todos tomados del concierto Party at the Palace que se realizó en el 2002 en el palacio de Buckingham para celebrar los 50 años de Isabel como Reina. Phil estuvo en la batería durante todo el show y eligió para este compilado “Layla” de Eric Clapton, “Why” de Annie Lennox, “Everyting I Do (I Do It for You) de Bryan Adams y “With a Little Help from My Friends”, originalmente de Los Beatles, pero apropiada por Joe Cocker. Las canciones son tan disímiles entre sí como todo en este álbum, pero que tienen en común la mano de quien convertía en éxito casi todo lo que tocaba. Phil Collins fue el hombre que estuvo en todos lados, que tocó con todos, que le puso ritmo a casi 50 años de rock, este disco lo refleja y lo celebra.

© Patricio Durán, 2018 | @moss_elixir

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook3Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.