06.09.18
Internacionales _ Series

Crítica: All or Nothing: Manchester City, por Aldo Montaño

All or Nothing es una serie de documentales producida por Prime, la plataforma de streaming creada por Amazon, que elige a un equipo profesional para filmarlo durante toda una temporada. El resultado es un retrato de ocho episodios que se mete tanto en la intimidad táctica como en la humana de cada plantel. Iniciada en 2016, esta serie se había dedicado a equipos de la NFL (la liga de futbol americano de Estados Unidos) y a los All Blacks. All or Nothing: Manchester City es su primera incursión en el mundo del fútbol, justo a tiempo para documentar la coronación del equipo dirigido por Pep Guardiola en la liga inglesa.

El Manchester City siempre estuvo lejos de ser una potencia. Pasó buena parte de su historia a la sombra de los éxitos de su rival de la ciudad, el Manchester United, y muchos lo conocían por tener como hinchas a los hermanos Gallagher más que por sus logros deportivos. En 2008 eso cambió cuando el jeque Mansour bin Zayed compró el club. A partir de entonces, gracias a una inversión millonaria que promovió mejoras en el club y la contratación de grandes estrellas, el City se posicionó como uno de los equipos más fuertes de Inglaterra.

All or Nothing: Manchester City es una mezcla de documental (por momentos de observación), reality y también, a la luz de los resultados que le tocó presenciar, pertenece a ese  género llamado “la película del campeón”. Durante los noventas, cada vez que un equipo argentino lograba un título, El Gráfico ponía a la venta un VHS que recopilaba los goles y los mejores momentos de esa campaña. Con el tiempo, y los cambios de formato, ese compilado se convirtió en especiales de televisión. Las películas oficiales que FIFA lanza sobre cada mundial, como nuestra querida Héroes, son también a su manera películas del campeón: un  souvenir de imágenes que pasan a integrar el catálogo clásico del acervo futbolero. All or Nothing, entonces, es una versión actualizada de la película del campeón engordada con el trasfondo humano, táctico y empresarial del club.

Los testimonios sobre una sucesión de lesiones ocurrida al comienzo del campeonato, donde la cámara acompaña a los jugadores en su internación y rehabilitación, y las palabras de algunos protagonistas acerca de sus situaciones personales, son organizados por All or Nothing como pequeñas historias dentro de su gran relato. Son momentos íntimos de grandes estrellas. Es el caso de Kun Agüero cuando cuenta su experiencia como un padre separado que tiene a su hijo en otro continente, y del delantero español David Silva, que al término de cada partido corre a buscar su teléfono para estar pendiente de la salud de su bebé prematuro. El factor humano, lo que hay detrás de la preparación diaria, tiene un lugar predominante en All or Nothing.

El City es un equipo con grandes figuras, como Kun Agüero, Kompany y De Bruyne, pero su principal estrella, en la liga y en la serie, es Pep Guardiola. De hecho, en su primer episodio la serie se presenta con una charla donde el técnico catalán articula órdenes como si le tomaran por asalto el cuerpo en forma de una danza tribal (pueden buscar los videos que comparan esta escena con el baile turro). En sus charlas técnicas, mediante un inglés rústico, Guardiola pone en escena su capacidad de liderazgo a través de su carisma y de su manera, honesta y asertiva, de imponer sus ideas. A veces paternal, a veces como un jefe: siempre como líder. De pie, ante un grupo que estrellas que lo escuchan sentados en ronda dentro del vestuario como admirando al sabio de la tribu; Guardiola siempre está en el centro y todo gira alrededor de su figura. Su motivación y sus indicaciones son el motor del equipo y de esta serie documental. “Cuando algo ocurre en el campo de juego ya lo tienes entrenado”, dice en un momento David Silva. No hay lugar para la improvisación, el fútbol dejó de ser dinámica de lo impensado. Cuando en un momento, solo en uno dentro de los ocho episodios, las cosas se ponen complicadas, las puertas del vestuario se cierran y la cámara se queda con la imagen de esa puerta, esa barrera que por una vez no le permite ingresar, para dejar las órdenes y los retos del técnico en off. Nos invita a espiar con ella.

En los últimos años el documental por fin pudo romper con aquella supuesta incompatibilidad entre el fútbol y el cine. Es el caso de películas como Trainer!, Next Goals Wins y Los pibes (esta última del director argentino Jorge Colás). Por eso no es casual que la mejor película sobre fútbol de la historia, Zidane un retrato del siglo XXI, sea también un documental. Mediante el registro de un proceso deportivo estas películas logran armar su propio arco dramático, su propio camino del héroe. Siguiendo esta línea, All or Nothing tiene la duración y responde al formato del serial pero está pensada con dinámica cinematográfica. Fue hecha para ver a lo grande. 

Debajo del aspecto deportivo y humano, subyace el corporativo. Todos en el club son trabajadores con sueldos premium que compiten en el máximo nivel por la gloria personal y también para maximizar intereses de alguien que está por encima de ellos. En su preparación puede percibirse la lógica de la motivación empresarial para el logro de objetivos. La figura ominipresente del jeque Mansour bin Zayed  así lo demuestra. Durante todo la serie puede verse entre el plantel a un hombre alto de pelo corto, marcando de cerca a Guardiola y consultando permanentemente sus necesidades para estar al tanto de todo. No se entiende bien su función: no pertenece al cuerpo técnico ni mucho menos es jugador, pero está siempre. Cuando el plantel viaja a Abu Dhabi para visitar al jeque por fin entendemos el lugar de aquel buen hombre. El señor misterioso aparece con un turbante y túnica entre Guardiola y el jeque (“Quiero ver más trofeos” pide sonriente el sheik). Más que un intermediario, el tipo es ni más ni menos que un supervisor full time: los ojos del dueño presentes en cada entrenamiento, en cada partido, en cada charla técnica.

© Aldo Montaño, 2018

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook12Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.