17.07.18
Críticas _ Teatro

Crítica: Carlos en el centro, por Alelí Jaít

En el centro de la escena está Carlos, personaje que encarna Alan Sabbagh, quien desplazado de su propia vida parece ser, por primera vez,  el eje de la misma. “Ser centro” conlleva un problema de ego y, justamente, aquí se trata de reponer la autoestima de Carlos para corregir el rumbo de su vida.

Al igual que sucedía en la novela de Charles Dickens, Un cuento de Navidad, Carlos es visitado por dos hombres que en realidad serían fantasmas. Santiago Gobernori y Nico García revelan aspectos pasados de la vida de Carlos que lo colocan en un presente mediocre. A partir de un acompañamiento mudo y omnipresente, conocen los pormenores de las relaciones familiares que convirtieron a Carlos en el hombre que es hoy.

El desafío es que acepte y enfrente a su familia, pero el tono elegido es el de la comedia. Todas las situaciones son graciosas y el trabajo del trío desopilante pero desde la mesura, el guiño y el malentendido. Y es quizás la sencillez de la obra la que produce su encanto.

La puesta en esa es austera, casi nula, se utilizan los recursos que están a la mano puesto que el peso está depositado en las formidables actuaciones y en la levedad, en un buen sentido, que presenta la pieza a nivel dramaturgia.

En el escenario hay un viejo sillón, una mesa y una silla con rueditas que también podrían no estar porque el espacio no imita al depósito de una empresa, al cual representa por pacto y convención. Tampoco la iluminación es sofisticada pero suma al igual que el vestuario.

La química, la complicidad y el timming entre García, Gobernori y Sabbagh son las estrellas de la obra escrita por Julián Lucero y Mariano Rosales. Un cuento de invierno que nos abre las puertas a cierta inocencia y humor naif que a veces parece perdido por las salas de los teatros comerciales. Acá es donde Defensores de Bravard también hace su apuesta y muestra su impronta al hacernos sentir como en casa.

Teatro: Defensores de Bravard – Gurruchaga 1113.

Funciones: Viernes 21 hs.

Entrada: $250.-

 

© Alelí Jait, 2018 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dramaturgia: Mariano Rosales y Julián Lucero. Dirección: Malena Medici y Julián Lucero. Elenco: Nico García, Santiago Gobernori, Alan Sabbagh. Música: Pablo Berenstein. Diseño de luces: Adrián Ruiz. Fotografía: Laura Wohlgemuth. Diseño gráfico: Micaela Podržaj. Escenografía: Dani Samoilovich.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook10Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.