24.05.18
Críticas _ Teatro

Crítica: Mátate amor, por Estefanía Lestanquet

Into the wild

 Mátate, amor es un grito desesperado, un pedido de ayuda.  “La autodestrucción o la rebelión”, así lo definió su autora, Ariana Harwicz, mucho antes de que Érica Rivas y Marilú Marini adapten su obra maestra a un monólogo conceptual que plantea sin titubeos el temor de una mujer a ser ella misma.

Érica Rivas es una de las mejores actrices argentinas contemporáneas, eso no es novedad. Lo que sí, y de mucha importancia, es que éste cóctel de emociones (a menudo explosivas) forma parte de la cartelera teatral independiente y se sube, bajo la atenta mirada de su directora Marilú Marini,  todos los viernes y sábados al escenario de Santos 4040. Allí,  protagoniza una tragedia moderna: un  pasaje a la locura de una mujer que cuestiona y se cuestiona sobre la maternidad, el casamiento, la vida en familia y la muerte del deseo.

Mátate, amor es un thriller campestre. Todo ocurre en una casa alejada de la ciudad, un matrimonio, un ciervo y un bebé son los protagonistas de esta historia contada en primera persona por una mujer. La escenografía, plantea muy bien este territorio: salvaje, hostil y, por momentos, terrorífico. Pero el viaje nos sería imposible sin Rivas, quién, solamente ayudada por algunos recursos sonoros, mantiene al público en vilo durante 75 minutos a la espera de que todo explote.  Ella está de pie, lleva un vestido de fiesta y un cuchillo entre sus manos.  Comienza a relatar su historia, se compara con un ciervo, lo imita, se desintegra, vuelve con su monólogo: “Soy madre en piloto automático. Lloriquea, y es peor que el llanto. Lo alzo, le ofrezco una sonrisa falsa, aprieto los dientes. Mamá era feliz antes del bebé. Mamá se levanta todos los días queriendo huir del bebé, y él llora más.”  El animal representa lo salvaje, el “querer ser” de esta mujer a la que las “comodidades” de la vida marital, no hacen más que incomodarla.

Adaptar la prosa frenética de Harwicz a un formato teatral no fue tarea fácil para ninguna de las tres, la propia autora también participó de la metamorfosis. La fuerza poética de su relato necesitó del cuerpo incasable, la mirada altiva y los gestos avasallantes de la actriz de Relatos Salvajes  para tomar forma.   El exceso de violencia que tiene el guión original pareciera imposible de interpretar en un monólogo si no fuese por Érica, que se mete en cuerpo y sangre de la mujer incomprendida que protagoniza la obra. Una campesina a la que ni el amor estable de su marido, ni el salvaje del amante ni el  puro de su hijo pueden salvarla. El personaje no odia a su bebé, pero sí al verse a ella con él.  En una vida que no es suya, sino del resto. Los pocos elementos que hay en escena se entrelazan con el cuerpo poseído y el relato desgarrador de la protagonista.  La historia es tan fuerte que confunde, agobia e  incómoda.

La maternidad,  un sentimiento que siempre se asocia al cariño, la protagonista lo vuelve algo casi insoportable, asfixiante y desquiciante. Tres mujeres, como no podía ser de otra manera,  le dan vida a una historia que se relame y peca en su propia sinceridad.  Pero, ¿qué significa ser madre? ¿Cómo es la forma correcta de serlo? El tema es complejo y trae en sí un fuerte debate. La  obra, sin quebrarse, presenta una maternidad muy lejos de la felicidad y la realización femenina, a pesar de que todos los días, miles de revistas digan lo contrario…

Teatro: Santos 4040 – Santos Dumont 4040 – CABA

Funciones: Viernes  y sábados 20:00hs; Lunes (04 y 26 / 06) 20:30hs

Entradas: $350,00

© Estefanía Lestanquet, 2018 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dirección: Marilú Marini. Autor: Ariana Harwicz. Actúa: Érica Rivas Vestuario: Mónica Toschi. Escenografía: Coca Oderigo. Maquillaje y Peinado: Emanuel Miño. Iluminación: Ivan Gierasinchuk. Fotografía: Sebastián Freire.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.