20.03.18
Críticas _ Teatro

Crítica: Menea para mí, por Florencia Fernandez Mora

El crudo ritmo tropical

Apenas entramos al espacio donde Menea para mí sucede, sabemos que vamos a ser parte, queramos o no. A la mayoría nos resulta ajeno, entramos a este agujero por curiosidad y sabemos que no pertenecemos.

Y no se trata sólo de romper cuartas paredes. O quizás sí: esta vez la rompemos los espectadores. Nos metemos donde no nos llamaron: la realidad de un barrio bajo. Menea para mí es de entrada un colectivo de pibes que “te cantan la posta”. La historia es simple, nada que no hayamos visto, pero el clima al que te hacen entrar tiene la energía y la crudeza de una realidad que nos cuesta bancar. Ellos están ahí para interpelarnos, y lo saben.

Si bien algunos textos resultan un poco forzados e ilustrativos, la poética villera desprende una ternura y una picardía bellas, y se sostienen de  manera impecable por actores de enorme habilidad. Las caracterizaciones son impecables hasta en el mínimo detalle de composición. Da placer ver como los actores sostienen sus creaciones aún cuando están en segundo plano. Lo que han logrado con sus cuerpos, sus expresiones, sus voces, combinado con una dirección muy inteligente y sensible, hace que necesitemos más de esas pequeñas situaciones, de esas sutilezas que piden tomar más presencia que el cuadro general, que tiende a descripción por sobre una construcción real de conflictos en términos de situación dramática.

Las transiciones musicales son un sello de la obra y una gran decisión estética, son el contraste con la realidad pura y dura de estos pibes que nos cuentan a nosotros, que la vemos desde afuera, como son las cosas cuando se piensa sólo en sobrevivir. Quizás se podría ahorrar en el uso de este recurso, en pos de no agotarlo, pero su despliegue funciona muy bien.

Menea para mí es la voz que negamos, es nuestra conciencia de clase puesta en jaque. Es la cumbia, el baile, los cuerpos desfachatados y desafiantes, esos que no miramos a los ojos, que juzgamos, que juegan con sus propias reglas (¿o con las que les tocaron?), esos que aman y mueren, que respiran calle, laten fuerte y están presentes.

Teatro: El extranjero. Valentín Gomez 3380, CABA.

Funciones: Viernes 23 hs.

Entradas: $250.- / $220 estudiantes y jubilados.

 

Por Florencia Fernandez Mora

Dramaturgia y dirección: Mariana Cumbi Bustinza. Actúan: Luciano Crispi, Ezequiel Baquero,Catalina Jure, Atalía Gatto,Ornella Fazio, Germán Matías, Vanina Cavallito, Mercedes Hazaña.Diseño  gráfico: ADD Arte. Coreografía: Mariana Cumbi Bustinza Director musical y temas originales: Facundo Salas Escenografía: Agustín Adesso Asistente de escenografía: Emmanuel Graziano Diseño de iluminación: Adrián Cintioli Operador de luces: Cristian Domini Fotografía: Fernando Lendoiro / BQO/ Santos Loza Prensa: Simkin y Franco Asistencia de dirección: Angela Rodriguez Ayala Asistentes de producción: Marcos Roba, Sofía Viñuales Videos de difusión: BQO.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una respuesta a “Crítica: Menea para mí, por Florencia Fernandez Mora”

  1. Angelica rodiño dice:

    Yo la vi varias veces y siempre me hizo llorar lo real . Felicitaciones a todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.