27.09.18
Críticas _ Teatro

Crítica: No es fácil decirlo, por Diego Ávalos

Las razones del corazón

Se estrenó en el teatro Nün, ese moderno y confortable espacio de nuestra ciudad, la segunda temporada de la obra No es fácil decirlo, creación del actor y autor Fabián Arenillas. No es fácil…  ya tuvo un primer y exitoso desempeño en el teatro Vera Vera. Ahora, en esta segunda temporada, no solo trae un cambio de sala, sino también una nueva actriz en el rol principal. Silvina Acosta asume un personaje que le calza perfecto a todo su enorme arsenal cómico y emotivo. El cambio no solo engrandece la obra, sino que también la lleva a nuevas zonas interpretativas, más profundas, y por ende, más sensibles.

No es fácil decirlo es la historia de un amor trunco entre una actriz con mucha experiencia -y mucha inseguridad- y un joven actor tan idealista como apasionado. El diálogo entre los dos amantes, a veces violento, a veces irónico, siempre dolorido, consigue una de las obras más interesantes que actualmente se presentan en la cartelera. Una cruda reflexión sobre el amor, la necesidad de la ficción dentro de la pareja y las expectativas difícilmente cumplidas que uno tiene sobre el otro. Un texto muy inteligente llevado a cabo por una puesta en escena que despliega con mucha seguridad su particular mundo poético.

Asombra y fascina la seguridad de Arenillas para crear diálogos naturalistas que a la vez no solo hablan del interior de los personajes, sino también que nos permiten ahondar en un mundo poético muy personal. Esta hazaña, la de crear poesía teatral, tiene el mérito de no forzar sus recursos para que aparezca de manera subrayada y violenta, sino que, por el contrario, es su propia elegancia la que le permite desarrollarse con total libertad. Diálogos que son filosos, visuales, precisos, que sirven como contrapunto entre los personajes y logran despertar tanto risas como incomodad, porque es muy difícil no reconocerse en esta historia de amor.

Arenillas se destaca además por el puntilloso trabajo que realiza con sus dos actores principales. Resulta casi imposible no creer que los personajes de Silvina Acosta y Rodrigo Raffetto no sean desde hace tiempo una pareja consolidada. Crean un vínculo tan fuerte, cómodo y orgánico que logran entre los dos convencernos que esos cuerpos se conocen desde hace tiempo, que entre ambos guardan secretos, que hay verdadero erotismo y necesidad, como también incomprensión y profunda tristeza. Silvina Acosta despierta carcajadas en su papel de una actriz que no quiere aceptar que quizás haya pasado su mejor momento, mientras que con dudosa generosidad trata de convencer a su amante de porque ella es muy superior a él. Rodrigo Raffetto crea a un joven y ambicioso actor que en su necesidad de crecer y amar conmueve por su profunda inocencia. El monologo que este gran actor efectúa acompañado por un bombo es uno de los momentos más celebrados por toda la platea. Difícilmente se encuentre una escena más intensa y emotiva como esta en el teatro porteño actual. Mario Bodega cierra el triangulo de personajes como una misteriosa presencia ejecutada con toda solvencia. Este personaje es el interlocutor para que la pareja  pueda expulsar todos sus miedos y frustraciones, necesario exorcismo para aclarar consciencias y finalmente poder tomar una tan necesaria decisión.

Recomendamos ir a ver No es fácil decirlo para tener un  verdadero encuentro con una pieza teatral de cámara. Una obra intensa, sobria, viva, de vínculos personales muy crudos y sensibles, donde tres personajes se atreven a interrogarse sobre el siempre presente amor. Una obra donde se habla sin artificios, sin mentiras literarias, sin trucos ni malabarismos discursivos. Una obra que es grande porque habla con la simpleza de un corazón sincero, única forma de hacer verdadera poesía en el teatro.

Teatro: NÜN – Juan Ramirez de Velasco 419 – CABA

Funciones: Sábado 22 hs – Hasta el 24/11/2018

Entrada: $300.-

©Diego Ávalos, 2018 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dramaturgia: Fabián Arenillas. Dirección: Fabián Arenillas.  Actúan: Silvina Acosta, Rodrigo Raffetto, Mario Bodega. Diseño de escenografía: César Domínguez. Diseño gráfico: Lucía Parra.  Asistencia de dirección: Belén Barbeito. Prensa: Martina Arenillas.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook36Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.