18.05.18
Críticas _ Teatro

Crítica: Tercer cuerpo, por Alelí Jait

La historia de un intento absurdo

Ya es un clásico de la cartelera porteña, luego de diez años consecutivos y más de mil  representaciones, la obra de Claudio Tocalchir continúa en Timbre4 demostrando porqué el público la sigue eligiendo.

Tercer Cuerpo es la segunda obra escrita por Claudio Tocalchir, la primera fue La omisión de la familia Coleman, y se graba profundo en la piel de los espectadores porque toca las fibras del deseo que encuentra en la absurda rutina una rendija para emerger.

Puesto que aunque esa puerta se mantenga cerrada el deseo sigue golpeando, al ser exhibido muestra la fragilidad común a todo ser humano y el modo en que el querer se transforma también en miedo.

Una típica oficina en la que tres trabajadores públicos comparten la rutina se yuxtapone con el vínculo de una pareja, visitas al médico y citas frustradas. La frustración es un andamiaje que sustenta el peso de la existencia y se vuelve cotidianeidad. Claro que lo tragicómico acompaña la decadencia de una máquina estatal y amorosa desvencijada pero que sin embargo sigue andando.

El acento de la pieza está puesto en los vínculos tejidos con una naturalidad que solo puede ser lograda por actuaciones extraordinarias de Melisa Hermida, Hernán Grinstein, Magdalena Grondona, Laura Lértora, José María Marcos, y Daniela Pal. Todos estos actores son conmovedores. Pero también lo es el libro y la dirección de Tocalchir que propone lo conversado como la punta del iceberg que oculta lo no dicho.

Una máquina de escribir que no funciona, una silla rota, un tubo de luz que parpadea son parte de la escenografía que nos sitúa en la vida apagada de quienes aunque quieren no pueden. La convivencia forzada laboral une a estos seres que, sin embargo, poco saben sobre la vida del otro.

Los secretos son el motor de la  obra, íntimos y pequeños vestigios de las riquezas perdidas y añoradas, que sostienen este Tercer Cuerpo como un tesoro que una vez por semana vuelve a abrirse al público para que se reconozca en su debilidad. Y quien no la vio todavía tiene tiempo de verla.

Teatro: Timbre4 – México 3554.

Funciones: Domingos 21.15 hs.

Entradas: $300 (en boletería) $275 (por Internet).

© Alelí Jait, 2018 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dramaturgia y dirección: Claudio Tolcachir. Elenco: Melisa Hermida, Hernán Grinstein, Magdalena Grondona, Laura Lértora, José María Marcos, y Daniela Pal. Escenografía: Gonzalo Córdoba Estévez. Iluminación: Omar Possemato. Diseño de espacio: Claudio Tolcachir. Fotografía: Giampaolo Samá. Asistencia general: Laura Lértora. Asistencia de dirección: Melisa Hermida. Producción: Maxime Seugé, Jonathan Zak. Prensa: Marisol Cambre.

 

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.