06.05.18
Críticas _ Teatro

Crítica: Tren, por Alelí Jait

Una retrospectiva de la compañía Piel de lava nos recuerda aquellos grupos propios de los ochenta que sabían reunirse para generar disruptivamente nuevos espacios colectivos de creación y encuentro en una política del hacer.

Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa y Laura Paredes son Piel de lava, amigas, actrices, directoras y dramaturgas que en 2003 empezaron a diagramar este proyecto y, en esta oportunidad, fueron convocadas por el Complejo Teatral de Buenos Aires, a través del programa Artistas en Residencia, para realizar en el Teatro Sarmiento  un workshop y presentar: Colores verdaderos (2003); Neblina revisitada (2006); Tren (2009); y Museo (2014).

Obras de épocas anteriores son actualizadas y vuelven a escena en un ciclo que comenzó en abril y finaliza en junio. Entre estas piezas, Tren nos invita a trasladarnos por la vía de la fe de un grupo de mujeres que se encamina hacia un seminario religioso.

La fijeza de “las tablas” se combina con la transportación; si bien las situaciones van cambiando todo transcurre en un vagón de ferrocarril, entonces las visuales realizadas por Mariano Llinás y Agustín Mendilaharzu crean el efecto de movimiento. Por una ventana se cuelan las imágenes de las estaciones y del camino dejado atrás.

Este recurso acompaña la diversidad de personajes creados, verdadera riqueza de la obra dado que permite el lucimiento actoral de cada una de las chicas que solo quieren divertirse y transmitir ese mismo estado a un público que no puede evitar las carcajadas.

La puesta en escena es fundamental para crear la verosimilitud de lo que sucede y el vestuario, en este sentido, permite clasificar -a primera vista- a los distintos personajes que las actrices componen desde la potencia de la naturalidad.

Este colectivo es una locomotora que no se detiene y nos deja a su paso una historia, una pieza dramática que construye una narración sin más pretensiones que colaborar con el universo de los relatos. Esos que iluminan un pedacito del mundo y nos reconfortan desde la fantasía.

Teatro: Teatro Sarmiento – Av. Sarmiento 2715.

Funciones: Tren: Sábado 21 hs. Colores verdaderos + Neblina revisitada: Viernes 21 hs.   Museo: Domingos 20 hs.

Entradas: Platea $ 160. Abono a dos funciones $ 260. Abono a tres funciones $ 360.

© Alelí Jait, 2018 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dirección y Dramaturgia: Piel de Lava y Laura Fernández. Asistencia de iluminación: Adrián Grimozzi. Asistencia de escenografía: Estefanía Bonessa. Entrenamiento corporal y asesoramiento coreográfico: Andrés Molina. Audiovisuales: Mariano Llinás, Agustín Mendilaharzu. Diseño sonoro: Jorge Grela. Vestuario: María Laxague Viñuela. Escenografía e iluminación: Matías Sendón. Prensa: Complejo CTBA.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una respuesta a “Crítica: Tren, por Alelí Jait”

  1. adriana dice:

    un comentario de lujo sin dudas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.