17.01.17
Críticas _ Teatro

Dignidad

La democracia ha muerto

Cínica, amoral, despiadada, apátrida, irresponsable, corrosiva. Estos son algunos de los adjetivos que le calzan perfecto a la pieza escrita hace tan solo un año por el español Ignasi Vidal, que pareciera reflejar de manera tan acabada la política local. Cargado de tensiones, este diálogo de poco más de hora y media recuerda por momentos a esos match contestatarios que podemos ver cada noche en programas como Intratables, en donde las cuestiones políticas de fondo se mezclan con apreciaciones personales, chicanas de mal gusto y ácidos chistes sobre el presente.

Como es habitual, la atmósfera íntima del Maipo Kabaret crea esa ilusión voyeurista que mete de cabeza al público en la charla de viejos amigos a punto de alcanzar la cumbre del poder. Y es que Francisco –interpretado por Roberto Vallejos- es quien abre el juego, invitando a su secretario del partido, Alejandro, a tomar una copa después de hora en su despacho. La conversación irá tomando poco a poco temperatura –imposible no notar el sudor que empapa a ambos intérpretes una vez terminada la función- y la tensión irá creciendo, a medida que el torbellino de palabras se desenvuelva y saque a la luz el verdadero motivo de esa reunión.

Vallejos y Pardi se trenzan, desde el primer minuto, en una lucha de palabras en la que quedarán enganchados por hora y media. Las miradas de ambos lo son todo, y cada respuesta, cada retruque, cada argumento a favor propio hace a la medida de una pequeña batalla que se va librando en esta guerra simbólica que hace al arte de la política. Los gestos, las posturas corporales y los dichos pueden ser perfectamente los de la vieja o la nueva política, los del cambio, los de la renovación o los del proyecto nacional y popular. Se aplaude allí la versión de Elio Marchi, que aporta la justa dosis de neutralidad partidaria, aunque la pieza desde el primer momento exprese a gritos la opinión de su autor sobre los mecanismos y miserias de la democracia moderna.

Ambos actores se lucen sobre las tablas y llevan muy bien la progresión del conflicto hasta el paroxismo de la amoralidad y la falta de escrúpulos. Los seguidores de la popular House of Cards encontrarán en Dignidad un pequeño espacio en donde abrevar esa sed de sangre que fomenta la tira liderada por Kevin Spacey. Más allá de eso, la obra sintetiza el concepto de la política en el nuevo siglo: la espectacularización con toques de circo romano, en donde toda trampa, todo engaño, toda treta se hace posible bajo el principio maquiavélico de que el fin justifica los medios.

Teatro: Maipo Kabaret – Esmeralda 443

 Funciones: Miércoles a domingos 21.30 hs

 Entrada: $300

calificacion_4

Pilar González | @MaPilarGonzalez

 Autor: Ignasi Vidal. Versión: Elio Marchi. Dirección: Corina Fiorillo. Escenografía: Gonzalo Córdoba Estevez. Diseño de luces: Ricardo Sica. Vestuario: Gonzalo Córdoba Estevez. Actúan: Roberto Vallejos y Gustavo Pardi. Prensa: Walter Duche y Alejandro Zárate.

 

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una respuesta a “Dignidad”

  1. Su sana da Pena dice:

    Es una obra extraordinaria, mag ificamente dirigida por orina Fiorillo y actuada estupendamente . es para seguir pensando en ella después de haberla. Isto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.