27.03.18
Entrevistas _ Teatro

Entrevista a Federico León, director de Espacio Zelaya

“Cada proceso me lleva a lugares inesperados”

 

Exponente de la renovación teatral hacia finales de los noventa, irrumpió en la escena con su obra Cachetazo de campo y obtuvo inmediatamente el reconocimiento local e internacional como director y dramaturgo. En aquella primera obra, que estuvo desde 1997 hasta 2002 en cartel, indagó y exploró el lenguaje escénico a partir del llanto prolongado e ininterrumpido; para luego interrogar y tensar este espacio en sus subsiguientes obras, siempre con una impronta experimental. En la también premiada Mil quinientos metros sobre el nivel de Jack el foco estaba puesto en la inmersión de la madre en una bañera (con un pucho, con un televisor, y demás elementos) durante toda la obra; y en Las multitudes subió a 120 actores a escena, por dar algunos ejemplos en los que el foco estuvo puesto en la tensión del recurso. Ya en Yo, en el futuro o en Las ideas, la experiencia teatral parte de la pregunta por la representación y el cruce con el dispositivo tecnológico. Esta última obra puede verse hoy en ZELAYA, el último emprendimiento de Federico León, un espacio (casa/teatro) en el barrio del Abasto, abierto al público, que propone diferentes actividades y alberga obras de otros directores. 

 ¿Qué te llevó a abrir las puertas de tu casa para convertirla en un espacio teatral? ¿En qué momento el teatro le ganó a la casa y decidiste mudarte?                                                             

ZELAYA funciona desde 2010, ensayé varias obras, filmé, edité, doy clases. En 2015 con Las ideas se inauguró formalmente y la sala ‘expulsó’ a la casa. Hacía tiempo que quería estrenar una obra en el mismo espacio en el que la había ensayado. Eso era lo que me entusiasmaba de hacerla en ZELAYA. En Las ideas de alguna manera el espacio hace de sí mismo. La obra pone en escena las dinámicas y particularidades de la sala. Por eso también me parecía interesante hacerla acá.

En tus obras siempre hay una apuesta experimental, un riesgo que tomás como director y dramaturgo (desde transformar un escenario en un cuarto de baño en Mil quinientos metros sobre el nivel de Jack, hasta subir a más de 100 personas en Las Multitudes, por citar algunos ejemplos). En este caso, ¿cuál es la apuesta experimental que representa ZELAYA?

 ZELAYA es un lugar pensado para la experimentación, creación e investigación que busca hacer foco en el intercambio y diálogo entre distintas disciplinas, propiciando encuentros entre el teatrro, el cine, la literatura, las artes visuales y la música. Si bien tenemos la programación de abril y mayo, la idea es que sea un espacio en construcción, siempre en movimiento. Un territorio de ensayo y presentación de obras de teatro, talleres y seminarios de actuación, dirección y dramaturgia, ciclos de cine, de literatura y muestras de artes visuales.

La lógica de programación se construye de manera viva, enlazando y poniendo en diálogo todas las actividades que se realizan. Tanto los talleres que se dictan como los ciclos forman parte de esta lógica de encuentro e intercambio entre las distintas artes. Los talleres y seminarios se relacionan con las obras y los ciclos de cine y de literatura. Todo dialoga y forma parte de una lógica de programación que busca ser orgánica.

 Entre las propuestas fuertes que tenés en la programación de ZELAYA está la obra de Romina Paula Cimarrón ¿cómo tomaron la decisión de realizar la puesta en el jardín? ¿cuál es el lugar del público en esa puesta?

 Romina conoce ZELAYA desde hace tiempo. Vino a ver obras y participó en algunos de los ciclos que organizamos, así que pensó en el jardín como un nuevo lugar para hacer Cimarrón. Me interesa que los artistas que vienen a ZELAYA establezcan un diálogo personal con el espacio.  Romina Paula destaca: “Es la tercera puesta para esta obra cuya escenografía es el espacio en el que sucede. Después de hacerla en el ámbito fabril del TACEC y en el rococó del salón dorado del Teatro Cervantes, nos proponemos una puesta casi a modo de tertulia en el jardín de ZELAYA. Los miércoles y jueves de otoño estaremos invocando a Rilke, Lucha Reyes y Sara Ruhl, bajo un ceibo y un limonero, en el medio del Abasto”.

Además de obras de teatro, vimos que en ZELAYA va a haber diferentes ciclos ¿nos contarías cuáles son los que ya tienen programados? 

 Una vez por mes hacemos Lecturas en el jardín, un ciclo que organiza Agostina Luz López. Invitamos a escritores a que lean fragmentos de sus obras en diferentes partes del jardín. Durante las lecturas hay una feria de libros de editoriales independientes. Agostina Luz López destaca: “En un jardín, distintos escritores (poetas, narradores, dramaturgos) se reúnen a recitar textos. Este ambiente poético que caracteriza al jardín permite otro tipo de interacción entre los que leen y el público, como si la naturaleza interfiriera y modificara a todos los que participan del encuentro. Las lecturas intervienen en la naturaleza del jardín y viceversa. Hay ediciones especiales de lecturas en el jardín donde se propone reunir a escritores con artistas de otras disciplinas para buscar nuevas formas de leer textos. También durante las lecturas, hay una feria de libros de editoriales independientes de las que participan con frecuencia NoTanPuan, Rosa Iceberg, Socios Fundadores, Marciana, Tammy Metzler.”

Los viernes a las 20 h. se realiza un ciclo de cine. Filmoteca en vivo presenta: Un diccionario de cineastas, con presentación y proyección en fílmico de Fernando Martín Peña. Cada viernes es una letra diferente: A: Antonioni, B: Bergman, C: Chaplin, etc. El viernes que viene, 30 de marzo, toca la K: Kazan. A partir de abril vamos a arrancar con una nueva temporada de Las ideas, los sábados a las 21 h y los domingos a las 20 h. Durante abril y mayo también habrá seminarios y talleres. Voy a dar un seminario de teatro de ocho encuentros que se titula Noctario, es un trabajo a partir de los sueños. En el living de ZELAYA va a haber un taller de cocina dictado por Rocío Gómez Cantero y Claudia Schijman dará un taller de astrología.

 ¿Cuáles son los desafíos que quedan por delante respecto a tus obras y a este nuevo espacio?

 Cada proceso me lleva a lugares inesperados. ZELAYA es un proyecto que está arrancando así que estoy abierto a ver hacia donde nos lleva.

¿Hay algún concepto que resuma aquello que significa ZELAYA?

 Me interesa que ZELAYA sea un lugar de encuetro y cruce de disciplinas en el cual los artistas puedan reflexionar de manera nueva con sus procesos creativos para volverlos parte consciente de su propia poética y estética de producción.

© Alelí Jait, 2018

 Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.