28.03.12
Novedades _ Teatro

Ludmila Pagliero -única bailarina argentina integrante de la Ópera National de Paris- fue nombrada “danseuse étoile”.

alt

La noche del 22 de marzo pasado, Nicolás Joel, Director de la Opéra National de Paris, junto a Brigitte Lefèvre, Directora del Ballet, honraron a la extraordinaria bailarina Ludmila Pagliero -única argentina integrante del Ballet de la ONP- con la categoría de “danseuse étoile”, máximo título que otorga la prestigiosa compañía francesa.

El nombramiento se produjo tras la función de La Bayadera de Rudolf Nureyev, como reconocimiento a su brillante interpretación de Gamzatti, junto a Josua Hoffalt (danseur étoile desde hacía quince días) como Solor, y Aurélie Dupont, danseuse étoile, como Nikiya.

Ludmila, hoy “danseuse étoile” del Ballet de la Opera de París, es la primera intérprete argentina en alcanzar semejante privilegio. Son excepcionales los casos de bailarines de l’Opéra que no hayan pasado antes por la rigurosa École de Danse de la prestigiosa compañía francesa, Ludmila Pagliero es uno de esos casos. Es importante destacar que la formación de esta bailarina no tuvo lugar en París sino en Buenos Aires. Algunos de sus maestros fueron Olga Ferri, Andrea Bengochea, Héctor Barrile y Rina Valverde del Instituto Superior de Arte del Teatro Colon entre otros.

Ludmila Pagliero iluminará el escenario del Teatro Coliseo durante las noches del 17 y 19 de mayo en las que se presentará junto al también danseur étoile Josua Hoffalt y otros nueve bailarines de la gran compañía francesa en un espectáculo que embarca al espectador en un viaje estimulante que comienza con las clásicas obras maestras de Marius Petipa y recorre aclamadas y originales piezas coreográficas de Raul Zeummes y William Forsythe, hasta el extravagante Epiphénomènes, de Samuel Murez -considerado por la crítica especializada, uno de los jóvenes coreógrafos más brillantes de Paris.

Ludmila Pagliero

En plena adolescencia, con tan solo 15 años de edad, es contratada como cuerpo de baile por el Ballet de Santiago en Chile. Su excelente desempeño la lleva, en poco tiempo, a convertirse en solista de la compañía. Al obtener la medalla de plata del Premio Igor Youskevitch sobrevino un contrato anual para bailar en el American Ballet Theatre. Así, Pagliero saltó de Santiago de Chile a Nueva York. Allí estuvo durante pocos meses porque apareció la posibilidad de París. Tras evaluar las posibilidades, Ludmila apostó a integrarse a uno de los ballets más antiguos y prestigiosos del mundo, escuela del ballet académico y cuna de una de las corrientes del clasicismo.

Ya con 20 años de edad, ingresó como refuerzo en la Opéra National de Paris en 2003. En 2007 pasó de corifea a solista. Allí el trabajo es intenso: clases, ensayos de lunes a viernes, con varias funciones semanales. Hay que considerar que la compañía tiene sede en dos teatros: la Opéra Garnier y la Opéra Bastille, lo que implica más de 150 funciones al año.

Dos años más tarde, en 2009, es nombrada première danseuse (primera bailarina).

Ludmila posee en su repertorio destacados papeles en obras de ballet clásico y contemporáneo. Ha trabajado bajo la dirección de prestigiosos coreógrafos de todo el mundo. Así, asumió roles importantes en obras como La dama de las camelias de John Neumeier; Manon, de Kenneth MacMillan; In the Night de Jerome Robbins, La Casa de Bernarda Alba de Mats Ek, La consagración de la primavera de Pina Bausch, entre otros.

(Fuente: Raquel Flotta)

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.