Críticas _ Teatro

No Te Mates En Mi Casa

 

Drama retro adolescente

La textura noventosa que se respira en el aire al inicio de No te mates en mi casa no puede pasar desapercibida para aquellos que egresaron del secundario a fines de esa década, como los cuatro amigos protagonistas de la historia. La música y los diálogos son imprescindibles para marcar ese corte temporal que lleva a la cariñosa identificación con estos cuatro jóvenes que deciden reencontrarse –casi inesperadamente– en la cabaña de la familia de uno de ellos a tan solo un año de la muerte de Mateo. El fantasma del amigo que falta es quien sobrevuela la trama, y a cada paso de esta inocente “juntada” que podría ser tan solo para ponerse al día se van revelando los detalles de aquella noche trágica.

La ambientación y los climas generados a través de la luz permiten flashbacks y confesiones. Las personalidades se van así constituyendo frente a los ojos de espectador –la chica liberal, la de pueblo, el gay que escapó a Buenos Aires y el chico que no se decide– a la par que la presencia de Mateo se mete una y otra vez en el relato para recordarles que todos fueron parte de un episodio que los marcó para siempre.

Las interpretaciones son parejas y la dinámica generada entre los actores es muy buena. Los diálogos tienen la frescura y la veracidad de las charlas adolescentes, en una acertada elección de Sorrivas. A destacar la performance de Cali Rotondo, que con su acento de pueblo aporta la inocencia y la mirada pacata de quienes se quedaron. En contraposición, Sebastián Tornamira es quien decidió romper lazos y encontrar en Buenos Aires el lugar en donde no ser juzgado, luego de confesarle a sus padres que es gay. Su relación con Matías Milanese transita una interesante paleta de emociones, como parte de las pequeñas historias entre los personajes que se construyen en esta obra con varios niveles.

En resumen, No Te Mates En Mi Casa es una propuesta atractiva que mantiene el interés a lo largo de sus 75 minutos de duración. Con intérpretes de gran potencial, la trama despliega distintas aristas oscuras que confluyen en un final perturbador y potente.

Teatro: Teatro Porteño – Av. Corrientes 1630 – C.A.B.A.

 Funciones: Domingos 20.30 hs

 Entrada: Desde $250

calificacion_4

 

Pilar González |@MaPilarGonzalez

 Dramaturgia y dirección: Nicolás Sorrivas. Asistente de dirección: Eliana Fuino. Director de arte: Ana Carolina Rivello. Diseño gráfico: Federico Lehmann. Diseño de luces: Damián Monzón. Realización de escenografía: Chocobar, Adesso. Producción: Compañía Segundo H. Fotografía: Matías Sánchez de Bustamante. Actúan: Sayi Lavagna, Matías Milanese, Cali Rotondo y Sebastián Tornamira. Prensa: Simkin y Franco.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook12Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.