28.09.16
Críticas _ Teatro

Nocturno Hindú

Nocturno Hindú sumerge a los espectadores en la historia de un hombre que se embarca en una travesía en lo profundo de la India en la búsqueda de un misterioso amigo con quien ha perdido contacto algún tiempo atrás. Mientras Roux, el personaje que encarna Alfredo Martín, persigue su objetivo se atraviesan con él diferentes y curiosas situaciones.

¿Qué es la India? ¿Qué sabemos de su cultura, de su gente, de sus lugares? Pues, poco o nada. En esta -en cierto punto- misión de Roux el espectador comparte con él esa sensación de impotencia frente a la inmensidad que implica la India en todo sentido. Esa impotencia del turista típico occidental que necesita aquello que el dinero en algunos lados no puede comprar. Esa impotencia que nos da el desconocimiento, el vacío, el miedo o la ignorancia. O todo junto.

La adaptación de Gabriela Izcovich logra una magia particular que permite al espectador efectivamente estar en ese tren, en ese hotel, en ese taxi. Sentir el calor, el movimiento, los olores. La directora logra todo esto con pocos elementos, reafirmando que menos es más porque cantidad no es sinónimo de calidad. Aquí la utilería, el vestuario y cada elemento sobre el escenario está pensado, tiene un valor y persigue un sentido en pos de la narrativa.

Del mismo modo vemos que ocurre con los actores. Agustín León Pruzzo es lo mejor de Nocturno Hindú: versátil, fresco y preciso, logra diversificarse en múltiples personajes claves a lo largo de todo el relato. Asimismo, Gabriela, además de dirigir se sube a las tablas para aportar la pata femenina que pisa fuerte, pero a la vez es amorosa. Ella es quien viene a relajar al espectador, a mimarlo y hacerlo par. Es la flor en el Oasis, que hace sentir a los espectadores un poco en casa,  en medio del caos.

Todos estos elementos construyen una propuesta exótica y lograda, que sin duda atrapa al espectador aunque en algunos pasajes del camino pueda ir mermando la intensidad de la atención y el involucramiento en detalles de la trama.

El hermoso espacio del Portón de Sánchez abre sus puertas para acompañar a este equipo en este curioso viaje literario, emocional y evolutivo mientras se conoce un poco más la cultura de la India.

Teatro: El Portón de Sánchez – Sánchez de Bustamante 1034

Funciones: Sábados 21hs

Entradas: $ 180,00 / $ 120,00

calificacion_2

 

Paulina Dominguez Aguado

Dirección y adaptación teatral: Gabriela Izcovich. Elenco: Alfredo Martín, Agustín León Pruzzo, Gabriela Izcovich. Producción ejecutiva y asistencia de dirección: Marco Riccobene. Diseño de luces: Mariano Dobryz. Música: Ezequiel Izcovich. Música y Masterización: Lucas Fridman. Escenografía: Alicia Leloutre. Asistente de escenografía: José Escobar. Vestuario y dibujos: Ana Larravide. Fotografía: Marco Riccobene. Prensa: Tehagolaprensa.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.