Críticas _ Teatro

Próximo

Nada como ir juntos a la par

La última obra en cartel de Claudio Tolcachir se inscribe en la era del amor líquido. Es decir, y retomando al sociólogo Zygmunt Bauman, en el tiempo de los vínculos frágiles pendientes de los flujos de las nuevas tecnologías de la comunicación en un mundo globalizado.

La virtualidad y la presencia son los tópicos que pone en juego Próximo. Dos personajes en algún lugar del mundo comparten el hecho de estar separados y juntos, a la par. La relación se construye sobre la red tejida por la información y las imágenes. En dos dimensiones contiguas que se interceptan pero continúan conviviendo en paralelo.

La conexión, sin embargo, es lo que se pone en escena; el acierto está en el modo mediatizado en el que los dos personajes dialogan, comparten, se encuentran al mismo tiempo en el que viven desencontrados. Y casualmente la obra abre con Santi Marín recitando un texto en cuyo inicio dice “Un umbral…” concepto que alude a la “cantidad mínima de señal que ha de estar presente para ser registrada por un sistema”.

La debilidad de los hilos del amor a distancia y la imposibilidad de oler la piel del otro son los problemas narrados junto a la deslocalización propia del capital trasnacional que, no obstante, registra la diferencia de clases sociales manifiesta en dos estilos de vida.

La simplicidad y efectividad con la que Tolcachir narra la historia y la puesta en escena que monta son, sin dudas parte de un sello autoral. Desde la dirección, su mano invisible queda también registrada en el modo de resolver las interacciones constantes a través de dispositivos tecnológicos. Es para destacar también el vestuario porque toma una fuerza significante que, en ocasiones, funciona como gag y, en otras, devela texturas sentimentales.

Lautaro Perotti y Santi Marín nunca se ven a los ojos, los dos actores tienen una naturalidad para componer a sus personajes que hace absolutamente verosímil todo. La destreza que los acompaña refuerza la potencia del trío y el espectador queda también enredado en la trama.

La imposibilidad de construir un lazo social en la cercanía también es propia de los tiempos que corren a la velocidad de la fibra óptica en la que se sitúan aquellos que se aman sin tocarse.

Teatro: Timbre 4 (México 3554, Capital Federal)

Funciones: Sábados a las 20.30 y domingos a las 19.15.

Entrada: $280.

calificacion_5

 

 

Alelí Jait | @alelijait

Dramaturgia y dirección: Claudio Tolcachir. Elenco: Lautaro Perotti, Santi Marín. Coordinación de producción: Adrián Andrada. Asistencia de dirección: Fabián Barbosa. Asistencia de producción: Facundo Savarino. Coordinación artística: Teatro Timbre 4. Asistencia de iluminación: Lucia Feijoó. Diseño de iluminación: Ricardo Sica. Diseño escenográfico: Sofia Vicini. Asistencia artística y diseño de vestuario: Cinthia Guerra. Prensa: CTBA.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.