04.08.20
Cine _ Estrenos

Crítica: Espero tu (re)vuelta, por Rocío Rocha

¡Ocupar y Resistir!

“¡Mi mamá me dijo que estudiara para que no me uniera a la policía militar!” Grita a viva voz un grupo de jóvenes durante una de las muchas protestas estudiantiles en Brasil que la documentalista Eliza Capai registró entre 2013 y 2018, con la asunción de Jair Bolsonaro.

El documental está narrado por tres estudiantes de escuelas secundarias que provienen de diferentes barrios. Por medio de sus relatos conocemos a fondo la lucha que llevan en defensa de la educación pública y en contra del cierre de colegios, adentrándonos también en el contexto político, social y económico de Brasil. 

Con un ritmo dinámico y aggiornado a la vitalidad de los protagonistas,  cada historia nos va incorporando en la gestación y desarrollo del movimiento estudiantil. Desde las protestas en las calles hasta el comienzo de la ocupación de las escuelas. Espero tu (re)volta se inserta dentro de los colegios mostrando cómo los estudiantes se organizan generando una comunidad a la hora de convivir, limpiar y debatir aquello que no les enseñaron, quebrando con el preconcepto instaurado en la mayoría de las sociedades de que los jóvenes están perdidos. Además de pelear contra lo que les incomoda, estos jóvenes tienen más que en claro que la educación es una herramienta vital, que un pueblo educado es un pueblo libre. Hay una escena donde un estudiante exclama “la revolución no será televisada” pero en el caso de Eliza Capai es registrada.

Con una mirada crítica y un poderoso registro social pero sensible para con sus protagonistas, Capai logra ser irruptiva a la hora de contar la violencia militar durante las revueltas. Por un lado, vemos como los estudiantes actúan de forma pacífica; sus herramientas son las palabras en forma de rap improvisado, cánticos revolucionarios y argumentos; mientras que la policía no dialoga, mantiene un solo discurso repetitivo y responde con violencia. La cámara que acompaña es tan inquieta como ellos pues está en constante movimiento, buscando encuadres fuertes que visibilizan la lucha estudiantil vs. la militarización, el amor libre, los cuerpos, el encuentro con otros y los puños en alto.

La película cumple con un montaje dinámico que responde a una generación jóven, llena de vida, enojo, ansias de luchar, discutir, amar, bailar, descubrir e identificarse. Cada uno de los protagonistas lleva adelante no solo una lucha colectiva sino también personal. En ese sentido, el documental se cruza con una película estilo coming of age; somos testigos del crecimiento personal y político que tiene cada uno: quiénes fueron, quiénes son y qué rol juegan dentro del movimiento. Hay una escena muy bella en donde una de las protagonistas se identifica a través de su pelo: “¿por qué me lo aliso?” y comienza a partir de ello a cuestionarse su identidad y raíces, encausando un camino de aceptación y de autoconocimiento.

A los estudiantes no les alcanza con ocupar sus colegios, quieren gritar más alto y hacer efectivos sus reclamos. Algunas protestas se tornan más fuertes; ellos salen a las calles con sillas, cortan avenidas, estropean el tránsito y la gente se molesta. Una señora en un auto lujoso pide pasar para ir a trabajar, una de las protagonistas hace una analogía en voz en off acerca de cómo las mujeres brasileras se inspiraron en las acciones políticas de las mujeres británicas para conseguir sus derechos para votar y salir a trabajar. Haciendo un revisionismo histórico y dejando entrever, finalmente, que para conquistar los derechos de mañana es necesario salir a la calle hoy.

 

 

© Rocío Rocha, 2020 | @rociowasabi

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Brasil, 2019)

Guion y dirección: Eliza Capai. Con: Marcela Jesus, Lucas “Koka” Penteado, Nayara Souza. Distribuidora: Materia Gris. Duración: 93 minutos.

 

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.