16.07.20
Cine _ Estrenos

Crítica: Greyhound (Apple TV+), por Daniel Nuñez

El revisionismo histórico es para la cultura norteamericana pieza medular en conceptos culturales ligados a la iconografía cinematográfica. Esta característica los lleva a reinterpretar hechos del pasado con el fin de redescubrir acontecimientos heroicos para un público cada vez más alejado de sus raíces. Es entonces cuando entra en acción la infame Segunda Guerra Mundial, suceso que suele generar cada año alguna película de esas que se alzan con varias nominaciones en los premios Oscar. Greyhound, film bélico estrenado directamente en plataforma, tal vez no sea del agrado para arrasar con nominaciones; probablemente debido a cómo nos cuenta aquello que cuenta, Algo que en definitiva es la razón total del cine. 

Acá la historia es sencilla: El Comandante Ernest Krause (Tom Hanks) es destinado al mando del destructor USS Keeling de nombre Greyhound  junto a otros dos de estos monstruos belicosos para escoltar 37 barcos mercantes con destino Liverpool. La cosa se pone difícil cuando la marea trae bajo el turbulento oleaje una peligrosa y letal flota de U-Boots, temerarios submarinos alemanes que intentarán a toda costa sabotear la misión. Punto. Es entonces cuando el relato toma, desde toda posición formal cinematográfica, la función moral del relato clásico sobre supervivencia. En cuanto a la moral me refiero a su proceder estético y narrativo, sin morisquetas temporales, vueltas de tuerca innecesarias u otrora pirueta que diluya la atención del espectador. Acá lo que importa es sin ir más lejos el pulso, la fuerza de su construcción, el ímpetu del ya nombrado “cómo”.

Greyhound se aleja un tanto de otras producciones bélicas por sus climas densos, por momentos aterradores, y que nada tienen que envidiarle a las llamadas “monster movies” como Tiburón (1975). La música, pesadillesca hasta límites insospechables en este tipo de relato, oficia de verdugo en cada escena, una más intensa que otra, casi como un leitmotiv de muerte y desolación. La atmósfera oscura y tensa lo es todo, donde el fuera de campo parece algo imprescindible. Aaron Schneider, su director, manifiesta las apariciones de los U-Boot como temibles leviatanes que emergen de las profundidades del negro océano para sembrar caos y destrucción. En ese sentido resulta lo más logrado de un relato al que se le agradece una duración acorde a sus necesidades narrativas, contando lo justo y necesario. Extraño teniendo en cuenta las extensas duraciones a las que nos someten las películas de esta índole desde hace ya hace una década.

Si bien Greyhound cuenta con elementos que le restan (cierto maniqueísmo por parte de la presencia alemana), y de tener varios puntos en común con la muy buena Dunkirk (Del irregular Christopher Nolan),  se puede decir que logra mantenernos durante hora y media en un maremoto de tensión espectacular y para nada desdeñable.

 

 

© Daniel Nuñez, 2020 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Estados unidos, 2020)

Dirección: Aaron Schneider. Guion: Tom Hanks. Elenco: Tom Hanks, Stephen Graham, Elizabeth Shue. Música: Blake Neely. Duración: 91 minutos.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.