11.10.21
Cine _ Estrenos

Crítica: Historia de lo oculto (Netflix), por Joaquín Chazarreta

Escrita y dirigida por Cristian Ponce, Historia de lo oculto se desarrolla en una Argentina ucrónica, en la que las Islas Malvinas son un popular destino turístico y en la que un grupo de exitosos empresarios busca perpetuarse en el poder, supuestamente, mediante brujería.

Cualquiera que pretenda describir la trama de esta extraordinaria producción platense se enfrenta, inevitablemente, a la tamaña tarea de aglutinar —en unas pocas palabras y sin caer en el sinsentido— magia negra, conspiraciones secretas, cultos satánicos, sueños inexplicables y, para colmo, viajes alucinógenos. Sin embargo, esa misión de apariencia imposible puede serlo para muchos, pero no para el propio Ponce, cuya claridad expositiva y manejo de los tonos resultan comparables tan sólo a su innegable inventiva visual.

Con una encantadora premisa que pone el destino de un país entero en las manos del equipo de producción de un programa de televisión, Historia de lo oculto parece persignarse en el nombre de Invasión y de La antena antes de aventurarse a desarrollar su intrincada narrativa, una suerte de versión de Todos los hombres del presidente dirigida por David Lynch.

Uno de sus aspectos más notables, sin duda, es su cuidada dosificación de la información. Durante buena parte del relato, tanto los personajes como los espectadores ignoramos la verdadera naturaleza de las maquinaciones en juego; no obstante, lejos de sentirnos expelidos ante tanto enigma, su exposición paulatina logra mantenernos en vilo y seducirnos, involucrarnos en las idas y vueltas de una trama que, pese a su apariencia inconexa, jamás deja de ser absolutamente coherente, dentro de su lógica interna.

De este modo, sin empantanarse ni descuidar la fluidez, la historia oculta de Historia de lo oculto progresa en una carrera contra el tiempo y contra fuerzas sobrenaturales que, desde el fuera de campo, vigilan, persiguen e intimidan a los protagonistas, quienes, como poseídos por el compromiso periodístico de Carl Bernstein y Bob Woodward, serán capaces hasta de poner en riesgo sus vidas con tal de develar esa verdad que amenaza al futuro de país.

Cabe mencionar que dicha investigación quijotesca está filmada en formato cuadrado y en blanco y negro, dos certeras decisiones estilísticas que refuerzan el carácter fantástico del relato, al mismo tiempo que lo tornan verosímil: su versión alternativa de los años ochenta puede resultar curiosa e imaginativa, pero —paradójica y simultáneamente—, gracias a la presentación escogida, también es percibida como cercana, familiar y hasta posible.

Además de ser todo un mérito por parte del diseño de producción de la película, su lograda ambientación espacio-temporal se ve potenciada por un notable diseño sonoro, capaz de incomodar en múltiples instancias. Particularmente, me refiero a las secuencias del ritual alucinógeno, en las que el director se anima a experimentar con sonidos, colores y hasta con el propio ratio, dando lugar a algunas de las imágenes más pregnantes de Historia de lo oculto, una de ellas posiblemente inspirada en el censurado tráiler original de El exorcista.

En este sentido, la hipnótica banda sonora de Marcelo Cataldo también prueba ser fundamental: en su musicalización del minuto a minuto del programa televisivo y de las peripecias de los periodistas, acaba volviéndose el pulso vital del relato, acelerando su ritmo narrativo cuando es necesario y aportándole una dosis extra de ansiedad a sus momentos de mayor suspenso, hasta culminar en un clímax que se vive como la final de un mundial.

En cuanto al elenco, Nadia Lozano y Héctor Ostrofsky demuestran ser acertadas decisiones de casting, aunque la mejor de ellas probablemente sea la de Germán Baudino, quien, en la piel del brujo devenido magnate Adrián Marcato, encuentra a un personaje hecho a su medida y, a través del cual, logra infundirle aún más interés a las escenas que acontecen “60 minutos antes de la medianoche”.

Para concluir, y siendo que ya se acerca fin de año, un deseo doble: por un lado, que la auspiciosa Historia de lo ocultosea la primera de muchas películas de Ponce y, por el otro, que en el futuro, algún festival le dedique una retrospectiva. De esa manera, al fin tendremos la posibilidad de vivir aquello que, entre muchas otras cosas, el 2020 nos robó: la experiencia de ver esta audaz y creativa ópera prima en una sala de cine.

calificacion_4

 

 

 

© Joaquín Chazarreta, 2020 | @JMChazarreta

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Argentina, 2020)

Guion, dirección: Cristian Ponce. Elenco: Germán Baudino, Nadia Lozano, Héctor Ostrofsky. Producción: Pedro Saieg. Duración: 82 minutos.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.