11.01.22
Cine _ Estrenos

Crítica: El poder del perro (The Power of the Dog), por Diego Maté

PERRO FUERTE, PERRO DÉBIL

The Power of the Dog es una revisión progresista de la vida en el campo estadounidense en la primera mitad del siglo pasado. El momento (no el de la ficción, sino el nuestro) impone este tipo de ejercicios, más todavía desde que Hollywood se puso al frente de la ola woke y llevó este cambio de imagen a una buena parte del cine industrial planetario. La operación es simple, se trata de tomar un terreno más o menos señalizado por el cine (en este caso, el western) para barrerlo con la grilla moral del presente y obtener así un puñado de anacronismos que aseguren la indignación. Como si los relatos de esta época no alcanzaran para esas faenas, el cine mira cada vez más hacia el pasado. Sucedió hace poco en El último duelo, cuyas dos primeras historias se dedican a retratar en detalle las dificultades de la vida durante el Medioevo francés, solo para que una tercera resignifique las anteriores desde una mirada feminista. Al igual que los guerreros toscos y cansados de Ridley Scott, los rancheros de Jane Campion tampoco parecen muy versados en cuestiones de género y justicia social. 

A los hermanos Burbank les va bien con la ganadería, pero los dos están incompletos: Phil disfruta de la vida en el campo y sus placeres salvajes y martiriza a George, que prefiere las comodidades de la civilización. Un día George conoce a una mujer, se enamora y se casan. Rose se muda a la gran casa familiar con su hijo, un joven escuálido y retraído que lo desconoce todo del campo, es bueno para hacer flores con papeles y se deja llevar por la madre. ¿De dónde salio Peter, cómo pudo ese entorno inhóspito, incluso ese tiempo (1925) producir un adolescente tan exageradamente delicado y meditabundo? La película no se esfuerza por explicar ese origen, como si nos dijera que lo que hay ahí es un estereotipo joven del presente, una figura extemporánea que se inserta a la fuerza en la ficción, necesaria para iniciar el cuento sobre la discriminación. Peter viene entonces a introducir una diferencia absoluta, la llaga contemporánea en un mundo de modales rudos y rituales primordiales.

El festín de comportamientos reprobables no se hace esperar. Desde el primer momento, Phil maltrata a Peter, lo ridiculiza frente a sus compañeros. Mientras el chico sufre el acoso público de su tío, la madre padece las escaramuzas privadas del cuñado destinadas a quebrarla. Pero nadie la pasa muy bien en The Power of the Dog, ni siquiera el propio Phil. La película no cree que en ese mundo pudiera haber resquicio alguno para una felicidad mínima, entonces retrata a un puñado de seres rotos que disimulan como pueden su desgarro esencial. La mayoría padece las oscilaciones del ánimo tiránico de Phil y de sus empleados, que lo secundan en sus ataques. Masculinidad tóxica: vergüenza de estos rancheros que todavía no se deconstruyeron. Caída de Rose: esta mujer está lejos del empoderamiento femenista y del marco teórico. Phil tampoco se siente muy bien y parece que reprime deseos innombrables: a fin de cuentas, nadie escapa de los mandatos aplastantes del patriarcado, ni siquiera sus agentes más aventajados. 

¿Qué queda entonces? Poco y nada, porque Campion no dispone mucho más fuera de esas prestidigitaciones. No hay, por ejemplo, un retrato especialmente realista de la vida en el campo, ni un relato más o menos enérgico que permita distraernos un poco de la moralina general, ni un cuidado notorio por la puesta en escena. No es que la directora no entienda el western, sino que no tiene en verdad ningún interés en el género, solo le importa el contexto, el setting, el escenario que le permita jugar el juego de la fábula anacrónica. Las actuaciones son más o menos competentes, pero ni siquiera todas: Kirsten Dunst transpira entre las sábanas y se arrastra para exagerar la borrachera de Rose, mientras para hacer a George Jesse Plemons no mueve un músculo, entra y sale de las escenas como si nada lo movilizara, ya no en términos afectivos sino actorales (nota de color que se descubre revolviendo Wikipedia: Dunst y Plemons fueron pareja y llegaron a comprometerse hace algunos años). Benedict Cumberbatch cumple con lo que se espera de él, aunque se lo nota fuera de registro: el hombre es un intérprete móvil y elástico, con algo de bailarín incluso, un bufón elegante cuyas habilidades se aprovechan mejor en la comedia que en un moroso drama de frontera. A fin de cuentas, Kodi Smit-McPhee, que hace al joven Peter, se las arregla para suscitar una intriga que cautiva la atención a pesar de la groserías del guion, mérito que seguramente pertenezca más al actor que a la directora. El chico se para frente a la cámara con su silueta extrañísima, como de árbol viejo y seco, y mira a los otros con una mezcla de altanería y desencanto que sugiere algo más, una reserva de vitalidad y misterio que la película es incapaz de insinuar por otros medios. 

© Diego Maté, 2021 | @diegomateyo

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Reino Unido, Canada, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, 2021)

Guion, dirección: Jane Campion. Elenco: Benedict Cumberbatch, Kirsten Dunst, Jesse Plemons, Sean Keenan. Producción: Jane Campion, Iaim Canning, Roger Frappier, Tanya Seghatchian, Emile Sherman. Duración: 126 minutos.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 respuestas a “Crítica: El poder del perro (The Power of the Dog), por Diego Maté”

  1. Jorge Meconio dice:

    Hace mucho que no leía un critico pedir a los gritos que le expliquen el porqué de algo en una película. No te parecía demasiado didáctica de por sí o necesitabas que miren a cámara y te lo cuenten con dibujitos?

  2. Javier dice:

    Por sus opiniones sobre la película parece que sólo debe existir un inequívoco criterio para retratar una historia en el oeste americano, cumplir con ciertos requisitos del género. Ni el perfil de los personajes ni sus interpretaciones le parecen creíbles, ni los escenarios y actividades reflejan una realidad común que debe ser primordialmente reconocible. Uno se pregunta porqué no es más directo y expresa que lo que no comprende y molesta es como una mujer directora osa tocar un género que no le corresponde y que en todo considera queda demostrado que no comprende. Quizás pasa por alto que la historia se basa en una novela escrita en los 60 con notas autobiográficas de un autor que vivió sus años de juventud en un rancho de Montana en la misma época que se narra en la película, cuando los avances del progreso y los cambios en la sociedad dejaban obsoletas e impostadas unas formas de conducir la existencia. Y añadir su propia experiencia de como gestionar su homosexualidad en ese contexto. Ahora ya tiene la pieza clave que le faltaba añadir a la misoginia que destila su crítica, la otra causa , la queer, del activismo contra el hetetopatriarcado que tanto parece le revienta.

  3. Catalina dice:

    Creo que tenes razón sobre esa necesidad de mostrarse empatico a la nueva ola susceptibilidades Pero a la vez me pareció un peliculón. Excelente critica igual!

  4. Javier S-M dice:

    Mencionar en la crítica, citando la wikipedia, esa banal “nota de color” del cotilleo de que los actores que interpretan al matrimonio han sido pareja (parece que así fue durante el rodaje y continuan juntos ya que este año han sido padres por segunda vez, de acuerdo al dato obtenido en la misma fuente) y obviar el dato relevante del origen de la historia que se narra en la película, una novela de Thomas Savage con tintes autobiográficos, constatan el nivel, y la negrura negativa, de los comentarios con los que este crítico se despacha a gusto. Le invito a que no se limite a revolver en la red y, como de le presupone a quién dice ejercer el periodismo cultutal, busque con criterio datos para documentarse. Sorprende también leer entre los comentarios publicados a la crítica la incongruencia de que haya a quien ésta pueda parecerle excelente y a la vez considerar la obra un peliculón…

  5. Roxana dice:

    Que bajon ser vos no poder disfrutar de una pelicula, pensar si te gusto o no, y dar unos argumento. Me aburrio tu interminable critica, se q de este vivis y x ahi lo entendio, pero rozas lo rodiculo con tanta critica.

  6. Javier S-M dice:

    Diego Maté, le facilito algunos enlaces con los que hubiera podido documentarse para entender algo de la historia que se narra, el perfil de los personajes descritos, y unos datos biográficos del autor de la novela y del trabajo de campo realizado por la directora de la película sobre la obra y contexto que deseaba abordar. Aunque tengo la impresión de que sus prejuicios iban a prevalecer de todas maneras, condiderando insustancial la historia, inverosímiles y anacrónicos algunos personajes y nefasta la dirección. https://www.epe.es/es/cultura/20211209/perro-thomas-savage-acontecimiento-12953933. https://www.diariodeburgos.es/noticia/Z39ADD07F-DBE9-B218-C6EAB1D97CD20BE5/202111/La-estrella-de-Thomas-Savage https://macguffin007.com/2021/12/07/el-poder-del-perro-jane-campion/

  7. Eduardo Fernández dice:

    Excelente película!!! Pésima crítica!!!

  8. María Nadef dice:

    Muy buena película con un final inesperado.Benedict excelente actuacion.

  9. Marcos dice:

    Deberías hacer una película a ver que opinamos todos….

  10. Facundo dice:

    Como varios por acá, mi comentario pasa menos por la peli en sí que en criticar la baja calidad de la reseña. La película no me fascinó, pero es buena y me parece injustificada por completo la liviandad para despotricar en base a un prejuicio (como opinión pre-formada de algo), en vez de un análisis razonable y argumentado sobre la película, que es evidente ya en el primer párrafo donde usa la película como el disparador de una perorata reaccionaria poco original contra el sistema cultural contemporáneo en vez de hablar de lo central: la película en sí. No crean que me ensaño porque no coincida con su visión (si es cierto que existe en la industria una tendencia a veces demasiado obvia o impuesta de retratar ciertos tópicos y de determinada manera coincidente con un mensaje mainstream que se impulsa sin cesar y de forma un poco cansadora ya) sino porque es un mal análisis de la obra por no haber podido dejar de joder con el contexto, y encima equivocarse. El ejemplo obvio es como el autor o no sabía o no consideró relevante (no sé cuál es peor) que la peli es una adaptación de un libro de 1967, por lo que solito se deja mal parado pegándole a la directora y guionista por posmoderna. El nivel de pedantería que supone asumir que uno está en lo correcto solo por llevar la contra al mensaje mainstream es de una actitud tan insoportable como el extremo opuesto con el que el autor se ensaña tanto. Puede que le sorprenda el hecho de que la homosexualidad no la inventó Netflix, ni tampoco el feminismo (que ni siquiera es un tema de la obra pero se ve que el autor venía con ganas de meterse ahí por motivos personales o qué sé yo)
    En vez de decir algo sensato, estilo “en línea con el énfasis actual del cine en explorar estos temas en distintas épocas y escenarios a partir de los contrastes que hoy percibimos aunque sean anacrónicos”, el texto está regado de ironías y comentarios que pretenden ser provocativas pero solo resultan pesados y poco inspirados.

  11. Hugo dice:

    Una crítica rebuscadísima, suposiciones colmadas de prejuicios sobre los estereotipos y las épocas. Sin enfrentar posibilidades dentro de la limitación de las locaciones, que por último explican las circunstancias. Creo que el crítico no tiene mucha información sobre esa época y lo que ocurría en el ámbito rural.

  12. Guadalupe dice:

    Qué soberbia al cuete. Deberia dedicarse a otra cosa…lamento haber perdido minutos en leerlo. Sin embargo, los comentarios de otros lectores como yo valieron la pena.

  13. Manny dice:

    Nunca en mi vida había leído una crítica más desencaminada, disociada y con ínfulas de grandilocuencia, ah y mencionando el patriarcado para parecer progresista. En serio, ¿Y te pagan por este mamarracho de revisión?

  14. Vladimir dice:

    La película no será una joya del séptimo arte, pero al contrario de esta crítica considero que tiene un buen guion; los caracteres están bien construidos y la manera de contar la historia es un logro a resaltar. Al final, de una manera imperceptible, se está escuchando música de suspenso y se percata que ha pasado de un western a un suspenso moderado.

  15. Marisa Sanguinetti dice:

    Excelente poema. Visual. Auditivo. Excelentes actuaciones y dirección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.